Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
LIBIA

Libia inyecta dinero congelado a Gadafi para restaurar servicios esenciales

0
Actualizada 03/09/2011 a las 20:02
  • EFE.TRÍPOLI
Apremiado por la falta de electricidad, agua y gasolina en grandes partes de la capital, el Consejo Nacional de Transición (CNT) libio ha inyectado "cientos de millones" de dinares en efectivo en la economía para tratar de recuperar el ritmo de vida en la capital.

Así lo reveló el viceprimer ministro y ministro de Petróleo, Alí Tarhouni, quien explicó que el dinero procede de los fondos del antiguo régimen descongelados por países como Turquía y los Emiratos Árabes Unidos.

El objetivo es pagar los salarios y facilitar créditos blandos a los comerciantes para que puedan llenar sus almacenes y tiendas de productos, y que la actividad económica vuelva así a las calles del país.

"Ya se han entregado más de 100 millones de dólares al Banco Nacional, que se han cambiado a dinares para ayudar a los comerciantes", explicó.

El jueves, en una conferencia celebrada en París, la comunidad internacional aprobó la liberación de 15.000 millones de dólares en fondos congelados al régimen de Gadafi para facilitar la transición en Libia.

Representantes del CNT en Trípoli señalaron que otra gran parte de esos fondos desbloqueados se destinará a la compra de gasolina y otros combustibles fósiles, principal carencia de un país rico en petróleo.

La falta de gasolina en las estaciones de bombeo es la razón de que el agua corriente sea un lujo para gran parte de los hogares capitalinos, donde pese a las carencias aún reina la felicidad y el optimismo.

"Sí, es incómodo no tener agua y tener que hacer horas de cola para comprar gasolina. Pero era peor antes, que ni siquiera podíamos hablar", explicó con una amplia sonrisa Hamid al Waladani, un empleado de banca de 32 años.

Casado y con dos hijos de siete y cinco años, este sábado se muestra exultante porque ha encontrado huevos, pan recién horneado y pescado fresco en las proximidades del puerto de Trípoli.

"En poco tiempo todo habrá vuelto a la normalidad. Estoy seguro, estoy seguro de que todos los libios vamos a tener una vida mejor", agregó mientras invita a este corresponsal a compartir la comida en su hogar de clase media.

Consciente de que la restauración de los servicios esenciales es la primera batalla que debe ganar si quiere garantizar el éxito de la revolución, la autoridad de transición libia ha creado brigadas vecinales para mantener la seguridad en los barrios y limpiar las calles, atestadas de basura.

Ataviados con chalecos de color naranja, partidas de hombres eran visibles en numerosas esquinas de Trípoli llenando contenedores y escoba en mano.

El objetivo es que en un periodo no superior a dos semanas el agua corriente y la electricidad dejen de ser un lujo, las calles reluzcan y el bullicio vuelva a los parques, el paseo marítimo, los colegios y las calles comerciales.

A esa tarea han comenzado a unirse también las distintas agencias de la ONU, cuyos funcionarios ya son visibles en un país que hasta ahora se hallaba casi aislado y desacostumbrado a la presencia de tantos extranjeros en la calle.

Tanto el Programa Mundial de Alimentos como la Agencia de la ONU para la ayuda a los refugiados (ACNUR) ya operan en diversos puntos de la capital.

Ambas se han hecho cargo de la asistencia a los miles de inmigrantes, en su mayoría subsaharianos, que se han quedado atrapados y desamparados en el país.

La mayoría de ellos -y en particular los de raza negra- tienen aún mucho miedo de salir a la calle, ya que temen que las milicias los arresten y les acusen de ser ex mercenarios a sueldo del antiguo hombre fuerte del país, el coronel Muamar Gadafi.

Su situación, no obstante, es muy compleja, ya que se trata de un grupo muy heterogéneo.

"Hemos encontrado de todas las nacionalidades de África y de todas las condiciones. Hay desde personas que llevan años aquí como trabajadores legales a indocumentados que trataban de embarcarse en buques clandestinos rumbo a Europa", explicó un miembro de ACNUR.

"La meta es que los que trabajaban puedan volver a sus puestos lo antes posible, ya que eran una de las principales fuerzas laborales del país en sectores como la construcción y los servicios en tiempos de Gadafi", agregó.

"El problema es qué hacer con los indocumentados. La mayoría de ellos no quieren volver a sus países de origen, y tampoco quieren quedarse en Libia", apostilló.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual