Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
LIBIA

Libia aún teme la inseguridad fronteriza y el dinero de Gadafi

  • Los insurgentes preparan la entrada en Bani Walid, que podría pasar a manos rebeldes sin presentar batalla

Imagen de la noticia

Libia aún teme la inseguridad fronteriza y el dinero de Gadafi

Un trabajador libio transporta botellas de agua llevadas al puerto de Trípoli por el Programa Mundial de Alimentos. EFE

1
Actualizada 04/09/2011 a las 00:05
  • EFE. BENGASI (LIBIA)

Tras la caída del líder libio, Muamar el Gadafi, que ayer se encontraba todavía en paradero desconocido, los mayores peligros que acechan a Libia son la inseguridad en las fronteras del sur y la riqueza en poder del exdictador, revelaron ayer los rebeldes.

"La amenaza real que supone Gadafi es el dinero que hay en sus manos y que las fronteras del sur están fuera de control", afirmó el presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mustafa Abdulyalil, en una multitudinaria rueda de prensa en Bengasi.

Militarmente fuertes

Los insurgentes consideran que las fuerzas gadafistas ya no suponen un peligro para el país, ya que ellos se sienten militarmente fuertes. "Podemos entrar en cualquier ciudad y llevar a los rebeldes a cualquier región", aseguró Abdulyalil, quien acto seguido hizo hincapié en el deseo del CNT de evitar la destrucción y proteger a la población civil.

Por ese motivo, los rebeldes ampliaron en una semana, hasta el próximo sábado, el plazo para la rendición de las localidades de Sebha, Sirte y Bani Walid, que ayer todavía estaban en poder de los seguidores de Gadafi.

El jefe político de los revolucionarios adelantó que los rebeldes "asediarán" esas ciudades hasta que expire el ultimátum, aunque el CNT decidió permitir la entrada de ayuda humanitaria y restablecer el suministro eléctrico a las poblaciones asediadas.

Según Abdulyalil, hay algunos individuos, a los que calificó de "personalidades importantes", que están obstruyendo las negociaciones que llevan a cabo "los ancianos y sabios" en esas ciudades para su rendición.

"Esas zonas son tribales y la situación es delicada", advirtió el que fuera ministro de Justicia durante el régimen de Gadafi.

En cuanto al traslado del CNT de Bengasi a Trípoli, del que se habló largo y tendido durante la última semana, Abdulyalil zanjó que se hará "de forma segmentada" y que será completado en el momento de "la liberación" de todas las zonas controladas por los leales al derrocado líder libio.

Ello no significa que el CNT no esté trabajando ya en la capital, porque, de hecho, miembros de su comité ejecutivo se reunieron el viernes con responsables de seguridad para coordinar esfuerzos y repartir tareas.

Abdulyalil desmintió las informaciones aparecidas en algunos medios de comunicación de que, tras la victoria, el CNT vaya a recoger las armas en poder de los rebeldes de la capital.

Punto de inflexión

A última hora de la tarde de ayer, los rebeldes aseguraron que eran "muy optimistas" sobre la posibilidad de que la ciudad de Bani Walid se rindiera sin oponer resistencia armada. Así lo declaró un portavoz militar de los rebeldes en Trípoli, que confirmó que las negociaciones avanzaron ayer con gran celeridad.

La eventual caída en manos de los insurgentes Bani Walid, uno de los vértices del triángulo de la resistencia, junto a la ciudad desértica de Sebha y la costera de Sirte -cuna del depuesto dictador libio-, es contemplada por el mando militar rebelde como el punto de inflexión definitivo para el fin del conflicto armado en el país africano.

Inyección de dinero para restaurar los servicios básicos

Apremiado por la falta de electricidad, agua y gasolina en grandes partes de la capital, el Consejo Nacional de Transición libio inyectó "cientos de millones" de dinares en efectivo en la economía para tratar de recuperar el ritmo de vida en la capital. Así lo reveló el viceprimer ministro y ministro de Petróleo, Alí Tarhouni, que explicó que el dinero procede de los fondos del antiguo régimen descongelados por países como Turquía y los Emiratos Árabes Unidos. El objetivo es pagar los salarios y facilitar créditos blandos a los comerciantes para que puedan llenar sus almacenes y tiendas de productos, y que la actividad económica vuelva así a las calles del país. "Ya se han entregado más de 100 millones de dólares al Banco Nacional, que se han cambiado a dinares para ayudar a los comerciantes", explicó.

CLAVES

1 Un detenido confiesa el asesinato de Yunis El Consejo Nacional de Transición informó de que un arrestado confesó haber matado en julio al jefe del Estado Mayor de las fuerzas rebeldes, Abdel Fatah Yunis, que antes había sido el segundo hombre más importante del régimen de Gadafi.

2 Vínculos entre Gadafi y Reino Unido y EE UU Unos documentos secretos revelan que las autoridades británicas facilitaron al régimen de Libia información sobre opositores, y que, en virtud de los llamados vuelos secretos de la CIA, EE UU envió a Libia prisioneros para que fueran interrogados.



  • Isidro
    (04/09/11 11:22)
    #1

    Parece que a Sarkozy, le van a subir el precio del petróleo. Si necesita ayuda que lo diga, y le mandamos una par de divisiones, y gratis. No cmo otros.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual