Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
CATÁSTROFE NATURAL

Las lluvias convierten a Bogotá en la Venecia de Colombia

Vista aérea del barrio de Patio Bonito hoy, sábado 10 de diciembre de 2011, luego de que las casas quedaran inundadas al sur de Bogotá (Colombia)

Vista aérea del barrio de Patio Bonito este sábado (Colombia)

EFE
0
Actualizada 10/12/2011 a las 17:05
  • EFE.BOGOTÁ
El desbordamiento del río Bogotá a causa de las fuertes lluvias ha dejado un panorama tan desolador en algunos barrios de la capital colombiana que sus habitantes, en su desesperación, recurren a barcas artesanales para desplazarse.

Y es que en algunas calles bogotanas, que bien parecen canales venecianos, el agua se eleva por encima de un metro.

Por allí circulan embarcaciones caseras construidas con tablas, ruedas y flotadores, que los vecinos usan para salvar sus enseres en barrios como El Recreo de Bosa, en el suroeste de la capital.

Desde hace días, los habitantes de Bosa no pueden abrir las puertas de sus casas sin que un torrente de aguas negras y malolientes se cuele en el interior, anegando cuanto encuentran a su paso.

El problema se agrava para los habitantes de los inmuebles cercanos al río Bogotá, asentados en tierras robadas al cauce, donde "uno permanentemente la pasa sacando y sacando agua, a pesar de que vuelve y se entra", explicó uno de los vecinos, César Montoya.

Al contrario que Montoya, quien decidió quedarse en su casa pese a no poder ni cocinar por los cortes de gas y energía eléctrica, otros como Luz Estela Valencia optaron por acampar en un parque cercano que queda en un alto.

"Hoy amanecimos acá y desde anoche nos estamos quedando acá porque en las casas no podemos entrar, están muy inundadas, allá no se puede vivir, eso huele horrible de fétido, con el agua a la cintura", comentó Valencia, quien reclama a las autoridades más tiendas de campaña y colchonetas.

Estos acampados se turnan para vigilar las casas y sus pertenencias por la noche, pues el caos atrae el pillaje y a los ladrones.

"Cogieron a dos personas con una lavadora. Ayer fueron tres ladrones que cogieron acá, había uno de ellos que estaba debajo del agua"
, contó Montoya, al recordar que un bandido fue sorprendido saltando de tejado en tejado y que no falta quien se camufla con un uniforme de la Defensa Civil.

Otros han optado por rescatar los enseres que sobrevivieron a la inundación y abandonar sus viviendas, como la familia de Luis Alberto Barrios, que cargaron con colchones, electrodomésticos y muebles para llevarlos a otra casa que arrendaron lejos del río.

"¿Por qué urbanizan todas estas casas en un río?", se preguntó Barrios, quien insistió en que esas aguas están sucias, "son una porquería", y exigió responsabilidades.

Las rutinas en El Recreo quedaron modificadas totalmente, pues la mayoría de los negocios han sido cerrados durante casi una semana, con excepción de algunas tiendas que aprovecharon para vender mascarillas y botas de goma, útiles imprescindibles para sortear esta emergencia.

Quienes trabajan en el centro de Bogotá, sobre todo en el sector servicios, desayunan con dos retos: dejar en buenas manos a los niños, ya de vacaciones de Navidad, y pugnar con los vecinos por un "cupo" en los transportes públicos o en los bicitaxis.

"Nosotros necesitamos que nos resuelvan lo de la casa, si van a responder, van a reubicar, cuánto nos vamos a quedar acá", dijo Valencia, quien sigue pagando las cuotas de su vivienda calificada por el Gobierno como "de interés social" y valorada en unos 15.000 dólares.

Según el Fondo de Prevención y Atención de Emergencias de Bogotá (Fopae), las aguas inundaron los hogares de 45.196 personas en Bosa y la vecina localidad de Ciudad Kennedy, y más de medio millar de vehículos quedaron igualmente anegados.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y la alcaldesa de Bogotá, Clara López, visitaron este viernes la zona y anunciaron la entrega de 1,5 millones de pesos (casi 777 dólares) a cada familia censada, así como una exención de impuestos por predios, negocios o vehículos hasta llegar al monto de los daños sufridos.

Sin embargo, para algunos damnificados estas ayudas no compensan el haber perdido todo y consideran insuficiente el alcance de las campañas de vacunación y de atención médica, ofrecidas por médicos de hospitales bogotanos a víctimas con cuadros de ansiedad, pánico o problemas estomacales.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra