Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

Las heridas ocultas tras la guerra

  • "Vieron cosas horribles, como familiares mutilados, y tienen depresiones agudas y ataques de pánico"

0
Actualizada 05/09/2011 a las 01:02
  • SUSANA SAMHAN . EFE. BENGASI (LIBIA)

LOS seis meses de guerra civil en Libia no sólo causaron muertos y destrucción, sino también profundas heridas psicológicas en civiles y combatientes, que fueron testigos de las atrocidades del conflicto.

El hospital psiquiátrico de Nafsiya está en un remanso de paz en las afueras de Bengasi, capital de la rebelión y colapsada a diario por los continuos atascos. La calma que reina en sus jardines exteriores contrasta con la actividad de su interior, donde las colas de pacientes son interminables.

El director del hospital, el doctor Nayib al Said, un hombre afable y "veterano" del centro sanitario, explicó que la mayoría de los casos que llevan tratando desde el inicio de la revolución, iniciada el pasado 17 de febrero, son de estrés postraumático.

"Es gente que ha visto cosas horribles, como familiares con brazos mutilados y muertos en la guerra, que desarrollan depresiones agudas o ataques de pánico, o las dos cosas a la vez", apuntó Al Said en su sencillo despacho, donde los pacientes no paraban de llamar a la puerta.

La guerra, un acelerador

Al Said, que adopta una actitud paternal con los enfermos, reveló que en el hospital tienen unos 300 pacientes, cuyo número no aumentó especialmente por el conflicto bélico.

Aun así, subrayó que "la guerra ha actuado como acelerador de enfermedades que ya estaban latentes en algunas personas y que todavía no se habían manifestado, como la esquizofrenia".

Una planta más abajo de donde se encuentra el despacho del doctor Al Said se ubica la consulta de Bubakar Busheiba, un médico de 42 años que estuvo varias semanas en Misrata, una ciudad asediada durante meses por las fuerzas gadafistas.

"La mayor parte de los combatientes rebeldes que he tratado presentaban desórdenes psiquiátricos de tipo psicótico, con síntomas como alucinaciones", detalló Busheiba.

Respecto a la población civil, este médico destacó que las mujeres y niños sufren, sobre todo, de estrés postraumático; y los hombres, de psicosis.

"Hay muchos casos de fobias, como la fobia social -siguió el doctor-. También hay gente que tiene ataques de pánico cuando escucha el ruido de disparos y ve las noticias".

Pese al gran número de pacientes que espera en el exterior de su consulta, Busheiba se queja de que apenas tiene medicamentos para tratarlos y de que faltan especialistas en psicoterapia. "Así no podemos dar un buen tratamiento médico", señaló.

Además, el sistema sanitario de la Libia rebelde adolece de lo que está siendo el principal problema para las autoridades revolucionarias en diversos campos: la falta de organización.

Sobre esa deficiencia, Al Said lamentó la inexistencia de datos fiables para hacer un estudio. "Hay una gran desorganización. Tenemos equipos que están trabajando sobre el terreno, pero no disponemos de cifras oficiales, así que no podemos elaborar programas para afrontar el problema", subrayó.

El diálogo como arma

A pesar de estas dificultades, los libios, como sociedad, tienen un arma especial para prevenir los desórdenes psiquiátricos. "Somos un pueblo hablador, hablamos mucho como mecanismo en las relaciones sociales, y eso supone un alivio", señaló Al Said.

Manifestándose en la calle, refugiándose en la religión o a través de los médicos, a los libios les toca ahora cerrar las heridas más profundas de la guerra.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual