Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
NORUEGA

El Nobel de la Paz homenajea la lucha de las mujeres y la Primavera Árabe

  • La presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, y las activistas liberiana y yemení Leymah Gbowee y Tawakkol Karman han sido galardonadas por su "lucha pacífica por los derechos de la Mujer"

Las Premio Nobel de La Paz

Las Premio Nobel de La Paz

EFE
0
Actualizada 10/12/2011 a las 16:31
  • E.PRESS.MADRID
La ceremonia de entrega del Nobel de la Paz 2011, que por primera vez distinguió este sábado a tres representantes del género femenino, se convirtió en un homenaje a la lucha de las mujeres de todo el mundo y a la "Primavera Árabe".

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, y su compatriota Roberta Gbowee, reivindicaron los movimientos de mujeres de África y Asia y recordaron a todas las que han obtenido antes el Nobel de la Paz, con especial atención a la keniana Wangari Maathai, la primera africana que lo obtuvo -en 2004- y que falleció este año.

Sin dejar de destacar la lucha de las mujeres, la yemení Tawakkol Karman, la última de las tres en hablar en el Ayuntamiento de Oslo, centró su intervención en defender las revueltas del mundo árabe.

Las tres fueron distinguidas con el centenario galardón por el Comité Nobel noruego "por su lucha no violenta por la seguridad de las mujeres y sus derechos a una participación plena en el trabajo de construcción de la paz".

Y en sus discursos estuvieron muy presentes las mujeres, también "aquellas que con su lucha privada y silenciosa ayudaron a formar nuestro mundo", en palabras de Johnson Sirleaf.

"No tengáis miedo de condenar la injusticia, aunque estéis en minoría. No tengáis miedo de buscar la paz, aunque habléis con una voz débil. No tengáis miedo de exigir la paz", dijo a sus "hermanas" de todo el mundo Johnson Sirleaf, de 72 años, que en 2005 se convirtió en la primera presidenta africana elegida de forma democrática.

Su compatriota Gbowee, de 39 años, comenzó recordando los inicios del movimiento pacifista y multiétnico Women of Liberia Mass Action for Peace, que impulsó en 2002 con otras seis mujeres, "nuestras propias convicciones y diez dólares", y que luego contribuyó a poner fin a la segunda guerra civil en su país.

"Usamos nuestro dolor, nuestros cuerpos destruidos y nuestros sentimientos heridos para confrontar la injusticia y el terror en nuestro país. Éramos conscientes de que sólo a través de la no violencia podríamos acabar con la guerra", dijo Gbowee, recordando que las mujeres fueron "juguetes de guerra" en el conflicto.

Gbowee opinó que la elección de las premiadas llega en el mejor momento, cuando "mujeres que antes eran víctimas silenciosas y objetos del poder de los hombres, derriban los muros de las tradiciones opresoras con la fuerza invencible de la no violencia".

También al poder de la resistencia no violenta apeló Karman, de 32 años y la más joven de las galardonadas, por su papel central en la lucha por los derechos de las mujeres y la democracia en Yemen.

Vestida con el hiyab y dirigiéndose a la audiencia en árabe, Karman aceptó el premio "en nombre de la juventud revolucionaria de Yemen y otros países árabes", que luchan contra "la guerra conducida por líderes despóticos que oprimen a su propia gente".

Esa "revolución juvenil" es pacífica, popular, cuenta con la participación de miles de mujeres y tiene "exigencias justas y objetivos legítimos", según Karman, que la comparó con los procesos políticos surgidos en Europa del Este tras la caída de la URSS.

"La conciencia humana no puede estar tranquila viendo cómo la juventud árabe, que está floreciendo, es segada por la máquina de muerte que los tiranos sueltan contra ella", dijo la activista yemení, reclamando el apoyo del mundo "democrático".

Karman defendió que los procesos en el mundo árabe deben de incluir obligatoriamente la deposición de los dictadores, de sus cuerpos de seguridad y de su "red de nepotismo"; la creación de instituciones para una fase de transición y la creación de un estado "moderno, civil y democrático".

El discurso de Karman cerró la ceremonia, que duró casi dos horas, contó con la asistencia de la familia real y el Gobierno noruegos y tuvo un variado repertorio musical, con un guiño a las galardonadas al incluir a la liberiana Miatta Fahnbulleh, la beninesa Angelique Kidjo y el egipcio Ahmed Fahti.

Las tres ganadoras de este año suceden en el palmarés del premio al activista chino Liu Xiabo, quien no pudo viajar a Oslo el año pasado por estar preso.

El Comité Nobel noruego no elegía a tres ganadores desde 1994, cuando el premio fue a parar a los entonces primer ministro israelí, Isaac Rabin; ministro israelí de Asuntos Exteriores, Simon Peres; y presidente de la autonomía palestina, Yaser Arafat.

Johnseon Sirleaf, Gbowee y Karman se repartirán los 10 millones de coronas suecas (1,1 millones de euros o 1,5 millones de dólares) con que está dotado el premio, al igual que los otros cinco Nobel que se entregan también hoy en Estocolmo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra