Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
GUERRA EN LIBIA

La captura de Gadafi y sus hijos planea sobre el cerco rebelde en Bani Walid

  • El secretario general de la Alianza Atlántica considera que su intervención en Libia terminará "pronto"

Imagen de la noticia

La captura de Gadafi y sus hijos planea sobre el cerco rebelde en Bani Walid

Puestos de control de los rebeldes desde los que se monta el cerco de Bani Walid, en el desierto. Esperan la rendición de la ciudad. EFE

0
Actualizada 06/09/2011 a las 00:05
  • JAVIER MARTÍN . EFE. TRÍPOLI

Con los cañones del frente preparados, la eventual entrada de las tropas rebeldes en la ciudad desértica de Bani Walid se cocina aún entre bambalinas, con dos ingredientes esenciales.

El primero, la aspiración de evitar a toda costa un innecesario derramamiento de sangre; el segundo, no desperdiciar la oportunidad de dar caza al exhombre fuerte de Libia, el coronel Muamar el Gadafi, y a sus hijos Saif al Islam y Saadi.

Un testimonio

No existe garantía alguna de que los tres se hallen en esta zona, pero los rumores son continuos. Y aunque el Consejo Nacional de Transición (CNT) insiste en que sabe a ciencia cierta dónde se esconde Gadafi y su pequeño séquito de leales, ni las autoridades civiles que cabildean en Trípoli ni los jefes militares que esperan sobre el terreno sueltan prenda.

El único testimonio público del que se tiene constancia hasta la fecha es el de Mohamad Bashir Saleh, identificado por la televisión por satélite qatarí Al Yazira como un destacado habitante de Bani Walid.

"No tenemos pruebas de que haya salido del área. Y si lo hiciera, a zona abierta, es fácil de ver, ya que los rebeldes controlan toda la provincia. Creemos que se mueve constantemente, con desplazamientos muy cortos y con ayuda de la gente del lugar", afirmó.

"El tiempo es fundamental. Pero debe haber un equilibrio entre el tiempo del que disponemos para capturar a Gadafi y la vida de la gente" de esta empobrecida localidad del desierto, donde viven cerca de 50.000 personas.

En este sentido, tanto el mando militar rebelde como la autoridad civil parecen conscientes de que la resolución del asedio a Bani Walid y la forma con la que se conquiste la ciudad son cruciales de cara tanto al fin de la guerra como al proceso de transición.

Ambas esperan que una entrada pacífica y sin venganzas, propicie un efecto dominó sobre otras ciudades, como Sirte o Sebha.

El complemento

Y ansían que la entrada llegue acompañada por la eventual captura de Gadafi -o de al menos su hijo Saif al Islam-, ya que en su opinión supondría un golpe casi definitivo para aquellos que todavía luchan en defensa del asfixiado régimen.

"Una vez que Gadafi haya sido capturado, todo estará acabado. Libia será totalmente libre", agregó. Mientras políticos y oficiales trabajan en los despachos, sobre el terreno los rebeldes acumulan, día tras día, más hombres y armas frente al extrarradio de Bani Walid, que según los pocos testimonios que llegan es prácticamente una ciudad fantasma.

Cansados por los largos días de espera bajo el abrasador sol del desierto, muchos de los soldados desplegados no ocultan su ansiedad mientras limpian hasta relucir los fusiles de asalto y cargan las baterías. antiaéreas y comprueban los gatillos.

Aunque ha habido algunos tiroteos esporádicos, una calma cargada de tensión y rebosante optimismo recorre el frente e impregna el ánimo de los soldados. No dudan de la victoria.

"En cinco meses ha caído una máquina de guerra hecha en 40 años"

La OTAN ya ve cerca el fin del conflicto en Libia y confía en terminar su misión "pronto", una vez que lo que queda de las fuerzas de Muamar el Gadafi deje de ser una "amenaza" para la población, aseguró ayer su secretario general, Anders Fogh Rasmussen. El político danés no quiso poner una fecha a la salida de Libia, pero dejó claro que la organización no demorará más allá de lo estrictamente necesario el fin de su operación, que cuenta con un mandato que expira el próximo 27 de septiembre.

"La OTAN y nuestros socios estaremos allí mientras se nos necesite, pero ni un minuto más. Cuando determinemos que la amenaza ha terminado, pondremos fin a la operación", afirmó Rasmussen en una conferencia de prensa.

Por el momento, la Alianza continúa golpeando desde el aire los últimos focos de resistencia gadafista y en las últimas horas lanzó ataques cerca de la localidad de Sirte, la ciudad costera en la que nació el dictador, y otras zonas aún bajo control del antiguo régimen.

Persiste la amenaza

Según Rasmussen, "las fuerzas de Gadafi continúan siendo una amenaza para la población de Libia". Y aunque los ataques aliados continúan, Rasmussen defendió ayer los intentos de los líderes rebeldes para lograr una rendición negociada de lo que queda del ejército de Gadafi y subrayó que no hay contradicción entre las dos vías, la negociación y el ataque.

Con el objetivo casi completado, el secretario general repasó ayer la operación aliada en Libia, de la que destacó su "precisión sin precedentes" y su éxito a la hora de degradar en cinco meses "una máquina de guerra construida durante más de 40 años".

En adelante, Rasmussen expresó su confianza en que la UE asuma un mayor protagonismo en la reconstrucción de Libia.

La tribu de los Wafalla

La ciudad de Bani Walid, en el desierto, a menos de 150 kilómetros al sudeste de Trípoli, está controlada por los clanes más afines a la familia Gadafi de la gran tribu libia de los Wafalla. Viven en ella unas 50.000 personas. Gadafistas fuertemente armados ocupan todos los puntos estratégicos de calles y plazas.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual