Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

En la Plaza de los Mártires

  • "En el futuro, en Libia deberíamos vivir como en Dubai", afirma Attija Pakuri, de 23 años

Imagen de la noticia

En la Plaza de los Mártires

La bandera de los rebeldes, sobre un fondo de ruinas en la capital. AFP

0
Actualizada 02/09/2011 a las 01:00
  • GREGOR MAYER . DPA. TRÍPOLI

LA gigantesca imagen de Muamar el Gadafi debería haber sido colocada ayer en la Plaza Verde, en el corazón de Trípoli, por el 42 aniversario de la llegada al poder del eterno "líder de la revolución". El 1 de septiembre de 1969, con apenas 27 años, Gadafi derrocó junto con otros oficiales al rey libio Idris. Sin embargo, nada resultó ayer como lo imaginaba el antiguo régimen.

La Plaza Verde fue rebautizada como Plaza de los Mártires. Los revolucionarios son ahora aquellos que el coronel quería expulsar de Trípoli, y que destruyeron su imagen especialmente preparada con todo placer.

"No hay lugar para ti, Gadafi, ahora que el pueblo ha liberado a Libia de la injusticia y la tiranía", dijo el imán a los que celebraban el Eid al Fitr, el fin del ramadán. Los seis meses de lucha contra Gadafi fueron "la mayor revolución de la edad moderna", aseguró.

El pueblo no acudió a la plaza a dar vítores, sino para esperar en los bancos cerrados desde hace días frente a la plaza, con la esperanza de que abrieran sus puertas. En medio de los tumultos por la revuelta, muchas personas se quedaron sin dinero en efectivo.

"Tenemos libertad, el dinero no es tan importante", clama un hombre de mediana edad. Entretanto, las mujeres que aguardan intercambian significativas miradas cargadas de escepticismo. Y es que deben pensar qué le darán de comer a sus hijos en caso de que no puedan acceder pronto a sus cuentas bancarias.

Precios disparados

Durante los últimos días, Trípoli se volvió mucho más segura, aunque de todas maneras diste mucho de la normalidad. Por las calles se acumula la basura que nadie recolecta. Los habitantes de la capital libia se quedaron sin agua en sus casas.

Sí hay abastecimiento eléctrico, al igual que también funciona la red local de móviles. Se consiguen alimentos y agua potable, aunque se registra una escalada de precios: todo cuesta hasta un 40% más.

Activistas de la iniciativa Libya Hope pegan carteles en las paredes del centro de la ciudad en los que llaman a los ciudadanos a dejar las armas. Porque al desplomarse el régimen de Gadafi, muchos acudieron a los depósitos militares abandonados y se abastecieron de fusiles, pistolas y municiones.

"Los libios están locos por las armas", opina el dueño argelino de un café, que vive desde hace años en Trípoli. Normalmente, en la cercana plaza Bourguiba pululan los taxis y minibuses que parten en todas las direcciones. Pero en estos tiempos que corren, solamente se junta la basura.

Attija Pakuri, de 23 años, se sube al único taxi colectivo, que parte hacia Al Jums, 120 kilómetros al este de Trípoli. Allí vive la familia de Pakuri, y él trabaja en un campo petrolífero en el desierto.

Pensando en el Golfo

El hombre cuenta como atravesó en un reciente viaje a casa la localidad de Ban Walid. A 160 kilómetros al sudeste de Trípoli, se trata de uno de los últimos bastiones de leales a Gadafi. Algunos rumores incluso señalan que el dictador se encuentra allí.

"La gente allí realmente respalda a Gadafi", confirma Pakuri. "Él los trató mejor, pero ellos desconocen lo que hizo en otros lugares", apunta. Libia, con sus yacimientos de petróleo y gas y apenas seis millones de habitantes es un país enormemente rico .

Pakuri lo compara con los pequeños Estados del Golfo, ricos en petróleo, donde los ciudadanos reciben todo tipo de apoyo material del Estado: "Deberíamos poder vivir como la gente en Dubai o Qatar", dice finalmente.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual