Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

El Papa reza por la reconciliación y la paz en el Mensaje de la Navidad

  • Una exhortación final para "celebrar la Navidad renunciando a la obsesión por lo material"

Imagen de la noticia

El saludo del Papa Benedicto XVI tras el Mensaje de Navidad a los fieles congregados en la plaza de San Pedro del Vaticano. EFE

1
Actualizada 26/12/2011 a las 01:04
  • EUROPA PRESS Y EFE. ROMA

Benedicto XVI pidió que Jesús "socorra a la humanidad afligida por tantos conflictos que todavía hoy ensangrientan el planeta" y haga "cesar la violencia en Siria", durante el tradicional Mensaje de Navidad pronunciado desde la fachada de la Basílica de San Pedro.

En el día de Navidad, el Papa, de 84 años, aseguró que Jesús vino al mundo para salvar al hombre de todos los tiempos, "que no sabe superar por sí solo las dificultades y peligros, y que necesita poner su mano en otra más grande y fuerte, una mano tendida hacia él desde lo alto".

"Jesús fue enviado por Dios para salvarnos de ese mal profundo, arraigado en el hombre y en la historia, que es la separación de Dios, el pretencioso orgullo de actuar por sí solo, intentar competir con Dios y ocupar su puesto, decidir lo que es bueno y es malo, y ser el dueño de la vida y de la muerte", afirmó.

Además, rezó por la "la paz y la estabilidad a la Tierra" y citó los lugares del mundo donde falta la "reconciliación y la estabilidad", así como "un renovado vigor por la construcción del bien común en todos los sectores de la sociedad".

La vía del amor

Benedicto XVI recordó que Cristo "es el salvador" y los hombres, "los que están en peligro", y subrayó que reconocer esto "es el primer paso hacia la salvación, hacia la salida del laberinto" en el que el hombre "se encierra con su orgullo".

Así, el Pontífice destacó que "sólo el Dios que es amor y el amor que es Dios" podía optar por salvar al hombre "por la vía" de Jesús, que es, "sin duda, la más larga", pero también "es la que respeta su verdad" y la de los hombres: la vía "de la reconciliación, el diálogo y la colaboración".

Benedicto XVI pidió a los cristianos que hagan llegar "a todos el eco del anuncio de Belén, que la Iglesia católica hace resonar en todos los continentes, más allá de todo confín de nacionalidad, lengua y cultura", y pidió a los católicos que sean "voz de los que no tienen voz".

"Volvamos la vista a la gruta de Belén: el Niño que contemplamos es nuestra salvación. Él ha traído al mundo un mensaje universal de reconciliación y de paz. Abrámosle nuestros corazones, démosle la bienvenida en nuestras vidas", señaló el Papa.

El mensaje siguió la misma línea de la homilía que pronunció la noche anterior durante la Misa del Gallo, en la que pidió por la paz en el mundo e imploró a Dios que "demuestre su poder" y arroje al fuego "las varas del opresor, las túnicas llenas de sangre y la botas de los soldados", y haga que la paz venza en este mundo, amenazado por la violencia.

El Obispo de Roma denunció a su vez en el Vaticano que la Navidad se convirtió en un una "fiesta del comercio", cuyas luces esconden el misterio de la humildad de Dios, que nos invita a la humildad y a la sencillez.

El Papa exhortó a los fieles a celebrar la Navidad renunciando a la obsesión "por lo que es material, mensurable y tangible", y pidió por todos aquellos que tienen que vivir la Navidad en la pobreza, en el dolor, en la condición de emigrantes, para que aparezca ante ellos un rayo de la bondad de Dios".

La bendición "Urbi et Orbi", en 65 idiomas

Tras el Mensaje de Navidad, el Papa Benedicto XVI impartió la bendición Urbi et Orbi (a Roma y a todo el mundo) en 65 idiomas, entre ellos, español, portugués y guaraní. En español, proclamó: "Feliz Navidad. Que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, en las familias y en todos los pueblos", en medio de los aplausos y vivas de numerosos españoles y latinoamericanos presentes. El mensaje fue transmitido a 61 países, entre ellos, casi todos los latinoamericanos. Benedicto XVI tiene previsto viajar a México y Cuba a finales del próximo mes de marzo. "Volvamos la vista a la gruta de Belén: el Niño que contemplamos es nuestra salvación. Él ha traído al mundo un mensaje universal de reconciliación y de paz. Abrámosle nuestros corazones, démosle la bienvenida en nuestras vidas", señaló ayer Benedicto XVI ante la multitud de fieles congregada en la plaza de San Pedro del Vaticano.



  • J.L.
    (26/12/11 12:39)
    #1

    Nuestro Santo Padre ha dicho en la homilía del día de Noche Buena que "no nos obsosienemos con los bienes materiales" pués a ver si le hace caso el obispado y deja de inmatricular bienes que no le pertenecen y que devuelva los que ya ha inmatriculado a su nombre puesto que los autenticos dueños de esos bines son los pueblos y sus gentes,lo único que está consiguiendo con su más que dudosa actuación es alejar a muchas personas de la Iglesia Católica y los que no nos alejamos empezamos a recelar de la Jerarquía que dirije nuestra Iglesia pués tampoco estámos de acuerdo con sus actos que nos parecen egoistas abusivos e innecesarios,Nuestro Señor Jesucristo nunca ostentó riqueza y opulencia terrenal si no que al contrario, nos dió su amor su palabra y su bondad desde su humidad y pobreza como hombre, puès nació y murió siendo pobre derrochando bondad y amor por todos nosotros,sigàmos su ejemplo.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra