Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ARGENTINA

Cristina Fernández apuesta por continuar fiel al "modelo K" en su segundo mandato

  • Argentina presenta un crecimiento del 9%, un desempleo del 7,2, un nivel de pobreza del 8% -cuestionado por informes privados- y una inflación que organismos independientes cifran en el 25% y que el Ejecutivo reduce al 8%

Imagen de la noticia

Celebración de la victoria de Cristina Fernández

AFP (ARCHIVO)
0
Actualizada 05/12/2011 a las 17:48
  • EFE. BUENOS AIRES
Cristina Fernández afronta su nuevo mandato dispuesta a hacer ajustes para blindar la economía argentina tras haber profundizado en el llamado modelo "K", diseñado por su esposo y antecesor, Néstor Kirchner, con un crecimiento sostenido que, sin embargo, no se tradujo en redistribución de la riqueza.

Bajo el lema "La continuidad del cambio", Fernández tomó el bastón de mando en 2007 de manos de Néstor Kirchner con el objetivo de ahondar en el modelo estrenado por su esposo y antecesor, cuya muerte, en octubre de 2010, marcó un antes y un después en la gestión de la presidenta.

Cuando Néstor Kirchner asumió el poder, en 2003, Argentina comenzaba a levantar la cabeza después del derrumbe económico y social más grave del país, con un crecimiento a tasas del 8 por ciento, un índice de desempleo del 20 por ciento, una inflación del 3,7 y una pobreza del 54 por ciento.

Kirchner logró mantener el rumbo y afianzar el despegue con un mayor intervencionismo del Estado y subsidios a los servicios básicos. Cuatro años después, Fernández, elegida con el apoyo del 45,3 por ciento del electorado, heredó un crecimiento del 8 por ciento, una tasa de desempleo próxima al 10 por ciento y una pobreza del 23, pero una inflación que comenzaba a dispararse, el 8,5 por ciento.

Ahora, la mandataria afronta su segundo mandato con un crecimiento del 9 ciento, un desempleo del 7,2, un nivel de pobreza del 8 por ciento -cuestionado por informes privados- y una inflación desatada que organismos independientes cifran en el 25 por ciento y que el Ejecutivo reduce al 8 por ciento en sus estadísticas.

En su primera legislatura, Fernández aprovechó los ingentes ingresos derivados de la exportación de granos -especialmente soja- para financiar su política de subsidios, impulsó el consumo interno como motor del crecimiento y apostó por las nacionalizaciones, como la de los fondos privados de pensiones y Aerolíneas Argentinas.

Sin embargo, no logró controlar la inflación ni tampoco consiguió generar confianza suficiente para frenar la fuga de capitales ni la dolarización de los fondos bancarios, mientras veía crecer el déficit comercial, en especial con su principal socio y aliado, Brasil.

Aunque hace una década que Argentina superó el crack de 2001, miles de personas viven todavía de rebuscar cada noche en la basura en las grandes ciudades y, en el llamado "granero del mundo", alrededor de 700.000 niños tienen problemas de desnutrición, según datos manejados por universidades y ONGs.

"La lucha K contra la pobreza está muy lejos de lo que cabría esperar de la tasa de crecimiento del PIB" y la "combinación de pobreza, más déficit, en tiempos de notable crecimiento denota la ausencia de transformación y programación de desarrollo", señala el analista Carlos Leyba.

"Hubo crecimiento, falta desarrollo", concluye un detallado análisis publicado en la revista Debate de este especialista, que echa en falta un proyecto político a largo plazo, con objetivos claros y consenso social.

En contraste con los desequilibrios del modelo económico, Fernández se ha granjeado el apoyo de sectores progresistas con su apoyo decidido a los juicios a represores de la dictadura militar y con avances significativos en la política social, como la asignación universal por hijo, una ayuda mensual a parados o familias de bajos recursos con hijos menores de 18 años a cambio de escolarización, vacunas y control médico.

El Gobierno se apuntó otro tanto entre el electorado de izquierda con la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario entre personas del mismo sexo, que convirtió a Argentina en el primer país de América Latina en reconocer el matrimonio entre gays.

Aunque Cristina Fernández ha seguido el ejemplo de su esposo en su estrategia de rodearse de un reducido grupo de incondicionales para la toma de decisiones y en su empeño de evitar a la prensa, estableció desde el principio una importante diferencia sobre las relaciones con sus vecinos.

Mientras Kirchner daba poca importancia a la política exterior, Fernández ha peleado por recuperar el protagonismo argentino en la región, impulsar la integración con sus vecinos, mejorar las relaciones con Estados Unidos y acercarse a los organismos financieros internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pese a sus duras críticas contra el FMI, los Kirchner utilizaron reservas para seguir el ejemplo de Brasil y liquidar la deuda argentina, cerca de 10.000 millones de dólares.

Ahora, con el aval de su arrolladora victoria en las elecciones del pasado octubre, mas del 54 por ciento de los votos, Fernández se dispone a reordenar la economía argentina y prepararla para los coletazos de la crisis europea con medidas necesarias pero impopulares, como el control del cambio del dólar o la retirada de los subsidios.

Y, aunque no ha reconocido formalmente el riesgo que supone la inflación, a finales de noviembre, por primera vez, admitió que hay que abordar el problema.

Llegó la hora, dijo entonces, de la "sintonía fina", y apenas unos días después sus ministros comenzaron a anunciar el final de los subsidios.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra