Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Cameron le dice a Sarkozy que no quiere reformar los tratados de la UE

  • El encuentro de ayer preparó el terreno para la nueva cumbre franco alemana del próximo lunes en el Elíseo

Imagen de la noticia

Saludo de Sarkozy y Cameron en la puerta del Palacio del Elíseo, sede de la Presidencia de la República. AFP

0
Actualizada 03/12/2011 a las 00:05
  • COLPISA Y EFE. LONDRES

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, mantuvieron ayer una reunión de urgencia en París para abordar la crisis de la deuda soberana, mientras Francia y Alemania intentan recabar apoyo para un nuevo tratado europeo que refuerce la disciplina presupuestaria.

Gran Bretaña no forma parte del euro, pero le preocupa un estallido en el área de la divisa común, porque perjudicaría a su economía.

Dudas británicas

David Cameron mostró sus dudas a que la reforma de los tratados europeos sea el camino para atajar la crisis de confianza que afecta a la zona euro, tras repasar con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, las propuestas que preparan París y Berlín.

Los dos mandatarios estuvieron juntos una hora y cuarto en un almuerzo de trabajo celebrado en el Palacio del Elíseo de París, al final del cual ni uno ni otro quisieron hablar a los periodistas que les esperaban.

Un poco más tarde y ya fuera del Elíseo, el primer ministro británico sí respondió de forma indirecta a los medios del Reino Unido cuando iba a tomar el tren de vuelta a Londres, al señalar que no cree que la reforma de los tratados sea necesaria.

A su juicio, lo que hace falta es que las instituciones de la zona euro convenzan a los mercados, primero, de que se dispone de la fuerza necesaria para poner coto a la falta de confianza y atajar el contagio y, segundo, de su voluntad de resolver los problemas de competitividad de algunos de sus miembros.

"Ninguna de esas dos cosas requiere cambios de tratados, pero si los hay garantizo que protegeremos y reforzaremos más los intereses británicos", subrayó en una declaración de consumo sobre todo interno.

La cumbre del día 9

Cameron explicó que con Sarkozy había discutido, como se esperaba, "de la crisis en la eurozona, que está teniendo un impacto negativo en la economía británica, y sobre la necesidad de que la cumbre europea de la semana próxima (el jueves y el viernes) tenga éxito".

Insistió en su deseo de ayudar a resolver la crisis en la zona euro, pero sobre todo en que eso ha de servir a los intereses de su país. "Al final, de lo que se trata es de convencer a los mercados de que las instituciones del euro defenderán, protegerán y respaldarán la moneda con todos los medios de los que disponen, pero también combatiendo la falta de competitividad de algunas economías europeas", argumentó.

Unas palabras que hay que entender en el nuevo escenario que abriría una modificación de los tratados de la UE, para lo cual hace falta el concurso de los 27 estados miembros, incluidos los que como el Reino Unido no han adoptado -ni tienen intención de hacerlo a medio plazo- la moneda única.

Sobre todo porque el sentido que Francia y Alemania quieren dar a esos cambios es la creación de una unión fiscal en la eurozona, con disciplina interna, lo que podría reducir la capacidad de influencia de Londres.

Londres y el peso de los euroescépticos

Merkel vino a decir ayer ante el Bundestag que si no se logra cambiar los tratados, una segunda alternativa menos deseada es un acuerdo sólo entre los 17 países de la eurozona, lo que excluye al Reino Unido. Este escenario evitaría a Cameron el penoso trago interno de la adopción de cualquier acuerdo de la UE con calado, por el gran peso en su país de los euroescépticos.

Pero, al mismo tiempo, amenazaría con dejar descolgado al Reino Unido de una eurozona de nueva generación que no sólo es con diferencia su principal socio comercial, sino también una parte sustancial de la actividad de la plaza financiera de Londres. Sarkozy no se ha privado en los últimos tiempos de reprochar las llamadas de atención a la eurozona de parte de un Reino Unido que no ha querido adoptar la moneda única.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra