Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
NO CAUSÓ FUGAS NI VERTIDOS CONTAMINANTES

Alarma por una explosión en una planta francesa de residuos nucleares

  • "Se trata de un accidente industrial y no de un accidente nuclear", afirmó el ministro Eric Besson

Imagen de la noticia

Alarma por una explosión en una planta francesa de residuos nucleares

La planta de tratamiento de residuos nucleares de Marcoule, a orillas del río Ródano. REUTERS

Imagen de la noticia

Alarma por una explosión en una planta francesa de residuos nucleares

Evacuación de heridos en helicóptero al hospital de Marcoule. REUTERS

0
Actualizada 13/09/2011 a las 01:02
  • FERNANDO ITURRIBARRÍA . COLPISA. PARÍS

Un trabajador muerto y otros cuatro heridos es el saldo del accidente registrado ayer en un centro de tratamiento de residuos radiactivos situado en el sudeste de Francia, que no causó fugas ni vertidos contaminantes, según fuentes oficiales.

El accidente tuvo lugar a mediodía en el Centro de Tratamiento y Acondicionamiento de Residuos de Poca Actividad (Centraco, en sus siglas en francés), una instalación que cuenta con una plantilla de 200 trabajadores, situada en Marcoule, al norte de Aviñón.

Por causas desconocidas, que fuentes gubernamentales francesas relacionan con un error humano, se produjo una explosión en un horno eléctrico en el que se disminuye, mediante incineración o fusión, el volumen de residuos de poca o muy poca radiactividad para luego acondicionarlos. El incendio declarado fue sofocado en una hora.

La explosión mató a un hombre, que apareció carbonizado, e hirió muy gravemente a un bombero voluntario por cuya vida se teme. Hay otros tres heridos de menor consideración.

La Autoridad de Seguridad Nuclear dio el accidente por terminado a primera hora de la tarde y aseguró que no se había detectado ninguna contaminación.

Las sondas que el organismo independiente Criirad tiene en el valle del Ródano, río próximo a las instalaciones siniestradas, tampoco registraron radiactividad.

«No hay ningún riesgo de vertido venidero», proclamó la compañía EDF, casa madre de Centraco, desde donde se puntualizó que «es un accidente industrial y no un accidente nuclear».

Las autoridades políticas y nucleares francesas mantuvieron informadas del desarrollo de los acontecimientos a sus homólogas españolas.

El Ministerio del Interior francés aseguró que no había sido necesaria ninguna medida de confinamiento o evacuación de los trabajadores pues los heridos no habían resultado contaminados y el fallecido murió por la explosión.

La deflagración no afectó a la integridad del edificio que alberga el local con el horno siniestrado. Éste contenía en el momento del accidente cuatro toneladas de metales cuya radiactividad era de 67.000 becquereles, menos de 17 bq por kilo.

Poco radiactivos

Según explicó a la edición digital de Le Monde Thierry Charles, director del Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear, se trata de una radiactividad «muy baja, incomparable con la de un reactor nuclear».

Los residuos poco radiactivos representan cerca del 90% de los desechos en Francia, país con 58 reactores nucleares, pero una parte ínfima (0,03%) de su radiactividad total.

Mientras en Francia se activaban las alarmas por la explosión de Marcoule, el director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica, Yukiya Amano, adelantaba en Viena el "plan de acción" para mejorar la seguridad nuclear en el mundo.

El documento se elaboró a raíz del accidente de Fukushima, pero ha rebajado su nivel de exigencia inicial debido al rechazo de varios países a la propuesta de efectuar inspecciones aleatorias en las centrales ahora en funcionamiento.

El OIEA considera que de aquí al año 2030 el número de nuevos reactores nucleares en el mundo aumentará entre 90 y 350 unidades, hasta sumar en total unos 500 a 700 reactores atómicos.

Cataluña activó el plan de protección en "prealerta"

El incidente nuclear de Marcoule, en Francia, no ha puesto en riesgo el territorio español aunque las autoridades siguieron la evolución del accidente porque la radiactividad, según recuerdan los expertos, "no respeta las fronteras".

La red española de control radiactivo no detectó ninguna variación en sus medidas tras el accidente en Francia. Desde el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) español se sigue la evolución del accidente, ocurrido a unos 280 kilómetros de la frontera española y en Cataluña, la autonomía más cercana, Protección Civil de la Generalitat activó el plan de protección en fase de prealerta preventiva.

El presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, activó los dispositivos políticos, administrativos y técnicos para evaluar el accidente.

El Palacio de La Moncloa se mantuvo en permanente contacto con el Ejecutivo francés hasta que se descartó una fuga de radiactividad tras las comprobaciones.

CLAVES

1 Residuos de baja o muy baja radiactividad. La planta de Marcoule, a orillas del Ródano, no es de producción sino de tratamiento de residuos de baja o muy baja radiactividad, por fusión de los desechos o por su incineración. La explosión ocurrió en un horno de fusión de metales de Centraco, filial de la eléctrica francesa EDF.

2 El peso de la energía nuclear en Francia. El país tiene 58 reactores atómicos en servicio, que generan en torno al 75% de la electricidad.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual