Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Estado Islámico

Siria vive de espaldas al alto el fuego que se negocia a miles de kilómetros

  • Los presidentes Barack Obama y Vladimir Putin hablaron por teléfono y, según el Kremlin, hicieron una "evaluación positiva" del acuerdo

Un cazabombardero ruso en la base aérea de Hmeymim (Siria).

Siria vive de espaldas al alto el fuego que se negocia a miles de kilómetros

Un cazabombardero ruso en la base aérea de Hmeymim (Siria).

EFE
15/02/2016 a las 09:56
  • colpisa. madrid
Desde que Estados Unidos y Rusia hicieron público el acuerdo de alto el fuego en Siria la situación se ha complicado en un campo de batalla donde se abren nuevos frentes. Turquía atacó por segundo día consecutivo posiciones de la Unidades de Protección Popular (YPG), milicias del Kurdistán sirio a las que exige que se retiren de posiciones próximas a su frontera. El avance de las YPG al oeste del río Éufrates es una "línea roja", informó el viceprimer ministro turco Yalcin Akdogan, que subrayó que en “cuestiones que afectan a la seguridad nacional Turquía no es un país que mira lo que pasa con los brazos cerrados”. El Gobierno de Ankara, que se ampara en la necesidad de defenderse y acusa a los milicianos de haber lanzado un proyectil a suelo turco, quiere a los kurdos fuera de lugares estratégicos como la base aérea de Menag. Pese a los llamamientos al final de los bombardeos por parte de Estados Unidos y Francia, Erdogan ha dado luz verde para atacar a una milicia que es uno de los apoyos más firmes de Occidente en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El régimen de Damasco y los líderes kurdos se unieron en la crítica a Turquía. El ejecutivo de Damasco condenó los "repetidos ataques contra la integridad territorial de Siria" y pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que "ponga fin a los crímenes del régimen turco", a quien acusó de estar dando cobertura a los opositores armados. Saleh Muslim, dirigente kurdo del Partido de la Unión Democrática (PYD), brazo sirio del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), declaró a la agencia Reuters que “no hay derecho a la injerencia turca en los asuntos internos sirios” y recordó que la base aérea de Menag ha estado en manos del Frente Al Nusra, la rama siria de Al Qaeda, hasta la llegada de las YPG.

BOMBARDEOS RUSOS

El avance kurdo se produce de la mano del Ejército y con la cobertura aérea de Rusia. Las tropas de Al Assad siguen ganando terreno y los medios oficiales informaron de que Tal Rifaat, al norte de Alepo, podría ser el siguiente objetivo en esa lucha por recuperar “el control de todo Siria”, a la que se refirió esta semana Bashar Al Assad en una entrevista concedida a la agencia AFP. En esa lucha contará con el apoyo firme de Moscú que en medio de los mensajes sobre un posible alto el fuego emitió un comunicado para dejar claro que proseguirá con los ataques aéreos en contra del EI y “otras organizaciones terroristas”, lo que para Moscú, como para Damasco, engloba al resto de grupos armados de la oposición como han demostrado desde el inicio de los bombardeos en septiembre.

Con una oposición armada impotente, Turquía y Arabia Saudí tratan de mover ficha para dar oxígeno a los opositores a Assad a quienes han apoyado desde el estallido de la guerra. Riad ha enviado sus primeros cazas a la base turca de Incirlik y su ministro de Exteriores, Adel Al Jubeir, aseguró que “el despliegue de fuerzas especiales depende de la decisión de la coalición que lidera Estados Unidos para luchar contra el EI”. Desde Washington, el secretario de Defensa, Ash Carter, allanó el camino a este posible refuerzo saudí y lo justificó como “ayuda a los opositores armados” para intentar retomar el control de Raqqa, la capital del EI en Siria, de manos de los yihadistas. El mismo argumento empleado desde Ankara para justificar una posible operación militar terrestre conjunta con los saudíes.

ACUERDO MUNICH

En medio de los rumores cada vez más intensos sobre la posible entrada en escena de tropas turcas y saudíes, a miles de kilómetros de Siria se seguía confiando en el acuerdo de alto el fuego alcanzado el viernes en Munich. Los presidentes Barack Obama y Vladimir Putin hablaron por teléfono y, según el Kremlin, hicieron una "evaluación positiva" del acuerdo. El enviado de la ONU a Siria, Sttafan de Mistura, también confió en la palabra dada en la ciudad alemana y adelantó que los convoyes con ayuda humanitaria partirán hacia las zonas sirias asediadas en un plazo de 24 o 48 horas. El diplomático italiano afirmó también en una entrevista concedida a ‘The Wall Street Journal’ que el cese de hostilidades se aplicará a nivel nacional con la única excepción de los ataques contra organizaciones consideradas terroristas por la ONU, el EI y el Frente al Nusra. Una afirmación que choca con la escalada de tensión sobre el terreno en las últimas dos semanas. 

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual