Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Unión Europea (UE)

​La UE arriesga en temas clave para evitar la salida de Reino Unido

  • El objetivo es que la cumbre de jefes de Estado que tendrá lugar en Bruselas los días 18 y 19 cierre un acuerdo lo suficientemente ambicioso para los británicos

​Los líderes europeos plantan cara a las ambiciones de Cameron

​Los líderes europeos plantan cara a las ambiciones de Cameron

El primer ministro de Reino Unido, David Cameron

reuters
Actualizada 03/02/2016 a las 08:30
  • colpisa. bruselas
Habemus borrador de acuerdo para evitar el temido 'Brexit' y habemus, también, jaleo político a la vista. Acordar significa ceder y la UE, siempre tan meticulosa, se ha ceñido a la definición. Europa ha cedido para que Reino Unido siga formando parte del club de clubes y Londres, que sigue pidiendo más, no oculta su satisfacción. "Es un verdadero progreso", se felicitó el primer ministro, David Cameron. La batalla del relato sigue su curso. El objetivo es que la cumbre de jefes de Estado y de gobierno que tendrá lugar en Bruselas los días 18 y 19 cierre un acuerdo lo suficientemente ambicioso a ojos británicos para que las urnas, quizá este mismo junio, concluyan que desean seguir formando parte de la UE. ¿Y si después de toda esta negociación y las cesiones de Bruselas los británicos se decantan por el 'Brexit'? Este es uno de los grandes riesgos. Europa, pase lo que pase, ya ha cruzado su particular Rubicón en materias tan sensibles como la libre circulación y la discriminación que pueden sufrir trabajadores europeos en función de su nacionalidad a la hora de recibir ayudas sociales. El presidente del Consejo, Donald Tusk, fue el encargado de dar a conocer el borrador de propuesta de 16 páginas que ayer fue enviado a las 28 capitales acompañado de una carta edulcorada con el aroma de las grandes ocasiones. "Creo profundamente que nuestra comunidad de intereses es mucho más fuertes que lo que nos divide. Estar o no estar unidos, ésa es la cuestión que deben responder no sólo los británicos en un referéndum, sino también el resto de los 27 miembros durante las dos próximas semanas", arengó. Y siguiendo con esa particular batalla del relato en la que todos buscan aparecer como vencedores, el ex primer ministro polaco lo tiene muy claro: "En mi opinión (la propuesta) va realmente lejos a la hora de hacer frente a todas las preocupaciones presentadas por Cameron. La línea que no he cruzado, sin embargo, es la de los principios en los que se basa el proyecto europeo". La mejor prueba, esgrimen los suyos, es que no se cambiarán los Tratados.

Desde el viernes y hasta el inicio de la cumbre del 18, los expertos de todas las delegaciones (lo que en España son fontaneros, en Bruselas se les llama 'sherpas') realizarán un exhaustivo trabajo negociador que viene de lejos (desde noviembre) y que buscará perfilar un acuerdos de máximos cuyas líneas maestras, sin embargo, ya han sido cocinadas. Es evidente que Tusk no se va a arriesgar a enviar un borrador sin contar con el plácet de Berlín y París. Eso sí, serán días en los que se impartirán dosis de la teatralización que siempre llevan consigo los grandes acuerdos. Así que salvo sorpresa, viviremos la enésima madrugada bruselense, como marcan las grandes citas.

CUMBRE EL 18 Y REFERÉNDUM

Cuatro son las áreas sobre las que han pivotado las negociaciones: competitividad; soberanía; gobernanza económica y beneficios sociales vinculados a la libertad de circulación. En los tres primeros capítulos, 'grosso modo', no se han registrado enormes dificultades. La clave de bóveda es lo que británicos llaman "abuso" de su sistema social por parte de otros europeos que van a su país a trabajar.

Cameron sabe que en esta capítulo se juega buena parte del éxito en el referéndum y desde el primer momento hizo una apuesta de máximos imposible de ser vista por sus socios: que los trabajadores de otros países tengan que trabajar durante cuatro años antes de tener derecho a las prestaciones sociales de su país, algo que supone una discriminación en toda regla contraria a los Tratados y al propio espíritu de la Unión.

¿Qué se ha hecho? Los 'cerebros' del documento han ideado un "freno de emergencia", un mecanismo de "alerta y salvaguarda" que permitiría a un Estado miembro (no sólo a Reino Unido) aplicar restricciones a ese tipo de ayudas en casos "excepcionales" en los que el sistema de bienestar del país afectado pudiera verse en dificultades "durante un extenso periodo de tiempo". Podría hacerlo durante los cuatro años que pedía Cameron, pero de forma gradual, es decir, que al principio no se daría nada pero sí se podrían ir cobrando a medida que avanza el tiempo (no se detalla si es por meses o año a año). Eso sí, siempre sería para nuevas llegadas, no para los que ya están. El proceso sería el siguiente. Londres lanza el SOS a Bruselas, la Comisión analiza el caso y emite un veredicto que luego debe ser ratificados el conjunto de los Veintiocho en el Consejo. Lo que también está por negociar es el periodo de vigencia en el que está medida puede estar en vigor. Tusk, de hecho, ha escrito una X en el borrador enviado.

En relación a las otras tres propuestas, la del fomento de la competitividad -menos burocracia y fomento del mercado interior- ha sido la que menos problemas ha creado. De hecho, es algo que la Comisión Juncker viene practicando. Por contra, sí existen discrepancias en lo referido a la soberanía, donde se dará más peso a los Parlamentos nacionales para que puedan tumbar propuestas legislativas del Ejecutivo comunitario. Será así si aúnan sus votos 16 Legislativos comunitarios (el 55% del total). La cuarta y última área de debate es la gobernanza económica, que preocupa sobremanera a Londres por su dependencia de la City. Finalmente, se acuerda una integración a dos velocidades (los euro, que son 19, y los no euro) buscando una relación de "respeto" en el proceso de mayor integración que se quiere impulsar en los próximos años y cuya hoja de ruta viene especificada en el Informe de los Cinco Presidentes. Todas estas cesiones serán una realidad si los británicos dicen sí a permanecer en el Reino Unido. Si gana el no... Nadie quiere ni pensarlo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual