Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Crisis migratoria en Europa

Austria expulsará en los próximos cuatro años a 50.000 inmigrantes

  • Acelerará hasta 2019 los procesos de concesión de asilo y fletará vuelos incluso con aviones militares para rebajar el número de acogidos​

Un grupo de refugiados cruza la frontera de Austria.

Un grupo de refugiados cruza la frontera de Austria.

Un grupo de refugiados cruza la frontera de Austria.

REUTERS
0
Actualizada 01/02/2016 a las 09:25
  • colpisa. madrid
Austria se sumó este domingo a los países que, como Suecia, quieren reducir la carga de refugiados con deportaciones y expulsiones masivas de peticionarios de asilo sin perspectivas de obtenerlo. El ejecutivo de Viena expulsará del país hasta 2019 unos 50.000 migrantes mediante procesos acelerados para la concesión de asilo y la organización de vuelos suplementarios, si hace falta con aviones militares, para consumar las deportaciones, anunció su ministra de Interior, Johanna Mikl-Leitner, en declaraciones a la agencia austríaca APA. Como Alemania, Austria tiene intención de declarar países de procedencia segura a Marruecos, Argelia y Túnez, pero además ampliará esa lista a Georgia, Mongolia y Ghana. Las peticiones de asilo de ciudadanos de esos países se procesarán aceleradamente y en menos de diez días, para que su permanencia en Austria dure el menor de tiempo posible y su repatriación sea casi inmediata.

Entre tanto en Alemania, la popularidad de la canciller, Angela Merkel, y su unión conservadora de cristianodemócratas (CDU) y socialcristianos bávaros (CSU) sigue perdiendo popularidad por su generosa política hacia los refugiados en la misma medida en que suben los populistas de la radical Alternativa para Alemania (AfD), que gana adeptos entre los críticos a la recepción de peticionarios de asilo. El sondeo semanal del instituto demoscópico Emnid publicado por el dominical Bild am Sonntag destacaba que AfD cuenta con una intención de voto del 12% en unos comicios legislativos adelantados, dos puntos más que hace una semana y su nivel más alto hasta ahora. La Unión de Merkel cae en dos puntos hasta un 34%, su peor resultado desde julio de 2012. AfD podría confirmarse como nueva fuerza política en los comicios regionales de marzo de Baden-Württemberg, Sajonia-Anhalt y Renania-Palatinado.

Los socialdemócratas (SPD), socios menores en la gran coalición de Berlín, perderían también un punto, según Emnid, hasta un 24% de votos potenciales, mientras el Partido Liberal (FDP), actualmente fuera del Bundestag, pendería de un hilo para retornar a la cámara baja alemana con un 5% de votos, el mínimo para obtener representación parlamentaria.

La creciente aceptación de la Alternativa para Alemania preocupa sobremanera a los partidos establecidos, también por la política radical que defienden. Su presidenta, Frauke Petry, ha llegado a proponer que las fuerzas de seguridad hagan uso de sus armas de fuego para evitar la entrada ilegal de refugiados al país. Pero más radical aún es la vicepresidenta nacional y líder de AfD en Berlín, Beatrix von Storch, que defiende disparos en la frontera también contra mujeres y niños. "Quien no acepta el ‘deténgase’ en nuestra frontera es un atacante y contra los ataques debemos defendernos", dijo la jefa del partido populista en la capital alemana.

INVESTIGAR A AFD

El vicecanciller federal, ministro de Economía y presidente del SPD, Sigmar Gabriel, exigió por eso el pasado sábado que la Alternativa para Alemania sea objeto de seguimiento y observación -como ya lo es el neonazi Partido Nacionaldemócrata Alemán (NPD)- por el órgano Federal para la Defensa de la Constitución, responsable del contraespionaje y la lucha antiterrorista. "Existen dudas masivas de que la AfD respete el orden básico liberal y democrático de la República", dijo Gabriel en el mismo dominical. Por su parte, el ministro federal de la Cancillería y coordinador de la política de refugiados, Peter Altmaier, defiende la deportación de peticionarios de asilo que hayan cometido delitos a terceros países si no es posible enviarlos de vuelta al suyo de origen. "Negociamos con Turquía y otros países la devolución de ese tipo de refugiados que proceden de terceros países", señaló Altmaier, quien comentó que "eso significa que esos refugiados no serán deportados a sus países de origen, sino a aquel país por el que entraron en la Unión Europea".

El jefe de la Cancillería reveló también que desde comienzos de año unos 50.000 refugiados han abandonado Alemania "voluntariamente o por deportación", en muchos casos tras tener claro que su solicitud de asilo no tendría éxito. "Quien no tiene derecho a quedarse debe abandonar Alemania inmediatamente", dijo Altmaier. Anunció además que "al igual que en el caso de los países de los Balcanes, enviaremos señales inequívocas de que no merece la pena venir a Alemania si se es argelino, tunecino o marroquí".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual