Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Crisis migratoria en Europa

​Austria añade presión a una Merkel acosada por sus socios de Baviera

  • El canciller federal de la república alpina anunció un límite máximo de acogida de refugiados

0
Actualizada 21/01/2016 a las 10:08
  • colpisa. berlín
Mientras en Alemania continúa el acalorado debate sobre la limitación de la llegada de refugiados y la canciller federal, Angela Merkel, ve aumentar la presión en sus propias filas para que establezca medidas urgentes, en Austria ya han tomado decisiones para acotar el flujo de peticionarios de asilo. El canciller federal de la república alpina, el socialdemócrata Werner Faymann, anunció un límite máximo de acogida de refugiados, a la vez que envió al Ejército a reforzar los controles fronterizos con la vecina Eslovenia.

Austria, de sólo 8,5 millones de habitantes, se suma así a otros países europeos como Suecia o Dinamarca que han decidido tomar medidas nacionales a falta de consenso en la UE. El Consejo de Ministros acordó que Austria aceptará este año 37.500 peticionarios de asilo y un máximo de 127.500 hasta 2019. Faymann subrayó que se trata de una "cifra indicativa" y una "solución de urgencia" que tiene como fin forzar a Bruselas a tomar decisiones. Subrayó que el pasado el país registró 90.000 peticiones de asilo y que en el futuro sólo admitirá "otro 1,5% de su número de población". Su vicecanciller, el conservador Reinhold Mitterlehner, anunció además una nueva "gestión fronteriza", que no detalló. "El enorme número de refugiados desborda nuestro sistema", dijo Mitterlehner, quien no descartó que lleguen a rechazarse peticionarios de asilo, sin explicar de qué manera. El número de refugiados que Austria está dispuesta a aceptar disminuirá con el tiempo. Mientras en 2016 serán 37.500, en 2018 bajarán a 35.000, a 30.000 en 2018 y a 25.000 al año siguiente. Entretanto, soldados del Ejército federal comenzaron a reforzar por primera vez a la Policía en los principales pasos aduaneros con Eslovenia. En el puesto de Spielfeld se construye además una valla de 3,7 kilómetros de largo, aunque ambos países pertenecen al espacio abierto de Schengen. A largo plazo, Spielfeld será el único acceso de refugiados a Austria desde Eslovenia y a través de la ruta de los Balcanes.

EN UN AMBIENTE GÉLIDO

La inesperada noticia procedente de Viena no impresionó a la canciller alemana, que rechazó una vez más renunciar a su generosa política de asilo en un nuevo encuentro con sus socios conservadores de la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera. "En lo que estamos de acuerdo es en que queremos reducir de manera apreciable y sostenible el número de refugiados que llegan", dijo Merkel antes de reunirse con el grupo parlamentario de la CSU en Wildbach Kreuth. Sin dedicar una palabra a la decisión de los vecinos austríacos, la jefa del Gobierno alemán debatió a puerta cerrada la política de asilo con sus socios bávaros, en un ambiente gélido, según algunos participantes.

Merkel insiste en una solución europea al problema, mientras la CSU exige acciones nacionales. La canciller subraya que en los próximos días tendrán lugar tres acontecimientos relevantes. El primero, este jueves, con las consultas bilaterales germano-turcas en Berlín. El 4 de febrero se celebra en Londres una conferencia internacional de donantes para atender las necesidades de los refugiados en Turquía, Jordania y Líbano, recordó la canciller, quien finalmente se refirió a la cumbre de la UE el 18 y 19 del mismo mes. "Después podremos hacer un balance provisional y ver dónde estamos", dijo para justificar su coherencia pese a las exigencia desde sus propias filas para que siga el ejemplo de Viena.

Por otro lado, ciento de peticionarios de asilo han denunciado a la Oficina Federal de Migración ante distintos tribunales administrativos por el retraso en la tramitación de sus solicitudes, que en algunos casos supera el año. Sólo en el Estado federado de Renania del Norte-Westfalia se acumulan más de 200 denuncias de refugiados de Siria y Eritrea, que quieren forzar una rápida gestión de sus peticiones para poder estudiar o trabajar cuanto antes o hacer uso del derecho de reunificación familiar. El rotativo 'Rheinische Post' revelaba que demandas similares se han presentado también en Baja Sajonia y Baden-Württemberg. El ministro de Justicia de Renania, Thomas Kutschaty, reconoció que "la incertidumbre sobre la petición de asilo lleva a la desesperación a mucha gentes", más aún cuando saben que serán reconocidos y se ven condenados "a estar meses esperando sin hacer nada".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual