Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
elecciones presidenciales

​Taiwán busca un camino propio de cambio sin contrariar a China

  • Las elecciones presidenciales y legislativas han mostrado que los isleños buscan un sendero propio, más alejados del gigante chino

​Taiwán busca un camino propio de cambio sin contrariar a China

​Taiwán busca un camino propio de cambio sin contrariar a China

Partidarios del independentista Partido Demócrata Progresista celebran la victoria en las elecciones.

reuters
0
Actualizada 17/01/2016 a las 10:22
  • efe. taipei
La aplastante victoria del independentista Partido Demócrata Progresista (PDP) en las elecciones presidenciales y legislativas de Taiwán ha mostrado que los isleños buscan un sendero propio, más alejados del gigante chino, aunque también sin contrariarlo.

El claro cambio a favor del PDP (Tsai Ing-wen logró la presidencia con el 56,1% de los votos frente al 31 de su principal rival, Eric Chu, del Partido Kuomintang -KMT-, además de una mayoría parlamentaria por primera vez) va a traer cambios a los lazos de la isla con China, aunque también con Estados Unidos.

Y es que Tsai ha insistido en que busca una reorientación internacional de la isla, guardando distancias con China pero sin provocar a Pekín.

La inmediata reacción de Pekín a la victoria de Tsai reitera su exigencia de rechazo de "la independencia" y de aceptación del "Consenso de 1992" ("una sola China, pero distintas interpretaciones en Taipei y Pekín"), según un comunicado de la Oficina de Asuntos de Taiwán, que llegó acompañado de amenaza de "guerra" en caso de independencia en un editorial del diario oficial "China Daily".

Para Tsai y su partido, China es un factor importante pero subordinado a la reactivación de la economía, la mejora de las condiciones laborales, aumento de salarios y reducción de precios de la vivienda, tras una campaña en la que los electores culpaban del deterioro de las condiciones de vida al acercamiento a China.

En una reciente encuesta, el 62,9% de los isleños consideraba que el objetivo principal del nuevo Gobierno debe ser el desarrollo económico, frente al 5,9% que pensaba que deben ser los lazos con China.

Aunque en Pekín se dice que los 22 acuerdos sellados durante la presidencia en la isla de Ma Ying-jeou (2008-2016) son favorables a Taiwán, una mayoría de isleños considera que en realidad favorecen a unas pocas empresas y ponen en peligro la democracia y la cohesión social.

En su búsqueda de una reactivación económica y de un reparto más equitativo de sus frutos del desarrollo, Tsai ha anunciado su intención de acercamiento a Estados Unidos y Japón y de ingreso en el Acuerdo Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés, promovido por Washington).

La presidenta electa también busca intensificar sus lazos con el Sudeste Asiático y con India, con una reactivada "política al Sur" que sirva para diversificar su creciente dependencia de China, pero este impulso por el libre comercio también puede chocar con el populismo interno.

Ante el desplome del KMT, que se suicidó con errores políticos garrafales, como mala comunicación con el público, políticas desacertadas, una primera candidata presidencial que fue un desastre y tuvo que sustituir, y una escandalosa disensión interna, la victoria de Tsai era segura.

"Tsai debe tener en cuenta que su mandato es condicional, porque se ha registrado una fuerte abstención y el voto ha sido en contra del KMT y a favor del cambio", dijo hoy a Efe la analista Teresa Kao, de la emisora local Radio Hit.

"Los desafíos estratégicos y económicos de Taiwán, incluyendo el reclamo chino de soberanía y la creciente competencia económica a las exportaciones, no desaparecen con un cambio de presidente", recordó por su parte Alexander Huang, del Instituto de Estudios Estratégicos de Tamkang.

Con la mayoría absoluta en el Parlamento (68 de los 113 escaños frente a los 35 del KMT), Tsai y el PDP no podrán culpar a la obstrucción opositora, y el manejo de China es clave para poder reactivar la economía y estrechar los lazos económicos con el TPP.

Sin embargo, Taiwán y China están en un curso de colisión ante la creciente identificación nacional de los isleños (87% en un reciente sondeo) y una China cada vez más poderosa y armada, con un liderazgo en Pekín que no puede mostrar debilidad en su control de Taiwán.

"En esta situación se abren tres caminos: el de la continuidad de la política hacia China, que exigiría la aceptación del 'Consenso de 1992'; la del acomodo en la discordia llegando a un acuerdo aceptable y el del conflicto", resume a Efe, el director de Estudios Chinos en Tamkang, Chang Wu-ueh.

Para Chang y otros expertos, Tsai no aceptará el "Consenso de 1992", porque una parte de sus seguidores rechazan el reconocimiento explícito de que la isla es parte de China, pero sí buscará fórmulas equivalentes, que no contraríen a Pekín.

"Sin el reconocimiento del 'Consenso de 1992' los contactos a alto nivel se interrumpirán", agrega Chang, aunque seguirán los lazos económicos y el turismo chino, con mayor control, pero sin rechazos desafiantes.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual