Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
REFUGIADOS

El Gobierno de Merkel se enreda en la crisis de los refugiados

  • La canciller acepta zonas de tránsito y rápida expulsión de los que no obtendrán asilo para contentar a sus socios bávaros

0
Actualizada 03/11/2015 a las 09:33
  • COLPISA. MADRID
La crisis de los refugiados, con una media de más de 5.000 ingresos diarios de peticionarios de asilo en Alemania desde finales de agosto, ha conducido a una batalla dialéctica en el seno de la gran coalición del Gobierno de Berlín, donde conservadores y socialdemócratas no consiguen ponerse de acuerdo a la hora de afrontar la incesante inmigración. Mientras los cristianodemócratas (CDU) de la canciller federal, Angela Merkel, y los socialcristianos (CSU) del primer ministro bávaro, Horst Seehofer, plantean como solución la creación de "zonas de tránsito" en las fronteras para rechazar inmediatamente a quienes carecen de posibilidades de recibir refugio en Alemania, los socialdemócratas (SPD) del vicecanciller, Sigmar Gabriel, apuestan por "centros de inmigración" para facilitar el registro ordenado y la rápida integración de quienes buscan asilo en este país.

Los tres líderes políticos se reunieron el domingo para tratar de resolver sus diferencias, pero los desacuerdos resultaron tan insuperables que optaron por concertar una nueva cita para el jueves próximo y con ello dar pie a que miembros de las tres formaciones continúen tirándose los trastos a la cabeza. Para el ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, las "zonas de tránsito" que proponen los conservadores no son más que "cárceles para masas en las fronteras alemanas", cuya creación atenta contra la legislación del país y la europea. La iniciativa conservadora causaría más problemas que los que podría resolver, añadió Maas, para quien lo realmente urgente, mediante los "centros de inmigración", es decidir con mayor celeridad "quién puede quedarse con nosotros y quién no".

Desde las filas de la CSU se exige de los socialdemócratas que abandonen su tozudez. La líder de la CSU en el Bundestag, el Parlamento federal, Gerda Hasselfeldt, exigió al SPD que abandone "sus jueguecitos tácticos de partido", ya que "declarar tabú las zonas de tránsito y proponer a la vez centros de inmigración en los locales de acogida para refugiados como una gran idea no hace justicia a la situación dramática que se está viviendo".

UN TRIUNFO PARA MUNICH

Pese a la división en el seno de la gran coalición, el líder bávaro Horst Seehofer dijo este domingo sentirse "satisfecho" con la evolución del debate. Después de advertir hace pocas semanas del peligro de un "grandioso fracaso" de Alemania y Europa en la crisis de los refugiados y de criticar permanentemente a Merkel por no frenar el flujo de peticionarios de asilo, Seehofer considera ya un triunfo para su partido haber conseguido que la CDU de la canciller suscriba un documento que unifica las posturas de las dos formaciones conservadoras en la cuestión de los refugiados con el objetivo de reducir su número. El pacto contempla también la creación de las polémicas zonas de tránsito y reuniones bisemanales de CDU y CSU para abordar la crisis.

Sin embargo, el líder bávaro ya no exige que Merkel se dirija a la opinión pública internacional para advertir de que la capacidad de acogida de Alemania es limitada, ni amenaza con acudir al Constitucional si el Gobierno de Berlín no frena el flujo de refugiados que entran en el país. Ahora busca recuperar la armonía con sus hermanos cristianodemócratas y concentrar sus críticas en sus incómodos socios socialdemócratas, a los que ahora se ve desde Baviera como culpables del desacuerdo en el seno de la gran coalición.

Estos últimos han endurecido también el tono de su mensaje hacia la capital de Baviera. El presidente del SPD, Sigmar Gabriel, afirmó ayer que las zonas de tránsito que proponen CDU y CSU "son un procedimiento absurdo en la práctica, presumiblemente ilegal y además innecesario". Gabriel comentó que el acuerdo entre la CDU y la CSU del que alardea Seehofer no hace sino reflejar el "fracaso" del dirigente cristianodemócrata, toda vez que ni habla de una cifra máxima de refugiados ni del cierre de fronteras planteado por los bávaros. El líder socialdemócrata dejo claro además que su partido no tiene intención de aprobar de ninguna manera la creación de las controvertidas zonas fronterizas "para que el señor Seehofer pueda llevarse un trofeo a Múnich".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual