Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CONFLICTO EN ORIENTE PRÓXIMO

Colonos y soldados, últimos objetivos de los lobos solitarios palestinos

  • La nueva 'jornada de la ira' dejó este martes nuevos muertos en la última escalada de violencia entre israelíes y palestinos

Un palestino se protege del gas lacrimógeno durante los enfrentamientos en la ciudad cisjordana de Tulkarem.

Colonos y soldados, últimos objetivos de los lobos solitarios palestinos

Un palestino se protege del gas lacrimógeno durante los enfrentamientos en la ciudad cisjordana de Tulkarem.

EFE
0
Actualizada 21/10/2015 a las 10:53
  • COLPISA. JERUSALÉN
El conflicto en Tierra Santa recibió al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, con una nueva "jornada de la ira" convocada por los palestinos en la que Gaza y Cisjordania volvieron a teñirse de sangre.

El reforzamiento de las medidas de seguridad por parte de Israel no logra frenar la oleada de protestas y ataques de lobos solitarios, que esta vez emplearon cuchillos, piedras y atropellos voluntarios para agredir a soldados y colonos.

El día comenzó con una nueva demolición por parte de Israel de la casa de la familia de Maher al Hashlamoun, miembro de Yihad Islámica que el año pasado mató a un colono cerca de Hebrón. Cada demolición genera protestas y esta vez acabaron con fuertes choques con el Ejército en Bet Dawwa en los que un joven palestino fue abatido después de intentar apuñalar a un soldado.

Otro lobo solitario también murió por disparos del Ejército en el cruce del bloque de colonias de Gush Etzion después de "atropellar de forma intencionada", según la Policía, a dos militares con su vehículo, del que luego se bajó para intentar acuchillarles.

El tercer incidente mortal en Cisjordania se produjo de nuevo a las puertas de Hebrón, cuando un colono del asentamiento de Kiriat Arba tuvo que parar su coche debido a las piedras que le había lanzado un grupo de palestinos. Cuando bajó del vehículo fue arrollado por un camión. El conductor se entregó de forma inmediata a la policía palestina a la que declaró que fue un accidente y que su intención no era atropellar al colono.

La inestabilidad se contagió una día más a Gaza donde cientos de jóvenes volvieron a marchar hacia la verja de separación con Israel. Un manifestante fue abatido por disparos del Ejército y otros cinco resultaron heridos de bala, lo que eleva a quince los muertos en la Franja desde el comienzo de la última escalada de violencia entre israelíes y palestinos.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual