Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
INMIGRACIÓN

Las minorías se sienten víctimas de las políticas antirrefugiados de Hungría

  • Musulmanes y gitanos advierten del aumento del rechazo social, tras la campaña puesta en marcha por el Gobierno conservador

​Hungría intercepta 7.852 refugiados, en su mayoría provenientes de Croacia

​Hungría intercepta 7.852 refugiados, en su mayoría provenientes de Croacia

Un grupo de refugiados abarrotan un tren en Hungría.

AFP
0
Actualizada 11/10/2015 a las 10:04
  • EFE. BUDAPEST
Los musulmanes y los gitanos de Hungría denuncian que la campaña antirrefugiados puesta en marcha por el Gobierno conservador, que criminaliza a los extranjeros y advierte de que su llegada acabará con las esencias del país, ha provocado un aumento del rechazo social hacia ellos.

"La campaña contra la inmigración y contra el islam ha tenido efecto. Recibimos decenas de cartas y mensajes llenos de odio", explicó a Efe Zoltán Bolek, presidente de la Comunidad Islámica de Hungría.

La gran mayoría de los más de 300.000 refugiados que han pasado por Hungría camino de Alemania en lo que va de año provienen de países en conflicto como Siria, Afganistán o Pakistán, donde la mayor parte de la población es musulmana.

El Gobierno del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, repartió hace meses por miles de hogares un cuestionario para conocer la opinión de los ciudadanos sobre la inmigración, titulado 'Consulta nacional sobre la inmigración y el terrorismo'.

"Hay quienes opinan que la inmigración, tratada de forma equivocada por Bruselas, está relacionada con la expansión del terrorismo. ¿Está de acuerdo con estas opiniones?", era una de las preguntas que planteaba ese sondeo.

El mismo Orbán insiste en que la inmigración desde países musulmanes pone en peligro la cultura húngara y europea y sus raíces cristianas.

"Muchas veces nos quieren mandar a 'casa' y también hay muchas amenazas", agregó Bolek, que destacó un aumento de las amenazas y agresiones a mujeres jóvenes con velo en las calles o en el transporte público.

"En algunos casos las empujaron y trataron de quitarles los velos", explicó el presidente de una comunidad que se calcula tiene unos 50.000 miembros, entre ellos 10.000 con nacionalidad húngara, en un país de 10 millones de habitantes.

Esa presión, según Bolek, ha remitido un poco desde que Orbán se pronunció contra la islamofobia en un discurso en la Asamblea General de la ONU.

El primer ministro dijo que "el responsable de la inmigración no es el islam" y agregó que "hay que hacer todo para que la islamofobia no se difunda".

Bolek criticó que el Gobierno no haya dialogado con la comunidad musulmana sobre el tema.

"Querríamos un diálogo serio con los miembros del Gobierno, pero hace más de medio año que esperamos en vano", dijo, al tiempo que manifestó su esperanza de que "las palabras del jefe de Gobierno lleguen hasta todos los miembros del Ejecutivo".

Según una reciente encuesta del Eurobarómetro de la UE, sólo el 57% de los húngaros aceptaría trabajar con un musulmán, una cifra que sólo superan Eslovaquia (27%) y la República Checa (37%).

Por su parte, el activista pro derechos de los gitanos Jenö Setét dijo a Efe que en los últimos tiempos el Gobierno ha vinculado la inmigración con esta etnia al asegurar que, debido a que su integración no fue exitosa, Hungría no puede aceptar ahora a refugiados.

En septiembre, Orbán llegó a decir que su país no pide a nadie que le ayude con el hecho de "tener que vivir" con centenares de miles de gitanos, y por eso rechaza que Europa le pida a Hungría que colabore en la recepción de refugiados.

"Esto no puede ser cuestionado por nadie. Nosotros tenemos que vivir con esto. Pero no pedimos a nadie, menos a Occidente, que conviva con una numerosa comunidad gitana", afirmó.

En sus críticas a la propuesta de cuotas de Bruselas para repartir a los refugiados entre los países comunitarios Orbán agregó que "Hungría no pide que les repartamos (los gitanos) en Europa".

"Ningún primer ministro húngaro ha hablado así sobre los gitanos", subrayó Setét, quien calificó las palabras de Orbán como "demagogas y populistas".

Se calcula que entre el 5 y 8 % de los 10 millones de ciudadanos húngaros son de etnia gitana.

Los romaníes son parte de la nación húngara, añadió el activista, quien afirmó que el primer ministro habló sobre el tema "como si los gitanos hubieran llegado ahora a Hungría, cuando hace más de 600 años que viven en el país".

Setét señaló que "ahora son los refugiados quienes están en el foco y se han convertido en el blanco" de los discursos xenófobos en el país.

Sea como sea, las políticas antiinmigrantes parecen cumplir con su objetivo de recuperar para el partido del Gobierno, el Fidesz, el voto que se había ido hacia el ultraderechista y xenófobo Jobbik.

Un 32% de los encuestados daría ahora su voto a la formación de Orbán, frente al 28% de hace un mes.

Simultáneamente, el apoyo al Jobbik ha caído del 16 al 13%.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual