Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES EN PORTUGAL

Cavaco Silva, ante el dilema de encargar un gobierno en minoría

  • Los fragmentados resultados que prevén los sondeos pueden abrir un panorama de inestabilidad

Cavaco Silva, ante el dilema de encargar un gobierno en minoría.

Cavaco Silva, ante el dilema de encargar un gobierno en minoría.

El actual primer ministro, el conservador Pedro Passos Coelho.

EFE
0
Actualizada 03/10/2015 a las 20:23
  • efe. lisboa
Un fragmentado resultado en los comicios de este domingo puede llevar al presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, a encargar gobierno a una formación sin mayoría absoluta en el Parlamento, lo que podría acarrear inestabilidad en el futuro.

"Es muy deseable que el próximo gobierno disponga de apoyo mayoritario y consistente en la Asamblea de la República", manifestó Cavaco Silva cuando, en julio pasado, convocó los comicios legislativos de este domingo.

Sin embargo, los deseos del Jefe de Estado -que en la noche del sábado volvió a dirigirse a la nación, previsiblemente para pedir a los portugueses que acudan a votar- están lejos de cumplirse, de acuerdo con los últimos sondeos, que pronostican una victoria de los partidos conservadores del actual Ejecutivo, aunque sin mayoría absoluta.

Portugal à Frente, la coalición centro-derechista que aglutina a los actuales partidos gubernamentales PSD y CDS-PP, sumaría en torno al 35% de los votos, por delante del principal partido opositor, el Socialista (PS), que se quedaría en torno al 30%.

Según los sondeos, esa ventaja de los conservadores no sería suficiente para contar con los 116 asientos que otorgan una mayoría absoluta en el Parlamento, el máximo órgano legislativo.

"Después de los sacrificios que hicieron, los portugueses tienen el derecho y también el deber de escoger un gobierno estable y duradero", ahondó en su discurso de julio Cavaco Silva, en alusión al plan de draconianos recortes sociales que acompañó el rescate financiero en Portugal, aplicado por el actual Ejecutivo.

En octubre de 2009, Cavaco Silva llamó al líder socialista José Sócrates para formar un Ejecutivo en minoría resultante de un apoyo del 36,5%, que le había dado en la Asamblea 97 de los 230 asientos.

Ese segundo mandato de Sócrates, hoy en prisión domiciliaria por sospechas de corrupción, duró apenas un año y medio.

Bastó el voto negativo del entonces opositor PSD en los Presupuestos de 2011 para hacer caer al PS de Sócrates y convocar elecciones anticipadas en junio de ese año, las mismas que le dieron el poder al actual primer ministro, Pedro Passos Coelho.

Entre medias, la dimisión de aquel gobierno socialista precipitó la petición del duro rescate financiado firmado por el propio Sócrates en mayo de 2011.

Ahora, Cavaco Silva parece tenerlo claro. "En cuanto al día 5 (un día después de las legislativas), estoy muy tranquilo, sé muy bien lo que haré y todos saben que soy totalmente indiferente a cualquier presión, vengan de donde vengan", adelantó esta misma semana.

El histórico dirigente del gobernante PSD, el mismo partido de Passos Coelho, podrá enfrentarse a un complejo dilema: pedir que forme Gobierno a una formación sin mayoría absoluta o intentar otras fórmulas de consenso, muy remotas debido a la postura enconada entre los diferentes partidos.

Por eso, los partidos se han afanado en pedir mayorías absolutas, comenzando por Passos Coelho y terminando por António Costa, líder de los socialistas venido de más a menos en esta campaña.

Desde que Portugal instauró la democracia en 1974, las mayorías absolutas de un único partido son excepcionales: solo las hubo con el propio Cavaco (1987 y 1991) y con el socialista Sócrates (2005).

El resto de Ejecutivos, compuestos por el PSD o el PS, lograron gobernar con apoyos puntuales en la Asamblea o con coaliciones estables con el democristiano CDS-PP, socio primordial del PSD, con el que formó Ejecutivo en la última legislatura (2011-2015).

Si el PS no resulta el partido más votado este domingo, lo más probable es que Cavaco Silva llame a los conservadores, aunque la mayoría del Parlamento sea del espectro de la izquierda.

Con calculadora en mano, es posible que las otras dos fuerzas de izquierda con presencia en el Parlamento, el Partido Comunista (PCP) y el marxista Bloque de Izquierda (BE, en sus siglas en portugués), propicien un Gobierno con la izquierda moderada del PS.

Sin embargo, el PCP y el BE, a los que las encuestas dan un 10 y un 5%, respectivamente, difícilmente pactarán con los socialistas de António Costa, al que ven como un acérrimo rival.

Desde que se instauró la democracia en Portugal hace 40 años, nunca ha habido gobiernos de coalición entre el PS y otros partidos más a la izquierda.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual