Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Banco Central Europeo

El empuje del BCE hace que toda la Eurozona vuelva a crecer

  • El PIB del segundo trimestre desveló una desapercibida y grata sorpresa que sienta las bases de la reactivación

Vista de la sede del Banco Central Europeo.

El empuje del BCE hace que toda la Eurozona vuelva a crecer

Vista de la sede del Banco Central Europeo.

EFE
1
28/09/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Todo puede y debería ir mucho mejor, cierto. Los porcentajes de crecimiento son claramente insuficientes, cierto. Sin el BCE, a saber dónde estarían ahora muchos países, cierto. Pero más allá de estas consideraciones y de lo mucho que en Bruselas gusta flagelarse invocando permanentemente al catastrofismo (algo muy español), lo cierto es que no todo está tan mal como se pinta, al menos en lo macroeconómico. Un dato: todos los países que componen la Eurozona cerraron el segundo trimestre de este año en verde, con crecimientos positivos. Todos. Y esto, echando la vista atrás, no sucedía desde… ¡El primer trimestre de 2006! En efecto, casi una década, lo que evidencia el histórico impacto de la Gran Recesión, que deja en su legado la Europa de los rescates.

Las turbulencias llegaron de Estados Unidos y primero cayó Grecia (en el segundo trimestre de 2006 ya retrocedía un 0,4%), luego Irlanda, Portugal, Chipre… También potencias como España, que se desplomó mientras la segunda y tercera economía del euro, Francia e Italia, han transitado durante muchos trimestres por el desierto de la recesión. Si no era por un país, era por otro, y casi siempre, por varios a la vez. Pero siempre había signos negativos. Y así en 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012… Hasta el segundo trimestre de 2015, cuando Eurostat tiñó de verde el bloque de la moneda única tras revisar al alza en septiembre la evolución de Finlandia, que pasó del -0,4% al 0,2%.

De este modo, el crecimiento medio intertrimestral de la Eurozona se situó en el 0,4% del PIB, volviendo a ser España uno de los alumnos más aventajados (1%) y Francia, el peor de la clase (0%). Eso sí, no hay margen para la complacencia ya que países tan importantes como Alemania se quedó en el 0,4%, Italia, en el 0,3% y Holanda, en el 0,1%. Nada que ver con la rescatada Irlanda, que registró un aumento del 1,9%. Grecia, pese a todo, lo hizo al 0,9%.

No hay que ahondar mucho en los porqués de esta nueva coyuntura para concluir que buena parte del mérito (por no decir todo) recae en ese nuevo BCE encarnado en Mario Draghi capaz de bajar los tipos al histórico 0,05%, establecer tasas negativas de facilidad de depósitos (0,20%) y comprar de forma masiva deuda pública ante la irritación alemana. Desde que en marzo se inició el llamado ‘Quantitative Easing’ (QE), el Eurobanco ha adquirido casi 292.000 millones de deuda soberana, según datos oficiales de la institución. Lo positivo es que aún queda QE para rato, como mínimo hasta septiembre de 2016 (quedan por adquirirse 0,8 billones en bonos soberanos). Lo negativo es que sin la respiración asistida del BCE, la Eurozona tendría demasiados problemas para salir de su depresión.

REVISIONES AL ALZA

Lo advirtió esta misma semana el propio Mario Draghi en el Parlamento Europeo: "Con la política monetaria no será suficiente. La crisis no pasará de estructural a cíclica hasta que los Estados no hagan las reformas que tienen que hacer". Reformas con un gran coste político (bien lo saben Zapatero o Rajoy) que países como Francia, sobre todo, e Italia, no están dispuestos a implantar alertando de que este tipo de políticas dan alas a los temidos populismos.

De momento, París acaba de anunciar que cumplirá el déficit y que además crecerá este año al 1% y el que viene al 1,5%. Matteo Renzi, por su parte, ha hecho lo propio y hace escasos días revisó al alza la previsión de este año pasando del 0,9% al 1,6%. Signos positivos que se suman al crecimiento superior al 3% que tendrá España y a la revisión al alza realizada por el Bundesbank para Alemania, pasando del 0,8% al 1,5% este año.

¿Pero es suficiente? "No", asegura un alto cargo comunitario consultado por este periódico. "Si nos conformamos con crecer al 1% ó al 1,5% es que tenemos un grave problema", alerta. Así se puso de manifiesto en el último Eurogrupo de Luxemburgo, donde los ministros de Finanzas hablaron y mucho en privado de esta dinámica. La solución pasa por una mayor integración de la Eurozona cerrando ya la unión bancaria y creando instituciones comunes del euro. Es el gran debate, esperemos que fructifique antes de que al BCE se le acabe la artillería.


  • Epíteto
    (28/09/15 20:04)
    #1

    Parece que el señor que escribe el artículo es familia de Draghi. Solo le ha faltado decir que es hasta guapo. Decir que una mayor integración va a mejorar las cosas no tiene calificativo. Símplemente le recomiendo que se siente a ver la evolución de las exportaciones de España desde la entrada en el Euro y compárelas con las de Alemania para saber a quien le está beneficiando el chiringuto europeo. También le recomiendo que se mire una gráfica de la evolución del número de pobre en  España desde la entrada en el Euro.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual