Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
reino unido

El Parlamento británico da luz verde a la ley del referéndum sobre la UE

37 conservadores euroescépticos votó con la oposición para eliminar una propuesta que facilitaba al Gobierno hacer campaña antes del referéndum

0
Actualizada 08/09/2015 a las 08:52
Etiquetas
  • EFE. Londres
La Cámara de los Comunes dio este lunes luz verde a la ley que permitirá convocar un referéndum sobre la pertenencia del Reino Unido a la Unión Europea (UE), una consulta que el primer ministro británico, David Cameron, se ha comprometido a celebrar antes del fin de 2017.

La normativa superó el trámite de la tercera lectura en la cámara baja de Westminster, con 316 votos a favor y 53 en contra, en una agitada sesión que se alargó más allá de la medianoche, y pasará ahora a la Cámara de los Lores antes de recibir el consentimiento real de Isabel II.

Un grupo de 37 conservadores euroescépticos se alineó con la oposición para eliminar una propuesta que iba a facilitar al Gobierno hacer campaña antes del referéndum y asestó al primer ministro Cameron su primer revés parlamentario desde que obtuvo la mayoría absoluta en mayo.

Los "tories" votaron unidos en contra de que los menores de 16 y 17 años puedan tomar parte en la consulta, una propuesta laborista, y contra la participación de los ciudadanos europeos residentes en el Reino Unido, como proponía el Partido Nacionalista Escocés (SNP).

El grupo de conservadores rebeldes, en cambio, se unió a los laboristas y los independentistas escoceses para lograr sumar 312 votos, frente a 285, y tumbar una modificación a la ley que iba a permitir al Gobierno defender públicamente una de las opciones en liza en los días previos al referéndum.

La legislación británica establece que el Ejecutivo no puede hacer anuncios relevantes ni utilizar recursos públicos para defender sus puntos de vista en la campaña previa a cualquier cita con las urnas, un periodo de excepción que en el Reino Unido se conoce como "purdah" y que Cameron aspiraba a derogar en el caso del referéndum sobre la UE.

El ala euroescéptica de los conservadores, que teme que el Ejecutivo defienda finalmente la permanencia del Reino Unido en la UE, no aceptó, sin embargo, eliminar esas limitaciones, ni tampoco una propuesta de última hora en la que el Gobierno introdujo una versión matizada de la norma.

El texto con el que Cameron pretendía contentar a los críticos de su formación mantenía algunas limitaciones pero dejaba la puerta abierta a que los representantes públicos manifestaran durante los 28 días previos a la votación su postura "en términos comedidos y moderados" y opinaran sobre asuntos de política comunitaria.

El grupo de "tories" euroescépticos, que el lunes por la mañana se reunió para acordar una estrategia común, no aceptó ninguna de las propuestas del líder de su partido a ese respecto y apoyó en cambio la enmienda que pusieron sobre la mesa los laboristas, que mantiene intacta la norma original e impide al Gobierno involucrarse en la campaña.

Para el conservador Bernard Jenkins, que encabezó la revuelta "tory", la modificación que defendía Cameron permitía burlar el espíritu de la ley y utilizar recursos públicos para promover la postura oficial del Ejecutivo.

Cameron no ha confirmado aún qué opción defenderá sobre la salida de la UE, pero ha sugerido que su deseo es que el Reino Unido continúe formando parte de la Unión siempre y cuando Bruselas acepte ceder parte de su poder de decisión en materias como inmigración y justicia.

Las encuestas sobre las preferencias de los británicos ante el referéndum han sido consistentes en los últimos meses a favor de la permanencia en el bloque comunitario, sin embargo este fin de semana se publicó el primer sondeo que otorgaba una ligera mayoría a los partidarios de abandonar la UE.

El estudio, elaborado por la firma Survation a partir de las respuestas de 1.004 personas a finales de la semana pasada, sugiere que el 51% de los británicos votaría en contra de permanecer en la Unión.

El Gobierno todavía no ha fijado una fecha para convocar la consulta y mantiene que el calendario depende el avance de las negociaciones con Bruselas, si bien se ha comprometido a que pondrá las urnas en la calle antes del comienzo de 2018.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual