Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
70 aniversario del fin de la II guerra mundial

​China se muestra como una gran potencia en un desfile militar

  • El desfile también ha querido cimentar a nivel interno la nueva imagen de un país poderoso en la escena mundial

​China se muestra como una gran potencia en un desfile militar

​China se muestra como una gran potencia en un desfile militar

Vehículos militares chinos, durante el desfile de este jueves.

AFP
0
Actualizada 03/09/2015 a las 16:35
  • efe. china
La China del presidente Xi Jinping se mostró este jueves al mundo como una gran potencia militar, en un gran desfile con motivo del 70 aniversario del final de la II Guerra Mundial que también quiso cimentar a nivel interno la nueva imagen de un país poderoso en la escena mundial.

Ante jefes de estado de una treintena de países (ninguno occidental) y al son de bandas y coros que interpretaron temas militares y patrióticos, unos 12.000 soldados, 500 vehículos y misiles y unas 200 aeronaves marcharon por la enorme avenida de la Paz Eterna (Chang An), en la simbólica plaza de Tiananmen.

Xi recordó en su discurso que los ocho años de guerra (1937-45) causaron a China 35 millones de muertos y heridos, pero terminaron en "la primera victoria completa" del país en tiempos modernos.

Y en tono decididamente nacionalista recordó que la derrota japonesa "puso fin a la humillación nacional de China" a manos de agresores externos durante un siglo, una cuestión que aún persiste en la mentalidad china.

Tras la intervención de Xi, desfilaron durante 50 minutos unidades de soldados a pie (incluyendo unos mil extranjeros), vehículos blindados, unidades de misiles, cohetes convencionales y nucleares, drones y aviones y helicópteros de todas las armas.

Una buena parte de los sistemas de armamento son de última generación y fueron mostrados en público por primera vez, como el misil antibuque DF-21D o el bombardero de alcance medio H-6K, que dotan a las fuerzas chinas de capacidades ofensivas que nunca antes habían tenido.

Las unidades marcharon por una plaza de Tiananmen coronada de banderas rojas, con las gradas de espectadores frente a la entrada de la Ciudad Prohibida, sobre la que estaban Xi y sus huéspedes, por encima del retrato de Mao Zedong que preside permanentemente la puerta.

El público -que accedió exclusivamente por invitación oficial y soportó horas al sol por cuestiones de seguridad- se hartó de hacer fotos y selfis con lo último de la tecnología bélica nacional y con la fotogénica puerta de la Ciudad Prohibida como fondo.

Y es que los grandes desfiles en jornadas señaladas han quedado ya relegados a los países comunistas o que lo fueron (como Rusia el pasado 9 de mayo por el mismo motivo), pero siguen mostrando una preocupación detallista por el simbolismo y la iconografía, que en Pekín concluyó con la suelta de miles de palomas y globos por la paz.

Entre los dirigentes extranjeros destacó el presidente ruso, Vladímir Putin, en un lugar preeminente y recibiendo las mayores ovaciones del público.

Putin fue el líder foráneo más importante en un evento ignorado por los dirigentes occidentales, por lo que los presidentes más destacados, además del ruso, fueron los de Suráfrica, Bielorrusia, Kazajistán, Egipto o Venezuela.

Varios de los líderes que asistieron encabezan regímenes autocráticos y, en el caso de Sudán, su presidente, Omar al Bashir, está reclamado por la Corte Penal Internacional (CPI) por genocidio.

El desfile tuvo lugar únicamente para unos pocos miles de invitados y para los televidentes de China y el resto del mundo, ya que los habitantes de Pekín fueron instruidos para no presenciar en la calle el paso de unidades ni mirar desde sus ventanas.

Las medidas de seguridad fueron realmente draconianas, con las calles de Pekín prácticamente vacías, para un evento en el que las autoridades no repararon en gastos, declarando dos días festivos (hoy y mañana) y cerrando miles de fábricas y obras de la región para reducir la contaminación y lograr un cielo azul radiante.

El evento fue, sobre todo, una demostración de fuerza del Gobierno chino y en concreto del presidente Xi, quien, además de enseñar al mundo lo último en tecnología bélica propia, quiso, principalmente, mostrar a nivel interno la fortaleza de su poder político y militar.

Este desfile, el primero en China desde 2009, fue especial también porque hasta ahora ningún presidente había organizado uno tan pronto en su mandato (Xi asumió el cargo en marzo de 2013).

Un objetivo no previsto inicialmente ha sido devolver el orgullo a la población tras las explosiones del puerto de Tianjin, que volvieron a revelar la poca seguridad del rápido desarrollo industrial y la corrupción del país, pero también tras las graves crisis de los mercados financieros, que cuestionaron la solidez de la economía china y la madurez de sus bolsas.

Este desfile ha sido además el primero con la asistencia de un presidente chino y sus dos antecesores, ya que estuvieron Hu Jintao y Jiang Zemin, cuya imagen en las pantallas fue recibida con muestras de alegría por el público y quien a sus 89 años sigue desmintiendo rumores sobre su fallecimiento.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual