Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
crecimiento económico

El elefante indio coge carrerilla

  • ​Narendra Modi, el primer ministro que en mayo del año pasado tomó las riendas de la India, ha conseguido relanzar la economía del país

Narendra Modi, primer ministro indio, en un acto público.

El elefante indio coge carrerilla

Narendra Modi, primer ministro indio, en un acto público.

EFE
0
Actualizada 16/08/2015 a las 08:14
  • Colpisa. Delhi
Narendra Modi, el primer ministro que en mayo del año pasado tomó las riendas de la India, puede estar satisfecho. Prometió acelerar el crecimiento económico, que no respondía a las grandes expectativas que se tenían de un milagro que no terminaba de materializarse, y lo ha conseguido.

De hecho, la expansión del segundo país más poblado del mundo aumentó 5 décimas durante el año fiscal que concluyó el 31 de marzo y, con un robusto 7,4%, logró superar incluso la tasa de China. Claro que la economía de su tradicional archienemiga comunista comienza a ralentizarse cuando el país ha alcanzado ya un grado de bienestar muy superior al del gigante hindú.

Y ese es, precisamente, el gran reto al que se enfrenta Modi, ya que la India es todavía el país que concentra el mayor grupo de población que vive por debajo del umbral de la pobreza: un tercio de los desheredados del planeta es indio.

El nuevo primer ministro confía en que una reactivación económica que prenda primero en las grandes ciudades terminará beneficiando también a los 900 millones de habitantes de las zonas rurales. A la espera de que se confirme esa suposición al final de su mandato, de momento las estadísticas macroeconómicas están bajo control.

La inflación ha caído casi a la mitad -del 8,3% al 4,8%-, la rupia ha moderado su preocupante devaluación frente al dólar -un 4,2%-, el déficit ha reducido en cuatro décimas su peso sobre el PIB, la producción industrial ha dejado atrás su contracción para expandirse un 2,8%, la inversión extranjera ha aumentado en 8.000 millones de dólares gracias a la progresiva liberalización de sectores antes vetados, la bolsa tiene un buen comportamiento y el consumo finalmente se ha reactivado.

En definitiva, todas estas variables hacen pensar que el país va por buen camino, y ya hay analistas como Elvis Picardo, de Global Securities Corporation, que lo consideran "la estrella más brillante de los BRICS". Por su parte, la agencia de calificación Fitch prevé que el crecimiento indio continúe acelerándose y que la diferencia con el de China siga creciendo al menos hasta 2017. Para el año que viene el Banco Asiático de Desarrollo ya espera que la tasa se dispare hasta el 8,2%, cuatro décimas más que su previsión para 2015, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) también se muestra optimista y aplaude las reformas de Modi.

Así, la India podría tomar el testigo del Gran Dragón y convertirse en el motor de la expansión económica de todo el continente asiático.

Sin duda, ese sería un gran triunfo para el ambicioso plan 'Make in India' (Hazlo en India) que contempla una batería de incentivos con la que Modi quiere atraer a empresas de todo el mundo que ayudarán a poner en marcha de una vez por todas la imprescindible modernización del país.

LA MEJOR MANO DE OBRA

A favor de su auge, el FMI recalca que India tendrá en los próximos quince años la mano de obra más nutrida y más joven del mundo. La elevada tasa de natalidad juega a su favor en un entorno en el que, sobre todo en China, esa variable está en declive. Claro que también puede convertirse en un problema, porque el país tendrá que crear unos 100 millones de puestos de trabajo para los jóvenes que en la próxima década saltarán al mercado laboral.

A ese respecto, resulta positivo el hecho de que el país vaya ganando aceptación como fabricante de manufacturas de bajo valor añadido -sobre todo textil y calzado-, algo que hace pensar en el comienzo de un proceso de industrialización similar al que China lideró hace dos décadas. No obstante, la entidad financiera global también advierte de que entre los obstáculos a los que se enfrenta elpaís están las graves carencias del sector energético, la necesaria reforma del sector agrícola y la vital mejora de los niveles de formación para evitar escasez de mano de obra cualificada.

Pero, sobre todo, la India debe invertir en la mejora de sus vetustas infraestructuras, algo en lo que ya se ha puesto manos a la obra. Un hecho que se hace evidente para el viajero nada más aterrizar en el país. Porque grandes proyectos han logrado que los principales aeropuertos del país dejen de ser el hazmerreír del mundo. Y lo mismo sucede con algunas de las autopistas que unen los principales centros económicos.

La red ferroviaria, aunque todavía resulta muy anticuada, también está en proceso de transformación. De hecho, el Gobierno recibirá este mes el informe que ha preparado el equipo de expertos japoneses destinados a delinear la primera línea de alta velocidad del país, que enlazará la capital económica, Mumbai, con la ciudad de Ahmedabad. Como muy pronto estará lista en 2023, pero su planificación es ya un importante primer paso para una de las redes ferroviarias más extensas -y más lentas- del planeta. Así que, de momento, el elefante 'progresa adecuadamente'.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual