Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Estado Islámico

Las antigüedades sirias lanzan un 'SOS'

  • La ciudad de Palmira es la última joya artística que está en peligro por los ataques yihadistas

0
Actualizada 21/05/2015 a las 09:56
Etiquetas
  • EFE. BEIRUT
La guerra, los saqueos y los ataques del grupo terrorista Estado Islámico (EI) han llevado a una situación catastrófica a las antigüedades en Siria, como afirman sus responsables, ahora preocupados por el futuro del sitio arqueológico de Palmira ante el ataque de los yihadistas.

"Es un desastre", sentencia en una entrevista el director general de las Antigüedades y Museos del país, Maamún Abdelkarim, cuando echa la vista atrás a estos más de cuatro años de contienda, en los que unos 750 lugares y monumentos han sido dañados a lo largo y ancho del territorio.

Son muchas sus inquietudes, pero actualmente si hay algo que quita el sueño a Abdelkarim es el devenir de las ruinas de Palmira, incluidas en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, a la luz del historial de los yihadistas de destrucción de lugares arqueológicos en Siria e Irak.

Previa a la irrupción del EI, la ciudad monumental ha sufrido saqueos desde el inicio de la guerra: "Antes del ataque actual, hubo, sobre todo, robos de tumbas, especialmente de estatuas. Recuperamos recientemente 120 piezas antes de que fueran sacadas ilegalmente de Siria", detalla Abdelkarim.

Junto a Palmira, los otros cinco lugares sirios en la lista de la Unesco son los cascos viejos de Damasco, Alepo y Busra; el Crac de los Caballeros y las aldeas antiguas del norte. De todos ellos, el peor parado es Alepo, escenario de combates desde julio de 2012.

En esta urbe, unos 100 edificios tradicionales han sido destruidos y 1.000 tiendas del zoco han resultado calcinadas.
"Alepo es el más afectado en toda Siria -lamenta Abdelkarim-. Si los combates continúan allí uno o dos años más, el destrozo será total".

Desde Homs hasta Deraa, pasando por Idleb o Al Raqa, el director de las Antigüedades sirias se queja de que pocos puntos han quedado libres de destrucción.

Para velar por el patrimonio, las autoridades sirias cooperan con la Unesco, organizaciones internacionales y otros Gobiernos; y lo que es más importante siguen pagando los salarios a 2.500 trabajadores del sector, incluso en las áreas fuera de su control.

Y allí donde no llegan los funcionarios intenta actuar el Grupo de Trabajo del Patrimonio Sirio (GTPS), dirigido por el profesor Amer al Azm, de la Universidad de Estado de Shawnee en Ohio (EE UU).

Hasta principios de este año, esta organización colaboraba con el Ejecutivo interino de la oposición siria, pero por falta de fondos de este ya no lo hacen, aunque Al Azm destaca que no recibían ni reciben ningún salario.

El grupo dispone de una red de entre 50 y 70 arqueólogos, expertos y activistas dentro del país.

"Nuestra labor se divide en dos áreas principales: la primera es supervisar, tenemos equipos en diferentes zonas, la mayoría fuera del control del régimen, que vigilan cualquier violación o saqueo", explica el experto sirio por internet.

También tienen a personas en los dominios del EI, "que operan con mucho riesgo y en máximo secreto", subraya.

La otra línea de trabajo son "las intervenciones a pequeña escala", como la llevada a cabo en el Museo de Mosaicos de Marra, al sur de Alepo, con una de las colecciones más importantes de los siglos III y VI d. C. de la época romana y bizantina.

Allí, los voluntarios reforzaron la teselas de los mosaicos con pegamento y las cubrieron, además de protegerlas con sacos de arena, de posibles ataques.

Este tipo de acciones son imposibles de desarrollar en las regiones en poder del EI, donde el GTPS se limita a documentar los daños.

Según datos oficiales sirios, tan solo en Al Raqa y Deir al Zur, bastiones del EI, habría casi un centenar de edificios y lugares arqueológicos destruidos, como mezquitas, mausoleos, iglesias y antiguos bazares.

Pero los yihadistas no se limitan a devastar con fines propagandísticos, sino que también sacan partido de la venta ilegal de antigüedades.

Al Azm recuerda que a principios del pasado verano los radicales exigían un impuesto para todo aquel que quisiera excavar y extraer artefactos arqueológicos, pero ahora lo hacen ellos mismos.

"Crearon una oficina especial para administrarlo (el saqueo), y tiene su propia red de traficantes", indica Al Azm.
Ahora, el punto de mira del EI es Palmira, porque "al tratarse de un sitio Patrimonio de la Humanidad lo que se saque de ella es fácil de vender y además las cosas están en la superficie, no es necesario excavar", advierte el historiador.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual