Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
INTERNACIONAL

La primera visita del presidente egipcio tendrá un carácter económico

  • Abdelfatah al Sisi realiza su primer viaje a España desde que asumiera la jefatura del Estado en 2014

0
Actualizada 29/04/2015 a las 10:15
  • EFE. EL CAIRO
El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, comenzará este jueves su primera visita oficial a España, desde que asumió la jefatura del Estado en 2014, que estará marcada por un pronunciado acento económico.

En un maratoniano viaje, el mandatario egipcio, además de reunirse con el rey, Felipe VI, con quien cenará esta noche, y con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con quien se entrevistará el jueves, tiene previsto presenciar la firma de varios acuerdos bilaterales y dialogar con una importante delegación de empresarios.

Fuentes diplomáticas y cercanas a la visita también han adelantado que, durante su estancia en la península Ibérica, se podría anunciar la constitución de la parte española de la Cámara de Negocios hispano-egipcia, cuya contraparte egipcia fue creada por decreto ministerial a finales de marzo.

"El objetivo de la Cámara de Negocios es reforzar las relaciones comerciales y las inversiones bilaterales, que tienen un gran potencial, pero no están al nivel que deberían", dijo el presidente de la parte egipcia de esta nueva institución, Magued al Manshawi.

Las exportaciones españolas a Egipto apenas superan los 1.000 millones de dólares (1.075 en 2012 y 1.060 en 2013) y las importaciones se sitúan en torno a los 900 millones de dólares.
Unas cifras muy reducidas comparadas con las de otros países del norte de África, como Marruecos y Argelia, cuyos intercambios comerciales con España superan los 10.000 millones de dólares.

En cuanto a los países de Oriente Medio, son Arabia Saudí, con un volumen comercial con España en torno a los 8.200 millones de dólares, y Emiratos, con poco más de 2.000 millones de dólares, quienes encabezan la lista.

Al Manshawi reconoce que la inestabilidad que ha predominado en Egipto desde las revueltas de 2011, que provocaron la caída del dictador Hosni Mubarak, unida a la crisis económica española han afectado negativamente a las relaciones económicas.

Al Sisi encabezó el 3 de julio de 2013 un golpe de Estado, tras el que detuvo al entonces presidente Mohamed Mursi, miembro del grupo ultraconservador de los Hermanos Musulmanes, y que ha sido recientemente condenado a 20 años de cárcel por incitar a la violencia.

La asonada militar, aplaudida por las monarquías árabes, contó con la susceptibilidad de la Unión Europea y EE UU y el rechazo total de la Unión Africana, que llegó a expulsar a Egipto de su seno.

No obstante, tras la victoria de Al Sisi en los comicios presidenciales de mayo de 2014, la comunidad internacional volvió a abrazar al antiguo ministro de Defensa, que ha desarrollado una política centrada en la represión de los Hermanos Musulmanes, de estabilización del país y de fomento de la recuperación económica.

Numerosas ONG nacionales e internacionales han acusado a las nuevas autoridades de perseguir a la oposición -tanto islamista como laica-, de cercenar la libertad de expresión y de prensa y de poner coto al derecho de manifestación.
Pero para Al Manshawi, Egipto se ha abierto a una nueva fase de estabilidad.

"En Egipto hay una clara decisión por mejorar el PIB, el déficit fiscal, reducir la inflación y atraer las inversiones extranjeras", subrayó el representante egipcio de la Cámara de Negocios hispano egipcia.

Asimismo, insistió en que la "recuperación de la economía española" y el renovado ímpetu de internacionalización de muchas de sus empresas, sumado al "gran deseo" del Gobierno egipcio y del presidente de mejorar la situación, marcarán un punto de inflexión en las relaciones.

Según el empresario, Egipto, con casi 90 millones de habitantes, constituye un mercado muy atractivo para las empresas españolas, especialmente en el sector de la construcción e infraestructuras "con decenas de grandes megaproyectos", así como en el de la energía y las energías renovables.

El apoyo político de España al régimen egipcio y el interés por desarrollar las relaciones económicas bilaterales fueron expresados sin ambages el pasado marzo por el ministro de Industria José Manuel Soria, durante una conferencia internacional celebrada en la ciudad de Sharm el Sheij.

Soria alabó las nuevas medidas introducidas por el presidente Al Sisi para fomentar la inversión y destacó que España está en Egipto para quedarse.

En el país de la desembocadura del Nilo hay establecidas una veintena de empresas españolas, algunas de las cuales mantienen abiertos contenciosos con las autoridades, como es el caso de Unión Fenosa y de la cementera Arabian Cement (de la que Cementos la Unión posee el capital mayoritario), que sufren problemas de abastecimiento de gas.

Se espera que la visita y la concreción de la nueva Cámara de Negocios común, que prevé reuniones semestrales -la primera en España en septiembre u octubre, según Al Mishawi-, ayude a resolver estas y otras cuestiones y a relanzar el comercio y las inversiones.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual