Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ACCIDENTE AÉREO EN FRANCIA

Alertan de que los requisitos para ser piloto se ha reducido

  • Expertos en aviación denuncian que para guiar un avión "no hace falta ni el Bachillerato"

0
28/03/2015 a las 06:00
  • COLPISA. BILBAO
Tras la masacre provocada por Andreas Lubitz, todos los focos se sitúan ahora sobre los controles y requisitos que se exigen a los pilotos aéreos, una profesión de cuya pericia y profesionalidad depende en cada vuelo la integridad física de decenas de vidas humanas. Pero mientras las medidas de seguridad aérea se han visto incrementadas de forma espectacular en los últimos años, sobre todo tras los atentados del 11-S, las condiciones mínimas que se exigen a los comandantes y copilotos, tanto relativas a su formación como a su estado de salud física y mental, han "disminuido claramente", según opinan varios expertos en materia de aviación, entre ellos profesionales del sindicato SEPLA y del propio Colegio de Pilotos.

"Para ser piloto hoy en día no hace falta tener ni el Bachillerato, solo comprender lo básico. Esto ha abierto puertas a personas sin el grado de madurez que te da tener estudios universitarios y tiene efectos materiales en el desarrollo del comportamiento del individuo, que tiene una formación académica baja", sostiene el vicedecano del Colegio de Pilotos de España, Gustavo Barba. A su juicio, "la formación de los tripulantes al mando del avión ha tendido a recortarse y simplificarse en las normativas europeas". Para ser piloto comercial, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) exige tener como mínimo 18 años, ser titular de un certificado médico de clase 1, disponer de una licencia de piloto privado y completar los cursos y examenes pertinentes, así como tener un alto nivel de inglés.

Barba considera que la causa de esta menor exigencia se debe a que "la evolución del mercado ha arrastrado a los reguladores". "La demanda es muy intensa y ha provocado que los pilotos que antes se formaban durante mucho tiempo ahora lo hagan durante 195 horas". El vicedecano cree que para que un profesional pueda ponerse a los mandos de un avión "debe tener al menos 1.500 horas de vuelo". Andreas Lubitz, que tenía 27 años, acumulaba 600 en su expediente aeronáutico. "Es muy poco", considera Barba.

RECONOCIMIENTOS MÉDICOS

Por otro lado, el precario estado de salud mental del piloto suicida ha abierto el debate sobre los controles y exámenes médicos, tanto físicos como psicológicos, que debe pasar un profesional antes de ponerse a los mandos de una aeronave. A juicio de Barba, si uno de ellos ha sufrido un proceso depresivo, el centro médico "debería comunicarlo a la autoridad de aviación". Sin embargo, como recuerda un piloto en ejercicio, el derecho a la privacidad del paciente también ampara al colectivo de profesionales aeronáuticos. "Supongo que a raíz de lo sucedido se cambiarán las cosas, pero en este momento si yo sufro una depresión mi empresa no tiene porque enterarse porque en los partes de baja no aparece la dolencia", detalla.

Uno de los requisitos obligatorios para acceder a una licencia de vuelo es un reconocimiento médico, que incluye un "exploración completa del candidato con exámenes psicotécnicos y entrevistas con el psicólogo", explica Ariel Shocron, jefe del departamento técnico de Seguridad de Vuelo del sindicato de pilotos SEPLA. No obstante, Shocron ha denunciado que la prueba psicológica "ya no se incluye en los reconocimientos médicos anuales debido a que la normativa cambió hace unos años y dejó de ser un requisito para renovar la licencia médica".

A su juicio, "esto es una prueba más de que la regulación se va haciendo cada vez más laxa. Se empezó reduciendo el tiempo de vuelo necesario para ejercer, y ahora se están simplificando hasta los reconocimientos médicos", opina Shocrón.

Un piloto, que prefiere mantenerse en el anonimato, ratifica esta aseveración. Según detalla, lo más parecido a una prueba psicológica que se incluye entre los "numerosos formularios" que deben rellenar a la hora de renovar una licencia -trámite anual que se realiza en centros médicos homologados- es una serie de preguntas relativas a su estado de salud mental. '¿Ha pensado últimamente en suicidarse?', ¿Sufre cambios repentinos de humor?', son algunas de las cuestiones que se plantean, dando por presupuesta la sinceridad de quien las contesta. "Se supone que en función de sus respuestas se le deriva o no a un psicólogo", apunta.

Por otro lado, la obligación de recortar costes y, en muchos casos, la necesidad de expansión de la plantilla en un corto plazo de tiempo está provocando que muchas compañías dejen de contar en sus procesos de selección de personal con la figura del psicólogo, profesional que hasta hace unos años siempre tenía la última palabra a la hora de ampliar las plantillas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual