Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ACCIDENTE AÉREO EN FRANCIA

El copiloto estaba de baja y lo había ocultado, según la fiscalía

  • Andreas Lubitz había roto el certificado médico, así como otros documentos que demuestran que estaba en tratamiento
  • En los registros realizados en su domicilio no se ha encontrado una carta de despedida

Exhaustivo registro de las viviendas del copiloto

Decenas de policías y periodistas se apostan junto al domicilio familiar de Andreas Lubitz, el copiloto del Airbus 320 de Germanwings, que presuntamente estrelló el aparato voluntariamente en los Alpes franceses. Ordenados por la Fiscalía de Düsseldorf, en colaboración con las autoridades francesas, los registros en la vivienda familiar y en su casa de soltero, no persiguen otro objetivo que el de buscar respuestas a la pregunta que está en boca de todos: por qué lo hizo.

ATLAS
0
Actualizada 27/03/2015 a las 23:26
  • efe. berlín
La fiscalía de Düsseldorf (oeste de Alemania) informó este viernes de que el copiloto que presuntamente estrelló de forma deliberada el avión de Germanwings el martes había recibido una baja médica por enfermedad, vigente para el día de la catástrofe, que había roto y ocultado a la empresa.

Fuentes de la fiscalía negaron, en cambio, que en los registros realizados en su domicilio se hubiera encontrado una carta de despedida "ni indicios que apunten a un trasfondo político o religioso" para su proceder.

Sí se encontraron, según un comunicado emitido este viernes por ese departamento, documentos que demuestran que estaba en tratamiento médico.

El hecho de que entre los documentos encontrados hubiera "bajas médicas rotas, actuales e incluso vigentes para el día de los hechos" indica que el afectado "ocultó a su empleador y a su entorno profesional" su enfermedad.

La fiscalía alemana salió asimismo al paso en ese comunicado de las informaciones, difundidas en medios británicos, según las cuales en los registros realizados este jueves en la casa de sus padres, en la localidad de Montabaur, o en su apartamento de Düsseldorf, se hubiera encontrado una carta de despedida.

Hasta ahora, se sabía que el copiloto de Germanwings, Andreas Lubitz, había interrumpido durante unos meses, en 2009, su formación y se había especulado sobre una posible depresión.

El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, informó de la interrupción de ese periodo de formación, pero rehuyó concretar a qué se debió, ateniéndose a que está bajo la prerrogativa de la confidencialidad médica.

El copiloto causante de la tragedia en el vuelo 4U 9525, procedente de Barcelona y con destino Düsseldorf con 150 personas a bordo, empezó su aprendizaje a los 14 años en un club de aviación local e ingresó en la escuela de Bremen de Lufthansa en 2007.

En 2009 se produjo la interrupción por unos meses esa formación, que reanudó con posterioridad hasta ingresar en Germanwings, filial de bajo coste de Lufthansa, en 2013.

Spohr insistió ayer en que, tanto al ingresar en la escuela como al reanudar y completar su instrucción, pasó los más rigurosos exámenes, tanto físicos como mentales.

Lubitz vivía entre su domicilio familiar de Montabaur, en el "Land" de Renania Palatinado, y su vivienda privada en Düsseldorf, en el vecino de Renania del Norte-Westfalia.

Ambos domicilios, el familiar y el propio, fueron objeto de largos registros policiales, en que se incautó abundante material, inclusive una torre de ordenador y objetos privados, aunque hasta ahora no hay información oficial al respecto.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual