Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tragedia

Catástrofe aérea en los Alpes franceses sin supervivientes

  • Un Airbus de una compañía alemana se estrelló este martes tras despegar de Barcelona con 150 personas, 45 de ellas con apellido español

Imágenes del lugar donde se estrelló el Airbus A-320

El avión de Germanwings, con 144 pasajeros y 6 tripulantes, quedó completamente destrozado al impactar contra un macizo de los Alpes franceses.

Catástrofe aérea sin supervivientes en los Alpes

Catástrofe aérea sin supervivientes en los Alpes

Los restos del avión de Airwings siniestrado en Los Alpes.

AFP
0
Actualizada 25/03/2015 a las 08:24
  • cOLPISA. París
Un avión Airbus A320, operado por una filial de bajo coste de la compañía alemana Lufthansa, se estrelló a mediodía de este martes en los Alpes franceses con 150 personas a bordo por causas que se desconocen sin que se espere encontrar supervivientes.

Fabricado hace 25 años, el aparato, que cubría la línea regular Barcelona-Dusseldorf para la firma germana Germanwings, transportaba a 144 pasajeros, entre ellos 45 con apellidos españoles según anunció el Gobierno, que ha decretado tres días de luto nacional. También viajaban 65 ciudadanos alemanes, incluidos 16 estudiantes y dos profesoras que habían participado en un programa de intercambio con familias del Instituto Giola, en Llinars del Vallés (Barcelona).

Mientras algunos especialistas se inclinan por la teoría de una despresurización brutal, Lufthansa consideró que se trataba de un accidente y el primer ministro francés, Manuel Valls, no descartó ninguna hipótesis, aunque la pista del atentado no es la prioritaria en la investigación. El hallazgo de una de las dos cajas negras entre los restos pulverizados del aparato desintegrado contribuirá a arrojar luz sobre la peor catástrofe aérea producida en Francia desde hace más de 30 años.

El jefe del Estado francés, François Hollande, se desplaza este miércoles al lugar de la tragedia en compañía del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la canciller alemana Angela Merkel. Los vuelos de los helicópteros de socorro a la zona, de muy difícil acceso por tierra, fueron suspendidos al caer la noche y se reanudan este miércoles al amanecer.

El Airbus había despegado a las 10.01 horas del aeropuerto de El Prat, con un retraso de 26 minutos respecto a la hora de salida inicialmente prevista, y debía aterrizar a las 11.55 en Dusseldorf. Tras alcanzar la altitud de 38.000 pies (11.500 metros), a la que volaba hacia las diez y media, comenzó a descender por causas desconocidas cuando se desplazaba a una velocidad de 650 kilómetros por hora.

La aeronave pasó de 30.000 (9.000 metros) a 6.900 pies (1.800 metros) en cosa de ocho minutos. Los especialistas se interrogan por las razones de un descenso a 3.375 pies por minuto cuando los protocolos de urgencia reglamentan que en caso de urgencia debe hacerse más rápido, a 5.000 pies por minuto.

El contacto con los controladores aéreos se perdió a las 10.53 horas cuando se encontraba a una altitud de 6.000 pies. En contra de lo que se apuntó en un primer momento, la tripulación no emitió ninguna llamada de socorro sino que fue la Dirección General de la Aviación Civil la que decidió dar la voz de alarma al desaparecer de las pantallas de radar. El ingeniero de guardia constató que el aparato no seguía su ruta, perdía altitud y tenía interrumpida la comunicación por radio.

Las condiciones meteorológicas eran "especialmente apacibles" en el momento del siniestro, según la agencia estatal Météo France. No se habían registrado precipitaciones en toda la mañana cuando el cielo permaneció despejado con viento flojo y sin presencia de "nubes peligrosas".

Las únicas zonas afectadas por lluvias y tormentas eran el golfo de León y el Mediterráneo, que el avión ya había sobrevolado. "Las condiciones eran clementes y ninguna nube coronaba las cumbres", precisó un meteorólogo de la estación de Briançon.

El lugar del siniestro se encuentra a 1.500 metros de altitud en las faldas del macizo de Estrop, en el valle de La Blanche, lejos de toda población y a siete kilómetros de la carretera más cercana. Es una región escarpada, de orografía accidentada, precipicios, paredes verticales, cañones angostos y complicado acceso en las primeras estribaciones de los Alpes con cumbres que alcanzan los 3.000 de altitud. Había nieve a partir de 2.000 metros por la cara sur y desde 1.700 metros en el lado norte del macizo montañoso. "Se trata de un terreno muy alpino, muy empinado y en el que se producen frecuentes avalanchas de nieve, incluso estos días", describió Bruno Lambert, guía de montaña.

"ES MUY IMPRESIONANTE"

Miembros del pelotón de Gendarmería de alta montaña constataron restos esparcidos en una superficie aproximada de una hectárea mediante sobrevuelos en helicóptero. El teniente coronel Jean-Paul Bloin explicó que había "media docena de pedazos grandes y el resto muy troceado". "Podría llevar varios días evacuar los cuerpos de la zona", valoró. Las imágenes aéreas captadas desde helicóptero mostraron un reguero de infinidad de manchas blanquecinas diseminadas en una ladera sin nieve y apenas arbolada de pronunciada pendiente con un foco todavía humeante entre formaciones geológicas típicas de la región alpina.

El fiscal de Marsella Brice Robin, encargado del caso, relató que "el avión ha explotado literalmente". "Los cuerpos están muy destrozados y hay fragmentos de fuselaje explosionados, es muy impresionante", dijo de lo que había visto desde un helicóptero. "Sobrevuelo con el ministro del Interior la zona del siniestro, un horror. El avión está totalmente destruido. Tristeza. Imágenes espantosas en este paisaje de montaña. No hay nada más que restos y cuerpos", escribió el diputado Christophe Castaner en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el presidente de la provincia de Alpes-Alta Provenza, Gilbert Sauvan, precisó que el aparato se encontraba "completamente desintegrado" y que "los restos más grandes son del tamaño de un coche". "Desgraciadamente no hay nada que hacer, los restos son ínfimos, el avión ha desaparecido totalmente", testimonió el guía alpino Jean-Louis Bietrix, que acompañó a los socorristas hasta el lugar del siniestro.

Michel Suhubiette, guía de alta montaña, declaró haber "oído un avión pasar a muy baja altitud pero sin verlo". "Es algo extraño porque no hay ninguna línea que pase a esa altitud, además la capa de nubes no era nada extraordinaria". Florent Plazi, director de una escuela de esquí, también oyó el ruido de un avión en vuelo muy bajo "pero no hice mucho caso". "Más tarde los monitores que estaban en la otra vertiente me confiaron haber escuchado una explosión", declaró.

El cuartel general de las operaciones de socorro fue instalado al pie de la aldea de Seyne-les-Alpes desde donde despegaban una decena de helicópteros de la Gendarmería, del Ejército del Aire y de Protección Civil. En ese campo base se desplegaron 300 gendarmes y otros 300 bomberos, además de una compañía de la Policía. Una capilla ardiente iba a ser abierta en la localidad de Vernet, a un par de kilómetros a vista de pájaro del escenario de la tragedia.

El avión, un Airbus A320, databa de 1990 y era uno de los aparatos más viejos de esa gama todavía en servicio ya que el primero comenzó a operar en marzo de 1988. Fue entregado en 1991 por el fabricante a Lufthansa, que en enero de 2014 lo destinó a su filial de bajo coste. El último "control de rutina" tuvo lugar este lunes en Dusseldorf, mientras que el "control total" más reciente se produjo en 2013, según fuentes oficiales de Germanwings.

El aparato acumulaba aproximadamente 58.300 horas de vuelo en unas 46.700 operaciones, informó Airbus. El comandante, empleado desde hacía diez años por Lufthansa y Germanwings, totalizaba 6.000 horas de vuelo.

El principal sindicato de los controladores aéreos franceses, SNCTA, suspendió la huelga que había convocado del 25 al 27 de marzo como medida de presión para solicitar la apertura de negociaciones sociales ante "la falta de recursos humanos y técnicos".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual