Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Unión Europea (UE)

Rodeos de ingeniería fiscal hacen perder un billón de euros al año

  • Juncker quiere controlar los trajes a medida que 25 estados, entre ellos España, confeccionan a algunas multinacionales

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker

AFP
1
Actualizada 23/11/2014 a las 12:12
  • Colpisa. Bruselas
"Queda mucho por hacer sobre legislación en materia de impuestos. No puedo entender cómo la UE puede permanecer casi de brazos cruzados mientras tiene paraísos fiscales en su seno que son injustos y distorsionan el funcionamiento del mercado". El ataque a la línea de flotación del entramado institucional comunitario lo firma Joaquín Almunia, hasta el pasado 31 de octubre máximo responsable, precisamente, de Competencia, la cartera encargada de combatir los muchos agujeros fiscales existentes en una UE, asemejada a un queso gruyère. Una realidad global con muchos nombres propios (elusión, optimización, planificación...) capaces de resumirse en una sola cifra: un billón de euros. Sí, con b. Una cantidad que supone todo el dinero que las arcas comunitarias dejan de ingresar cada año por unas prácticas siempre al filo de la legalidad y que difuminan hasta el extremo los límites entre la llamada elusión (legal) y la evasión (ilegal).

Ocurrió el 23 de septiembre en la Eurocámara, mes y medio antes del estallido del 'Luxleaks', el tsunami desatado en Luxemburgo que permite a cientos de multinacionales pagar impuestos ínfimos. Un escándalo que ha puesto contra las cuerdas al nuevo presidente de la Comisión, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, y que puede suponer un punto y aparte en la idiosincrasia tributaria de la UE. La declaración parlamentaria pasó desapercibida, pero ahora se confirma que Almunia barruntaba qué se avecinaba.

La investigación periodística a nivel internacional publicada el pasado día 6 desveló que el pequeño Gran Ducado de Luxemburgo (medio millón de habitantes) tenía más de quinientos acuerdos secretos suscritos con 340 multinacionales que le permitían beneficiarse de una tributación simbólica, que en algunos casos apenas era del 1 por ciento cuando el tipo del Impuesto de Sociedades está estipulado en el 29,2 por ciento (por cierto, es el octavo más alto de la Veintiocho). Entre las beneficiadas, Pepsi, Burberry, Amazon o Ikea. Por ahora, ninguna española.

El foco de la discordia se denomina 'tax rulings'. Se trata de trajes fiscales a medida que las haciendas nacionales diseñan para las multinacionales a cambio de que estas accedan a tributar en sus arcas. Lo hacen en cantidades sensiblemente inferiores a las que deberían, pero el argumento del 'mejor algo que nada' o 'me lo quedo yo en lugar del vecino' domina una negociación discreta y, sobre todo, confidencial.

El gran problema es que son completamente legales siempre y cuando se respeten unas directrices mínimas. Tanto es así que el propio Juncker, una semana después de estallar el escándalo, compareció ante los medios para recordar que este tipo de pactos fiscales bilaterales están extendidos en 22 de los 28 países de la UE. Se quedó corto. Fuentes comunitarias desvelaron a 'El correo' que la nómina final asciende a 25. Los tres países que carecen de 'tax rulings' son Eslovaquia, Croacia y Letonia, tres socios comunitarios que en términos macroeconómicos son casi irrelevantes para la UE. Entre los tres no suman ni el 20 por ciento del PIB nominal de España, quinta potencia de la UE.

¿HACIA LA UNIÓN FISCAL?

Estas mismas fuentes explican que existe un caso particular y llamativo que podría incluirse en los dos lados de la balanza. Se trata de Chipre, donde no existe una normativa 'ad hoc' sobre 'tax rulings' pero que sin embargo la "aplica en la práctica". Así lo hace también España, como confirman estos medios y admitió esta semana el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre. Estos acuerdos confidenciales suscritos entre la Agencia Tributaria y algunas multinacionales se denominan APA. No obstante, el caso español no supone en Bruselas ni una mínima parte del quebradero de cabeza provocado por las prácticas de Luxemburgo. "Se ha respetado la legalidad internacional, pero quizá ha habido una exceso de ingeniería fiscal", admitió Juncker en el Parlamento Europeo. Pese al apoyo cerrado de los grandes partidos (PP y socialistas) su situación es delicada. De hecho, esta semana se someterá a una moción de censura que, aunque no saldrá adelante, sí le dejará bastante marcado.

El presidente de la Comisión, que además de haber sido primer ministro luxemburgués también fue titular de Finanzas y primer presidente del Eurogrupo entre 2005 y 2013, ha decidido dar un paso al frente e impulsar un giro de 180 grados en este tipo de políticas. Por un lado, propondrá al Consejo Europeo aprobar una normativa que obligue a los Estados a publicitar los 'tax rulings' y a compartir de forma automática la información; y por el otro, retomará la iniciativa que lleva años paralizada por las capitales basada en aprobar unas bases de tributación comunes del Impuesto de Sociedades para evitar las prácticas de elusión. La fiscal es una de las pocas grandes competencias que todavía residen en los países, de ahí que las negociaciones se antojan más que complicadas. "Si llegó la unión bancaria, ¿por qué no la fiscal?", insisten en recalcar los más optimistas.

Pero lo cierto es que escuchando al nuevo primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, el escenario no parece nada claro. Además de negar de forma tajante que el Gran Ducado sea un "paraíso fiscal" y recordar que casi todos los países de la UE hacen lo propio, advirtió que "no vamos a avanzar hacia un alza de las tasas de imposición". "Un Estado siempre buscará ser fiscalmente el más atractivo. El debate actual es la transparencia, saber qué hace cada uno, y no acordar las mismas medidas fiscales para todos", recalcó. Y es que hablar de unión fiscal sigue siendo una utopía.

JUNIO DE 2015, FECHA LÍMITE PARA CERRAR LAS INVESTIGACIONES

"Actuaré con contundencia y seré radical para combatir estas prácticas. Les recuerdo que procedo de un partido en el que uno de sus apellidos es 'radical'", aseguró esbozando una tenue sonrisa ante el Parlamento Europeo. La liberal danesa Margrethe Vestager es la nueva comisaria de Competencia, la sucesora del español Joaquín Almunia, y quizá nunca se imaginaría que a los cinco días de asentarse en el despacho le iba a caer el espinoso asunto del 'Luxleaks'. Y no solo en lo técnico, sino en lo político. No hay que olvidar que deberá investigar las antiguas prácticas de su ahora jefe, Juncker.

En la actualidad, la Comisión tiene abiertas cuatro investigaciones sobre 'tax rulings' por la presunta existencia de ayudas de Estado ilegales. Hay tres involucrados: Luxemburgo, por Amazon y Fiat; Holanda, por Starbucks; e Irlanda, por Apple. "Mi prioridad es cerrarlas antes de que finalice el segundo trimestre de 2015", aseguró esta semana en Bruselas. Respecto a los miles de documentos revelados ahora por la investigación periodística, dijo que sus servicios los analizarán para ayudarles en su trabajo.


  • isidro
    (23/11/14 06:49)
    #1

    Mal domado, buen domador. Quien te conozca te compre.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra