Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
REUNIÓN EN MEDELLÍN

El Foro Mundial de la ONU cierra con un llamamiento de urgencia al cambio urbano

  • El documento base elaborado por Naciones Unidas alerta del crecimiento de la brecha entre ricos y pobres

El director ejecutivo de ONU-Hábitat y director del VII Foro Urbano Mundial, Joan Clos (izda.), habla junto al alcalde de Medellín, Ánibal Gaviria (centro), y al ministro de Vivienda de Colombia, Luis Felipe Henaro (dcha), durante la clausura del foro

El Foro Mundial de la ONU cierra con la necesidad de un cambio urbano

El director ejecutivo de ONU-Hábitat y director del VII Foro Urbano Mundial, Joan Clos (izda.), habla junto al alcalde de Medellín, Ánibal Gaviria (centro), y al ministro de Vivienda de Colombia, Luis Felipe Henaro (dcha), durante la clausura del foro

EFE
0
Actualizada 12/04/2014 a las 10:19
  • EFE. MEDELLÍN (COLOMBIA)
El actual modelo urbano es insostenible y debe cambiarse. Esta es la principal conclusión y, a la vez, llamamiento de urgencia expresado en el VII Foro Urbano Mundial organizado por ONU-Hábitat que se clausuró en la ciudad colombiana de Medellín tras una semana de discusiones.

El documento de base para el debate elaborado por la ONU alertaba que "la brecha entre ricos y pobres se ha ampliado no sólo en los países en desarrollo y las economías emergentes, sino también en los países desarrollados, e incluso en los países tradicionalmente igualitarios".

El director ejecutivo de la agencia ONU-Hábitat, Joan Clos, dijo que la principal conclusión del evento ha sido "constatar" que el modelo de urbanización "que predomina ahora en la mayoría de urbes no es suficientemente sostenible, ni desde el punto de vista ambiental ni social".

Las Naciones Unidas trabajan con la perspectiva que en los próximos 30 ó 40 años en las ciudades vivirán 7.000 millones de personas, casi el doble que ahora y cerca de un 80% de los 9.500 millones que se espera habiten el planeta.

A lo largo de la semana, expertos de la talla de Joseph Stiglitz, Richard Florida o Brent Toderian coincidieron en vaticinar un colapso de las ciudades si no hay un cambio urgente de paradigma, una nueva agenda.

"Se va a retrasar la civilización", dijo el estadounidense Florida, urbanista y director del "Martin Prosperity Institute" de la Universidad de Toronto (Canadá).

Clos, quien fue alcalde de Barcelona entre 1997 y 2006, citó algunos de los cambios que debe incluir la nueva agenda urbana y que pasa por ciudades que frenen su expansión, con una "densidad bien diseñada" que incluya "una mezcla de usos en el tejido": residenciales, recreativos, económicos y culturales.

"Son principios básicos que no se aplican pero que los expertos consideran básicos para volver a la senda de la urbanización sostenible", dijo Clos.

Si no se hace, la desigualdad seguirá en aumento en las ciudades de los cinco continentes y el objetivo de la equidad quedará en "un deber moral", según fija la Declaración de Medellín, el documento leído hoy que recoge las conclusiones del VII Foro Urbano Mundial.

En estos cinco días la ciudad colombiana ha dado nombre a dos documentos que pretenden influir en el necesario cambio urbano: la "Carta Medellín", una propuesta de la ciudad al mundo, y la "Declaración de Medellín".

En la primera propone un nuevo diálogo internacional en torno a cuestiones cruciales para las urbes modernas.

Medellín fue, precisamente, de las pocas victoriosas dentro del desánimo global: organizó un evento considerado ejemplar por todos los actores y fue puesta como ejemplo de superación e inclusión.

Y es que en el VII Foro Urbano Mundial participaron más de 22.000 personas provenientes de 142 países, muy por encima del récord que ostentaba hasta ahora la ciudad de Río de Janeiro, que organizó la quinta edición con cerca de 13.800 participantes.

Además, los expertos internacionales y alcaldes de todo el mundo quedaron impresionados del progreso de Medellín, una ciudad que hace dos décadas era la más violenta del mundo, con un índice de 380,6 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 1991 y que ahora lucha con eficiencia contra esta lacra y también contra la desigualdad.

"Se puede salir de una noche tan oscura y tan dolorosa", una afirmación del alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, que miles de visitantes internacionales corroboraron.

La próxima cita será en 2016, probablemente en Ecuador, con la celebración de la Conferencia Hábitat III -la primera edición fue en Vancouver (Canadá) en 1976 y la segunda en Estambul (Turquía) en 1996-, que tendrá que acordar una nueva agenda urbana a nivel mundial con algunas de las propuestas recogidas esta semana en Medellín.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual