Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
EE UU | TRIBUNALES

Condenada a cadena perpetua la mujer que mató con un tacón de aguja a su novio

  • Un tribunal de Houston (EE UU) condenó a Ana Trujillo por asestar 25 golpes a su pareja, al que acusaba de ser violento cuando bebía

0
Actualizada 12/04/2014 a las 09:41
  • E.PRESS. WASHINGTON (EE UU)
Un tribunal de Houston condenó a cadena perpetua este viernes 11 de abril  a Ana Trujillo, que fue considerada culpabe de asesinar con un zapato de tacón de aguja de 12 centímetros a su novio, con el que le golpeó hasta en 25 ocasiones.

La sentencia a cadena perpetua establece que la condenada deberá pasar 30 años en prisión antes de que pueda acceder a la libertad condicional, según informó la cadena estadounidense ABC News. Trujillo tiene en la actualidad 45 años.

El jurado deliberó durante cinco horas antes de pronunciar la sentencia, mientras que la declaración de culpabilidad de Trujillo le llevó apenas una hora. Durante los dos días de vistas para sentencia, la fiscalía describió a Trujillo como una mujer violenta.

De hecho, la fiscal Sarah Michelson aseguró en su alegato final que la acusada "no sólo está loca", si no "espeluznantemente loca". Trujillo argumentó que actuó en legítima defensa y que utilizó su zapato como única arma cuando ambos discutieron y éste la agarró la noche de los hechos, en junio del año pasado.

Sin embargo, la acusación refutó este argumento, subrayando que nunca llamó a la Policía para denunciar que estaba en peligro. Trujillo lloró al escuchar la condena, al contrario que cuando fue considerada culpable de asesinato, que no mostró ninguna emoción.

"BEBÍA TANTO QUE SE DESMAYABA"

Antes del juicio, Trujillo relató en una entrevista su relación con su novio, asegurando que habían estado viéndose durante un par de meses y que estaban enamorados, aunque cuando Andersson bebía, se volvía violento tanto física como verbalmente.

"Algunas veces el bebía tanto que se desmayaba", aseguró. "De repente, se despertaba y se me quedaba mirando, y empezaba a gritarme y chillarme", recordó. "Me fritaba cosas que no tenían ningún sentido", subrayó.

Sin embargo, Trujillo aseguró sentirse querida por su novio. "Me quería. Decía que no podía vivir sin mí. Estaba perdido, No quería vivir sin mí", afirmó.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual