Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TENSIÓN EN UCRANIA

Los líderes europeos debatirán nuevas sanciones contra Rusia por anexión de Crimea

  • No se activarán castigos económicos ni energéticos debido a la división entre los Estados miembros

Las banderas de los países miembros de la Unión Europea ondean en la entrada principal del edificio del Consejo Europeo en Bruselas, Bélgica

Los líderes europeos debaten nuevas sanciones contra Rusia

Las banderas de los países miembros de la Unión Europea ondean en la entrada principal del edificio del Consejo Europeo en Bruselas, Bélgica

EFE
0
20/03/2014 a las 06:01
  • E.PRESS. BRUSELAS (BÉLGICA)
Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho debatirán en la cumbre que comienza este jueves adoptar nuevas sanciones contra Rusia en represalia por la anexión de la región ucraniana de Crimea, un cambio de fronteras que la UE "no reconoce y no va a reconocer". Además, para demostrar su apoyo a Ucrania, firmarán con su primer ministro, Arseni Yatseniuk, los capítulos políticos del nuevo Acuerdo de Asociación.

Sin embargo, los líderes europeos no tienen previsto activar de momento la denominada "tercera fase" de medidas contra Moscú -que incluye sanciones económicas, comerciales y energéticas- debido a la fuerte división entre los Estados miembros y al temor a las consecuencias que podría tener para la propia UE, fuertemente dependiente del gas ruso. Mientras que Reino Unido, Polonia, Lituania o Suecia piden la máxima dureza contra Rusia, otros países como Alemania o España abogan por mantener el diálogo y evitar que aumente más la tensión.

Ante estas diferencias, lo más probable es que los Veintiocho se limiten a ampliar la lista de 21 dirigentes rusos y ucranianos a los que se ha congelado las cuentas y prohibido viajar a la UE, incluyendo a gente "próxima" al presidente, Vladimir Putin. También podría oficializarse la suspensión de la próxima cumbre entre la UE y Rusia prevista para junio. En todo caso, la decisión final es "muy política" y quedará en manos de los jefes de Estado y de Gobierno, según han explicado fuentes diplomáticas.

El debate sobre las sanciones a Rusia tendrá lugar durante la cena de este jueves y la firma del Acuerdo con Ucrania se hará a primera hora del viernes. Los líderes europeos reiterarán además la oferta de asistencia económica a Kiev (Bruselas ha propuesto un paquete global de 11.000 millones de euros) a cambio de reformas y sobre todo de intensificar la lucha contra la corrupción.

Desde que se inició la intervención de Rusia en Ucrania, la UE ha tratado de dar prioridad a reducir la tensión y forzar a Moscú al diálogo con Kiev con un enfoque "gradual" sobre las sanciones. Esta estrategia ha fracasado y Putin ha seguido adelante con el referéndum y la anexión de Crimea pese a las amenazas de Bruselas. No obstante, la UE mantiene abierto el diálogo con Rusia "a todos los niveles", hasta el punto de que en las últimas horas se había empezado a preparar una visita a Moscú del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, antes del Consejo Europeo, que se frustró en el último minuto.

"Para nosotros es necesario tomar más medidas mañana", defiende el embajador de uno de los países que apuesta por la línea dura contra Rusia. "La UE tiene que demostrar que va en serio y que está unida", alega. Desde el bando contrario se sostiene que pasar a las sanciones económicas sería "actuar a la rusa". "Todos coincidimos en que la crisis no tiene una solución basada en la fuerza sino en la diplomacia, y las medidas que estamos tomando no son de diálogo, aunque la otra parte no ayude", apunta el representante de un país partidario de seguir negociando.

"Es demasiado pronto para pasar a la tercera fase. A lo mejor hay algo parecido a una fase dos y medio", señala esta fuente. Los países más moderados defienden que las sanciones económicas sólo deberían activarse si Rusia interviene también en el este de Ucrania. Hasta ahora, la UE ya ha decidido suspender las negociaciones con Moscú sobre supresión de visados y sobre el nuevo Acuerdo de Asociación y sancionar a 21 dirigentes considerados responsables de la intervención en Crimea.

REDUCIR LA DEPENDENCIA RESPECTO DEL GAS RUSO

La crisis en Ucrania ha eclipsado por completo el resto de la agenda del Consejo Europeo de primavera, que está dedicada al análisis de la situación económica (en presencia del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi), a la cuestión de la competitividad industrial y a los nuevos objetivos que debe fijarse la UE en materia de energía y cambio climático de aquí a 2030.

Precisamente, en materia energética, el enfrentamiento con Moscú llevará a los líderes europeos a lanzar un llamamiento a "poner mayor empeño en reducir las altas tasas de dependencia energética en lo que respecta al gas, sobre todo en lo tocante a los Estados miembros más dependientes", según figura en el borrador de conclusiones. Rusia aporta un tercio del gas que se consume en la UE. El Consejo Europeo apuesta por mejorar la eficiencia energética y acelerar la diversificación en el abastecimiento.

Tal y como reclamaba España, que alega su condición de "isla energética" en Europa, los líderes europeos pedirán "acelerar la aplicación de todas las medidas para cumplir el objetivo de lograr una interconexión de al menos el 10% de su capacidad instalada de producción eléctrica para todos los Estados miembros". En la actualidad, la ratio de interconexión de la Península Ibérica es tan solo del 1,2%.

El Consejo Europeo reclamará además aumentar los esfuerzos para "moderar los costes de la energía" para los usuarios finales, en particular mejorando los sistemas de primas a las renovables, invirtiendo en eficiencia energética y minimizar las consecuencias negativas de los impuestos sobre la energía.

SE RETRASA A FINALES DE AÑO EL OBJETIVO DE RECORTE DE EMISIONES

Pese a esta creciente preocupación por la dependencia energética, los jefes de Estado y de Gobierno tienen previsto retrasar hasta finales de año la decisión sobre cuáles serán los nuevos objetivos de la UE en materia de reducción de emisiones, cuota de renovables y eficiencia energética de aquí a 2030. Ello supone una victoria para los países del este, liderados por Polonia, altamente dependientes de los combustibles fósiles.

Estos países consideran que la propuesta de la Comisión de un recorte del 40% respecto a los niveles de 1990 tendrá un coste excesivo y pondrá en riesgo la competitividad de la industria comunitaria. Además de Polonia, forman parte de este grupo Hungría, República Checa, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria.

Los países del este se imponen así de momento a los antiguos Estados miembros, que en su mayoría reclamaban un acuerdo ya en marzo sobre el 40%, con el fin de enviar una señal a los inversores y mantener el liderazgo de la UE en la lucha contra el cambio climático. En esta posición se encontraba España pero también Reino Unido, Suecia, Austria, Portugal, Alemania, Dinamarca, Francia, Bélgica, Países Bajos, Finlandia, Eslovenia, Estonia o Luxemburgo.

Además del objetivo de recorte de emisiones, el Ejecutivo comunitario ha propuesto fijar una cuota obligatoria de renovables del 27% para el conjunto de la UE, que quedará diluida porque no se fijarán metas individuales para cada Estado miembro. Y Bruselas ha renunciado de momento a proponer un nuevo objetivo de eficiencia energética. En la actualidad, la UE cuenta con un triple objetivo en materia de energía y cambio climático para 2020: un 20% de recorte de emisiones de CO2, un 20% de cuota de renovables y un 20% de eficiencia energética.

PRESIÓN SOBRE LUXEMBURGO Y AUSTRIA

Los líderes europeos esperan que durante la cumbre Luxemburgo y Austria, los dos únicos Estados miembros que mantienen el secreto bancario, cedan a la presión del resto de socios y retiren su veto a la nueva directiva sobre fiscalidad del ahorro, considerada por Bruselas un instrumento fundamental en la lucha contra el fraude y la evasión fiscal.

Hasta ahora, los dos países habían alegado que mantendrían el bloqueo hasta que la UE firme acuerdos de intercambio automático de información fiscal con Suiza, Liechtenstein, Mónaco, Andorra y San Marino para evitar una fuga de capitales a estos países. Bruselas se ha comprometido a cerrar las negociaciones a finales de año y a aplicar represalias si no hay avances.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual