Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
accidente aéreo

Los familiares esperan noticias bajo el acoso de los medios

  • Más de 24 horas después de que se perdiera el contacto con el avión, y ante la angustia y desinformación que sufren los familiares, la firma aérea les ha ofrecido volar mañana en dos aviones

0
Actualizada 09/03/2014 a las 12:54
  • efe. pekín
Los familiares de los 154 pasajeros chinos desaparecidos en el vuelo MH370 de Malaysia Airlines, que cubría la ruta Kuala Lumpur-Pekín, siguen esperando hoy noticias de sus allegados en un hotel de la capital china, bajo el acoso de los medios de comunicación y la falta de información.

Más de 24 horas después de que se perdiera el contacto con el avión operado por Malaysia Airlines, y ante la angustia y desinformación que sufren los familiares, la firma aérea les ha ofrecido volar mañana en dos aviones hasta la capital de Malasia, Kuala Lumpur, para poder recibir información de primera mano desde la base de la compañía y por parte del Gobierno malasio.

"Saldrán dos vuelos, y podrán ir hasta cinco familiares de cada uno de los viajeros, si quieren", informó hoy Ignatius Ong, portavoz de la compañía, en una concurrida rueda de prensa en Pekín.

Para ello, muchas de las personas que hoy aguardaban alguna noticia en Pekín, provenientes de diversas provincias de China, tendrán que solicitar su pasaporte, un documento que no todos los chinos tienen y de complicada -y costosa- tramitación.

"La compañía nos ha pedido que nos encarguemos nosotros de las gestiones. ¿Cómo vamos a hacerlo?", denunciaba Zhang Guizhi, una señora mayor que acababa de llegar a la capital china desde la provincia de Henan (centro), en busca de algún dato sobre su sobrina.

Ella, junto a su marido y cuatro personas más de esta provincia, tomaron el avión que partió la madrugada del viernes al sábado desde Kuala Lumpur a Pekín, donde debía aterrizar seis horas después del despegue, pero nunca lo hizo.

"Hemos conseguido llegar hoy a Pekín y no tenemos más información de la que ya sabíamos", resumía Zhang, abrazada por un familiar.

En el hotel Lido de Pekín se vivían escenas dramáticas, pero también de enfado hacia los medios de comunicación, a los que los familiares pidieron que acabaran con el acoso.

Los informadores se han instalado en varias de las plantas de este hotel para trabajar, mientras un numeroso grupo de camarógrafos y fotógrafos permanece a las puertas de la habitación donde los familiares reciben asistencia médica y cuentan con angustia el paso de las horas.

"¡No hay nada que decir!", gritó una ciudadana al abrirse la puerta, poco después de que algunos de los confinados salieran a repartir un comunicado en el que piden al Gobierno chino que tome las riendas de la situación.

Aproximadamente un centenar de familiares han firmado esta petición para que Pekín intervenga y ellos reciban información fehaciente sobre lo ocurrido, según explicó un grupo de ellos a los periodistas concentrados en el hotel, ante los que se lamentaron de la escasa información que han recibido.

Por el momento, las autoridades chinas no se han pronunciado al respecto, si bien han ordenado emplear "todos los esfuerzos" en el dispositivo de respuesta a la emergencia.

Cuando casi se alcanzan las 48 horas desde que se perdiera contacto con el avión, numerosos equipos de búsqueda y rescate de Malasia, Singapur, Filipinas, Vietnam y China siguen buscando los posibles restos del aparato en aguas del Golfo de Tailandia, al sur del litoral de Vietnam.

Según las autoridades de Hanoi, el aparato cayó al mar con las 239 personas a bordo que transportaba, entre ellas tres menores chinos.

Por su parte, la aerolínea y las autoridades malasias han evitado de momento confirmar el accidente, mientras también se investiga la posibilidad de un atentado al confirmarse que dos de los pasajeros que viajaban en el avión lo hicieron con pasaportes robados y ante los indicios de que hay otros dos más en esta situación.

"Nosotros no tenemos ningún indicio de atentado", destacó hoy el portavoz de Malaysia Airlines en Pekín, quien precisó, no obstante, que se estaban estudiando todas las posibilidades.

Tras la falta de noticias del Boeing y el paso del tiempo, la compañía se teme lo peor: "Estamos ya preparando a las familias", indicó.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual