Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
desastre humanitario

Sudán del Sur, el país más joven del mundo, ante una crisis humanitaria

  • La FAO ha hecho un llamamiento urgente a la comunidad internacional para socorrer al millón de personas desplazadas
  • La mayoría de los desplazadas ha dejado atrás sus pertenencias o las ha vendido e incluso se ha endeudado para poder huir

0
Actualizada 10/02/2014 a las 17:36
  • efe. madrid
El país más joven del mundo, que hace unos meses se veía como un estado atractivo económicamente por sus explotaciones de petróleo, se encuentra inmerso en una trágica situación humanitaria, con casi un millón de personas desplazadas en los últimos dos meses.

"La situación es bastante extrema", explica el español Ferrán Puig, director de Oxfam Intermón en Sudán del Sur, quien trabaja sobre el terreno coordinando la ayuda humanitaria de esta organización internacional, que atiende a más de 110.000 desplazados tras el estallido del conflicto el pasado 15 de diciembre.

Ingeniero de telecomunicaciones de formación, Puig dejó su trabajo en una empresa privada y se embarcó en el mundo de la cooperación, primero en Chad y ahora en Sudán del Sur.

Ha viajado a España para visibilizar este conflicto y alertar de que "las necesidades humanitarias" son muy fuertes. Reconoce estar sorprendido de lo "poco que se cuenta de África" y menos de Sudán del Sur, que se independizó de Sudán en julio de 2011.

"Hay mucho que decir y mucho que explicar", asegura en un encuentro informativo en la sede de Oxfam Intermón en Madrid, de un país que celebró en noviembre una conferencia de inversores "que despertó muchas expectativas económicas" y que ahora vive la mayor crisis humanitaria desde que se firmaron los Acuerdos de Paz con Sudán en 2005.

La inmensa mayoría de las persones desplazadas ha dejado atrás sus pertenencias o las ha vendido para trasladarse a un lugar seguro e incluso se ha endeudado para poder huir, como los habitantes de la ciudad de Bor -en el estado de Jonglei-, que han tenido que pagar entre 40 y 130 dólares por persona para cruzar el Nilo y llegar a un campo de desplazados.

Una fortuna, teniendo en cuenta que la mitad del país -6 millones de habitantes- vive por debajo del umbral de pobreza, es decir, que gana 1,25 dólares al día.

La respuesta de Oxfam Intermón, focalizada en los campos de refugiados de Awerial -en Lakes- y de Juba -la capital-, se centra en garantizar agua potable y sistemas de saneamiento (como letrinas y duchas), además de formación en higiene para evitar que se propaguen las enfermedades.

Pero ante el agravamiento de la situación, también colabora en la distribución de alimentos.

Advierte de que la comunidad internacional debe financiar con rapidez la respuesta humanitaria y asegurar que la ayuda llega a la población afectada, que debe ser el primer paso hacia la recuperación de esta crisis "y de las que puedan producirse en el futuro".

La FAO, la Agencia de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ha hecho un llamamiento urgente a la comunidad internacional de 77 millones de dólares ante la inseguridad alimentaria a la que están expuestos 3,7 millones de personas en la región.

"Abril es la época de lluvias, si no se planta en ese mes se empeorará la crisis humanitaria, se habrá perdido un año entero; hay que responder ya, la solución no es el reparto de víveres durante meses", plantea.

Respecto al futuro señala: "El petróleo sigue ahí, pero se ha enfriado el desarrollo económico", aunque todo depende de la estabilización del conflicto que mantienen rebeldes y el gobierno del país desde el pasado 15 de diciembre.

"Es el país que más vacas tiene del mundo, 30 millones de vacas; la vaca es el último recurso, en caso de inundación o sequía", destaca Puig, quien se muestra optimista respecto al futuro del país, "con una extensión similar a Francia y que tiene sólo 100 kilómetros de carreteras".

"Hay que mantener la esperanza, hay una parte de la sociedad civil que trabaja por la paz y que quiere jugar un rol de reconciliación; es difícil, pero posible, conseguir la paz", concluye.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual