Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ahorros

Chipre: doce días de corralito que estremecieron la eurozona

  • 2013 será recordado por los chipriotas como el año en que se hundió su sistema financiero
  • Los demás europeos lo recordarán como la primera vez en que se instituyó un corralito en el espacio de la moneda común

Ciudadanos chipriotas, ante las puertas de Laiki Bank este jueves

Los ahorradores chipriotas experimentan el corralito

Ciudadanos chipriotas ante las puertas de Laiki Bank

AFP
0
21/12/2013 a las 06:01
  • efe. Atenas/Nicosia
2013 será recordado por los chipriotas como el año en que se hundió su sistema financiero y por los demás europeos como la primera vez en que se instituyó un corralito en el espacio de la moneda común.

El sábado 16 de marzo los chipriotas despertaban con la amarga noticia de que no podían acceder a sus cuentas bancarias: tras una larga noche de reuniones, los ministros de Economía y Finanzas del Eurogrupo habían acordado conceder un rescate a Chipre pero a cambio de meter mano a los ahorros de sus ciudadanos.

La decisión del Eurogrupo suponía cancelar una de las "cuatro libertades" en las que está basado el mercado único europeo: el libre movimiento de capitales.

Desde primeras horas se formaron largas colas en los bancos cooperativos -que abren los sábados- y en los cajeros, que sólo permitían retirar una cantidad limitada de dinero, pese a que sólo hacía unas semanas el recién elegido presidente, el conservador Nikos Anastasiadis, prometio en campaña que no tocaría los ahorros.

Los problemas venían de antiguo: el sector financiero de Chipre estaba sobredimensionado -suponía el 550% del Producto Interior Bruto (PIB) chipriota- y se había convertido en la caja fuerte de inversores de Rusia y Oriente Medio, por lo que sobre él pesaban sospechas de ser utilizado para blanquear dinero negro.

La recesión global, la explosión en una base naval en 2011 que dañó la principal central eléctrica del país (cuyo arreglo costó el 10% del PIB anual) y la quita de deuda griega en la que Chipre había invertido terminaron de hundir tanto las finanzas públicas como el sector bancario.

Sin embargo, el Gobierno del izquierdista Dimitris Jristofias se había negado a firmar un rescate con la troika.

El primer acuerdo de rescate a Chipre, alcanzado aquel 16 de marzo, suponía imponer una quita a todos los depósitos bancarios, del 9,9% a los superiores a 100.000 euros y del 6,75 % a los restantes.

El día 19 el Parlamento chipriota rechazaba el acuerdo de rescate añadiendo aún más incertidumbre a la situación; el ministro de Finanzas, Mijalis Sarris, viajaba a Moscú para solicitar la ayuda rusa (que no llegaría), y en Bruselas había que sentarse de nuevo a la mesa de negociaciones.

Finalmente, el 25 de marzo la troika de acreedores (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), el Eurogrupo y Chipre alcanzaron un nuevo acuerdo que eludía tasar a los depósitos por debajo de 100.000 euros, y el 28 reabrían sus puertas los bancos, tras doce días de corralito.

Eso sí, con importantes limitaciones a las transferencias y retiradas de dinero, para evitar una huida de capitales; unas restricciones que, aunque han sido aliviadas a lo largo del año, no serán totalmente levantadas hasta los primeros meses de 2014.

A cambio de los 10.000 millones de euros del rescate (equivalente al 60% de su PIB), Chipre se comprometió a acometer una serie de importantes reformas, la primera de ellas sobre su sector financiero, que vio liquidada su segunda mayor entidad -Laikí o Banco Popular- y reestructurada la primera, el Banco de Chipre (con quita de un 47,5% de los depósitos superiores a 100.000 euros).

Además, Chipre se puso en manos de la troika y su medicina de la austeridad con recortes salariales y aumentos de impuestos, aunque el Gobierno de Anastasiadis aprobó un plan de estímulo al empleo para intentar evitar que el paro (superior al 17% a finales de 2013) crezca tanto como en otros países intervenidos.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual