Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
jmj en brasil

Peregrinos de todo el mundo celebran un Vía Crucis de contenido social

Vía Crucis en la playa de Copacabana 44 Fotos

Vía Crucis en la playa de Copacabana

Más de un millón de jóvenes participaron hoy en el Vía Crucis de la JMJ de Río de Janeiro, el primero presidio por el papa Francisco, quien en un fuerte discurso dijo que Jesús se une a los muchos jóvenes que han perdido su confianza en los políticos y en los cristianos incoherentes.

agencias
1
Actualizada 27/07/2013 a las 09:37
Etiquetas
  • europa press. RIO DE JANEIRO (BRASIL)
Un espectacular Via Crucis, muy estético y de contenido social, ha sorprendido a los peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Río de Janeiro, en un acto presidido por el papa Francisco en la playa de Copacabana, al anochecer. Fuentes de la organización cifran en más de un millón los asistentes, una cifra algo superior a la registrada el jueves en el mismo recinto. 

El escenario resultaba particularmente atractivo, con luces cambiantes que iluminaban la avenida Atlántica que bordea la playa de Copacabana. El acto dio comienzo este viernes en torno a las 18.00 horas (23.00 horas en España). Como el día anterior, el Papa hizo su llegada en helicóptero al Forte de Copacabana, en medio de unas severas medidas de seguridad que se volvieron a mostrar inútiles cuando el Santo Padre montó en el papamóvil para recorrer la avenida hasta el escenario principal.

En el trayecto, como el jueves, el Papa bendijo una y otra vez a los niños que veía en el camino y recibió continuas muestras de cariño por parte de unos fieles enfervorizados, que de forma casi continua arrojaban al vehículo papal gorras, bufandas, banderas y diversos objetos. Alguna persona incluso logró entregar en mano una carta al Pontífice o chocar la palma de su mano con la del Santo padre. 

Tras bendecir en medio del trayecto una imagen de San Francisco, el Papa accedió al escenario desde donde atendió la representación de las catorce estaciones del Via Crucis, repartidas a lo largo de la avenida Atlántica. Una procesión de la peregrinación de la Cruz de los Jóvenes, con 30 monaguillos, 36 oficiales de la Marina, cien voluntarios con las banderas de los países que participan en la Jornada Mundial de la Juventud, 40 voluntarios, y la guardia de honor de la cruz fue avanzando a lo largo de las estaciones.

Cada paso abordaba un tema relacionado con desafíos que se presentan a la juventud contemporánea: se representaba un joven misionero que ve ataques a personas inocentes; un converso; otro que trabaja con drogodependientes; otro que ve los ataques a la vida no nacida; un seminarista: una consagrada que contempla mujeres víctimas de la prostitución y otros excluidos; una pareja de enamorados; una mujer joven hablando por las mujeres que sufren; un joven estudiante a quien la ciencia no le sacia; una joven que ve los peligros de la adicción a las redes sociales; un preso; un joven discapacitado; y un grupo de jóvenes de cada continente. 

Cada oración y meditación de los 14 pasos del Via Crucis fue sucedida por una seleccionada y vistosa representación artística, llena de color y de simbología, para ayudar a los peregrinos en su contemplación. Así por ejemplo, en la primera ('Jesús es condenado a muerte'), es un castillo romano con una rampa que lleva al escenario donde Poncio Pilato se lava las manos; en la segunda ('Jesús con la cruz a cuestas') ocho personas andaban con cruces negras con nombres escritos sobre ellas. En otra, ('Simón de Cirene ayuda a Jesús a llevar la cruz') veinte niños de entre 7 y 10 años, vestidos como ángeles, abren un relicario en el que aparece esta escena; en la novena ("Jesús cae por tercera vez") aparecían veinte 'motoboys' (conductores de mototaxis) y en la trece ('Jesús es bajado de la cruz') varios sordos se comunicaban con el lenguaje de signos mientras en el escenario podía contemplarse una representación de la Piedad. 

En el acto, tomaron parte trescientas personas, entre ellos, actores brasileños de prestigio como Cassia Maria Kis, Ana Maria Braga, Livian Arag'o, Murilo Rosa y Eriberto Le'o. La parte musical del Via Crucis estaba inspirada en Beethoven, el compositor favorito del Papa. 

Tras el Via Crucis, los cientos de miles de peregrinos desperdigados por la playa de Copacabana y la avenida Atlántica atendieron el discurso, de contenido social, del Papa, que concluyó con el padrenuestro, cantado en latín. En la despedida, la emotiva canción "Hope Among Us", interpretada por cantantes jóvenes católicos de todo el mundo. 

Las horas de espera, y lo prolongado del acto, no hicieron mella en los peregrinos, que al acabar el acto, cerca de las 20.00 horas (00.01 horas en España), permanecieron en la playa e inmediaciones, siguiendo la programación musical que se ofrecía. Mientras, el Papa regresó en coche a la residencia de Sumaré. Este sábado volverá al mismo recinto para presidir la vigilia con los jóvenes. 


  • Brumario
    (27/07/13 15:38)
    #1

    La de cosas que se podrían solucionar en Brasil con la pasta que habrá costado este viaje a las arcas brasileñas....

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

  • Galería de imágenes:
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual