Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Crisis económica

La crisis en Portugal eleva el riesgo de pobreza en la tercera edad

  • Ha puesto en riesgo de pobreza a la numerosa población portuguesa de la tercera edad, que en su mayoría vive con menos de 500 euros

0
Actualizada 27/07/2013 a las 12:55
  • EFE. LISBOA
La crisis económica, con sus recortes a las ayudas sociales, rebajas de pensiones y subida de alquileres, ha puesto en riesgo de pobreza a la numerosa población portuguesa de la tercera edad, que en su mayoría vive con menos de 500 euros.

En un país de 10,5 millones de habitantes, 2 millones de personas -alrededor de un 20 por ciento del país- están en edad de jubilación (a partir de 65 años) y, para la mayoría, llegar a fin de mes es una cuestión de contar sus ingresos euro a euro.

Un 85 % de los pensionistas de la Seguridad Social, que engloba a la mayoría de jubilados de Portugal, recibió en 2011 menos de 500 euros al mes.

Este grupo creció hasta 1,4 millones de personas, casi un 4% más que en 2010, y una parte de ellos debe recurrir a una ayuda extraordinaria de 100 euros para llegar a un mínimo de 400 euros.

El número de personas elegibles ha aumentado de manera sostenida desde que empezó la crisis en 2010 y se situaba en torno a las 230.000 en 2011.

El Gobierno conservador de Pedro Passos Coelho ha aplicado varios ajustes a este complemento a las pensiones más bajas, el último de ellos una reducción en el número de personas que pueden recibir los 100 euros adicionales.

La medida forma parte de la batería de recortes para cumplir los compromisos del rescate internacional a los que se comprometió Portugal en mayo de 2011 a cambio de recibir 78.000 millones de euros.

Para algunos pensionistas, esos 100 euros son, sin embargo, una contribución esencial por su falta de recursos, que parcialmente compensan con el apoyo de organismos locales y la solidaridad vecinal.

"Nuestra ayuda es a veces la que permite no cruzar esa frágil frontera entre pasar o no pasar hambre", afirma Vasco Morgado, presidente de la Junta de Freguesia del barrio de Sao José, un organismo del Ayuntamiento de Lisboa que presta atención a los vecinos de esa céntrica zona de la capital portuguesa.

El envejecimiento de la población es uno de los principales desafíos de su gestión, ya que un 53 % de las 4.000 residentes de su pequeño distrito son mayores de 65 años.

La entidad municipal que gestiona Morgado provee comida, ropa, compañía o "simplemente leerles las cartas que no pueden", explicó Morgado, quien les reconoce como personas "muy cuidadas" con su dinero.

"Algunos no pagaron la Seguridad Social a lo largo de su vida. Trabajaron de otras maneras y ahora reciben unas pensiones muy bajas", lamenta.

Olívia de Jesus, de 83 años, visita de vez en cuando las dependencias sociales de este barrio para que la ayuden a lavarse y otra veces la atienden en su casa, donde recibe también comida.

Esta ex empleada de empresas de seguros, que además trabajó de asistente en varias casas desde muy joven, cobra unos 300 euros de pensión, que "se queda el banco" para pagar las cuentas, afirmó.

Sin hijos ni pareja, la anciana vive sola y se paga las comidas con los diez o veinte euros que le provee una sobrina cada semana."Solo tomo sopas y pan con queso o mantequilla", precisó.

Sus tres sobrinos ya tienen muchos problemas, dijo, como pagar una hipoteca mientras lidian con el desempleo, que se ha disparado en diez puntos en los últimos tres años y ronda el 18 % en Portugal.

Además de la falta de recursos, Olívia se ha visto afectada por la nueva ley de alquileres, otra medida contemplada en el programa de asistencia de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La norma, que llega a afectar a 250.000 personas con contratos de antes de los noventa, pretende subir los bajos precios del alquileres, que en muchos casos rondan entre los 50 y 100 euros.

En el caso de Olívia, aunque tuvo dejar su casa hace poco más de un año, fue reubicada por los servicios de asistencia social en una nueva vivienda de menor dimensión, cuyo alquiler es pagado en parte por una institución de solidaridad.

Pero ella no lo siente como un hogar, sino "un gallinero" -se lamenta-, mientras recuenta los muebles y recuerdos que dejó en la anterior.

Los jubilados son también el blanco de la reforma del Estado previstas con la que el Gobierno luso pretende ahorrar 4.700 millones de euros, de manera permanente, con medidas como la revisión del sistema de pensiones, entre otras.

El Ejecutivo de Passos Coelho aplicó en 2012 una reducción de dos pagas extra de funcionarios y pensionistas con ingresos mayores a 1.100 euros, pero fue anulada finalmente por el Tribunal Constitucional luso.

Olívia de Jesus, que apenas sonríe cuando se atreve a cantar fado o recuerda tiempos de su juventud, dice que no tiene nada que pedir al Gobierno y solo desea "fe para todos".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual