Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Crisis económica

El falso consultor de la ONU que engañó a Portugal

Artur Baptista da Silva se hizo pasar durante semanas por el promotor de un Observatorio de los países de Europa del Sur en la ONU.

El falso consultor de la ONU que engañó a Portugal

Artur Baptista da Silva se hizo pasar durante semanas por el promotor de un Observatorio de los países de Europa del Sur en la ONU.

Diario Público
0
Actualizada 20/01/2013 a las 17:22
  • EFE. LISBOA
Buenas dotes de oratoria, ropa elegante y una tarjeta falsa de consultor de la ONU. Nada más necesitó Artur Baptista da Silva para engañar durante semanas a Portugal, cuya Policía investiga ahora si hay delito en esa condición de impostor

Con un discurso extremadamente crítico con las políticas de austeridad pronunciado en un país marcado por los cortes y ajustes aplicados por el Gobierno conservador -a instancias de la UE y el FMI, que controlan su rescate financiero-, Baptista da Silva triunfó, impulsado por una amplia cobertura mediática.

Decía ser promotor de un Observatorio de los países de Europa del Sur y autor de un informe presuntamente elaborado para el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Hoy se sabe que el texto es una copia de otro, firmado por el investigador del Banco Mundial Martin Ravaillon, y fue la ONU la que desmintió oficialmente que trabajara para la organización y puso el engaño al descubierto.

El caso despertó en un principio cierta indignación, aunque con el tiempo se ha ido convirtiendo más bien en motivo de chanza, como se puede ver en la red social Facebook. Grupos como "Fans de Artur Baptista da Silva" o "Yo trabajé en la ONU con Baptista da Silva" reúnen ya a cientos de portugueses.

El montaje comenzó hace varios meses. Erigido en profesor de Economía Social en la estadounidense "Milton Wisconsin University" -cerrada desde 1982-, antiguo secretario de Estado -cargo que nunca ocupó- e incluso consultor del Banco Mundial, tuvo contactos con la alta sociedad lusa.

Primero participó en la Universidad de Verano que organiza el Partido Socialista, después entró en la Academia del Bacalao de Lisboa, una especie de asamblea que organiza tertulias y cenas en la capital lusa, tras lo que fue invitado a dar varias conferencias en el Gremio Literario y el International Club of Portugal.

"La Unión Europea corre serio riesgo de volverse un embuste. La zona euro entró en caída libre. Grecia acabará en quiebra y España e Italia ya están en las garras de los hambrientos 'mercados' La única política impuesta por los gobernantes europeos se resume en una palabra: austeridad", defendía a principios de diciembre frente a un grupo de intelectuales.

Entrevistas con varios periódicos y canales de televisión lusos a mediados de diciembre acabaron por darle una notoriedad pública que sobrepasó las fronteras lusas y que, a la postre, se convirtió en el principio del fin y ha destapado un largo historial de engaños.

Medios portugueses han informado con profusión de que a sus 61 años, Baptista da Silva presenta una trayectoria errática, en la que figura su presencia como director del Consejo Fiscal de uno de los clubes de fútbol más importantes de Portugal, el Sporting de Lisboa, así como su cargo de director en un instituto de educación secundaria.

De acuerdo con estas mismas fuentes, el impostor pasó dos veces por la cárcel, primero por utilizar cheques sin fondos y documentos falsos, y después por un atropello mortal.

El Departamento de Investigación y Acción Penal de Lisboa confirmó el viernes que va a abrir a instancias de la Fiscalía General lusa una investigación sobre Artur Baptista da Silva para averiguar si existe delito por falsificación de una obra literaria, en referencia al informe de Ravallion.

La pregunta que se hacen muchos portugueses es cómo se explica que nada ni nadie percibiera el engaño de un hombre aparecido de la nada y convertido durante varias semanas en una autoridad.

"Artur dijo lo que la gente quería oír", argumenta António Costa, director del Diário Económico para apuntar una explicación sobre el caso.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual