Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Obama gana la batalla de los impuestos con la prórroga de exenciones fiscales

  • "Afirmé que era imprescindible aprobar la prórroga y me complace decir que se ha logrado", afirmó el presidente

Imagen de la noticia

Barack Obama firma sonriente la prórroga de exenciones fiscales. EFE

0
Actualizada 26/12/2011 a las 01:04
  • JUAN PABLO NÓBREGA . COLPISA. WASHINGTON

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, partió de vacaciones hacia las islas de Hawái con la miel en los labios después de lograr su primera gran victoria en el Congreso norteamericano, a costa de una mayoría republicana que se había mostrado intratable en todas las reformas que habían sido lanzadas desde la Casa Blanca.

A diferencia de los pulsos anteriores -donde los políticos conservadores habían logrado imponer de una u otra manera sus criterios-, la iniciativa del presidente estadounidense de prorrogar dos meses las exenciones fiscales a los salarios de 160 millones de trabajadores salió adelante después de que la mayoría republicana en la Cámara de Representantes cediera a la intensa presión de los propios líderes de su partido.

"Imprescindible"

La convicción de que, esta vez, las maniobras para obstaculizar a Obama iban a dañar a sus propias aspiraciones a la presidencia forzaron al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, y a los suyos a rectificar.

El no rotundo del pasado martes en el Capitolio se convirtió en un unánime, con lo que se evitó el trance de una subida automática de impuestos, así como la suspensión de las prestaciones de desempleo para dos millones de personas a partir del próximo 1 de enero.

"Afirmé que era imprescindible que el Congreso no se fuera de vacaciones sin evitar un incremento de impuestos para 160 millones de trabajadores, y me complace decir que se ha logrado", declaró la pasada semana el inquilino de la Casa Blanca.

Esas fueron las palabras de Obama después de estampar su firma en una medida que, probablemente, incrementará su índice de popularidad, en moderado ascenso gracias a las buenas noticias económicas de las últimas semanas.

Seguir trabajando

Consciente de que se trata de un triunfo provisional -dada la naturaleza de las grandes diferencias en materia fiscal que tienen las dos formaciones políticas-, el presidente estadounidense no perdió tiempo en ensañarse con el adversario.

"Cuando los congresistas regresen tras las Navidades, les instaré a que continúen trabajando, sin drama y sin demora, para lograr un acuerdo que abarque todo el año 2012".

Aunque su discurso fue parco y ni siquiera aceptó preguntas, que le hubiesen dado la oportunidad de presumir del avance logrado, Obama no dejó pasar la ocasión para recuperar una de las señas distintivas que lo ayudaron a conquistar la presidencia en 2008.

Nada más empezar a hablar, en lugar de mirar a los periodistas que abarrotaban la sala de prensa, optó por mirar directamente a la cámara y dirigir sus primeras palabras al pueblo estadounidense.

Un gesto breve que recuerda que la lucha por la reelección, a una semana del comienzo de las primarias, ya ha comenzado.

Como muestra de que todavía queda mucho que negociar entre ambos partidos, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, nombró a cuatro senadores, que negociarán, junto a sus colegas en la Cámara Baja, la ansiada prórroga de un año para los recortes tributarios y los subsidios de desempleo.

El programa Medicare

La extensión de esta medida, que además evita la suspensión del reembolso a los médicos que participan en el programa Medicare para ancianos y jubilados, conforma uno de los pilares del programa económico de Obama, que advirtió varias veces la pasada semana del daño que una subida de impuestos hubiera tenido en la recuperación económica.

"Espero que el Congreso haya tomado nota, especialmente aquellos recién llegados a este órgano legislativo. No todo lo que hacemos tiene que terminar en enfrentamiento", explicó Reid. "La gente se asombra de por qué el índice de aprobación del Congreso está tan bajo, pero yo no".

Descontento del "Tea Party"

"Parece que todo lo que hemos hecho este último año ha sido una pelea dura y prolongada, y no hay razón para eso", añadió.

La marcha atrás de los republicanos y su raro respaldo a las tesis demócratas se produjo en medio de un profundo descontento del sector conservador del Tea Party, el motor que, para muchos, está detrás de la línea dura de la oposición a lo largo de la legislatura.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra