Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

La fiebre del uranio

  • Desde que el pasado viernes se conoció la noticia del almacén nuclear, han llegado a Villar Cañas más de 2.000 solicitudes de trabajo

Imagen de la noticia

El alcalde del pueblo sigue pensando que les ha tocado la lotería con el almacén de residuos nucleares. ARCHIVO

1
Actualizada 05/01/2012 a las 01:05
  • J. MUÑOZ-LACUNA . COLPISA. CUENCA

COMO los buscadores de pepitas de oro en la California de mediados del siglo XIX. El mismo efecto ha tenido en Villar de Cañas (Cuenca) la polémica decisión del Consejo de Ministros de situar en este pequeño pueblo el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos atómicos o cementerio nuclear.

Desde que la portavoz del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, hizo público este acuerdo la pasada semana, más de 2.000 currículums han llegado al Ayuntamiento de Villar de Cañas con ofrecimientos para trabajar en las obras de construcción del parque industrial en el que se ubicará, y en la futura instalación.

Y no solo eso, pues decenas de personas buscan cada día al alcalde de esta pequeña localidad de apenas 450 habitantes, José María Saiz, del PP, para informarse sobre sus posibilidades para trabajar en el ATC.

La hostelería

"A la puerta de mi trabajo encuentro cada día coches esperándome de gente que ni conozco. No me dejan ni trabajar", afirma este alcalde, que sigue pensando que a su pueblo le ha tocado la Lotería con los más de 700 millones de euros que se invertirán en este proyecto y los mil puestos de trabajo, entre director e indirectos, que va a crear durante su ejecución.

"No todos esos empleos que van a crearse serán especializados porque también se necesitará personal no cualificado como vigilantes o personal de mantenimiento", anuncia el alcalde, palabras que sirven de reclamo para más buscadores de trabajo y nuevas oportunidades.

Igual que la fiebre del oro propició el nacimiento y crecimiento de ciudades, los propios habitantes de Villar de Cañas, hasta ahora dedicados a la agricultura y la ganadería, quieren aprovechar la "revolución industrial" que esperan viva su pueblo para convertirse en empresarios de servicios.

De hecho, al ayuntamiento han llegado peticiones de licencia para crear hostales y restaurantes en un pueblo poco acostumbrado a recibir visitas de forasteros.

Pero no todos ven en esta nueva fiebre del uranio el cambio que Villar de Cañas y su deprimida comarca reclaman desde hace décadas. Los sindicatos creen que el anuncio de los mil puestos de trabajo es un peligroso espejismo.



  • JOSE SALAS OLMO
    (08/01/12 23:56)
    #1

    DESDE LUEGO QUE ME ALEGRO POR ESTE, MI PUEBLO ALQUE TANTO QUIEROY EN EL QUE TAN POCO TIEMPO HE PODIDO PASAR. OTROS ME HAN HECHO EL HONOR DE PASEAR CON ORGULLO MI APELLIDO Y EN HONOR A ELLOS , OS DESEO TODO LO MEJOR Y MI ¡¡ENHORABUENA!!

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra