Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

La economía española se estancó en el tercer trimestre pese al tirón del turismo

  • El PIB crece a un ritmo interanual del 0,7%, lo que hace imposible cumplir el objetivo del 1,3% del Gobierno

0
Actualizada 01/11/2011 a las 01:05
Etiquetas
  • CÉSAR CALVAR . COLPISA. MADRID

La austeridad total, ese camino sembrado de baches que el Gobierno tomó hace más de un año, ha situado a España en la antesala de la recesión. El Banco de España publicó ayer su boletín económico de octubre, en el que adelanta que el PIB registró en el tercer trimestre del año un crecimiento "nulo" respecto del segundo, como sucediera en el mismo período de 2010.

El organismo regulador atribuye este desfallecimiento de la actividad al retroceso del gasto público y a la caída de la inversión en vivienda. La temporada turística no pudo contrarrestar la situación. En tasa interanual, el crecimiento se mantiene en el 0,7%, porcentaje que a estas alturas del año convierte en misión imposible alcanzar el objetivo del 1,3% que fijó el Ministerio de Economía para este año.

El organismo regulador aprecia más sombras que luces en un horizonte marcado por el agravamiento de la crisis de la deuda soberana en la zona euro y las turbulencias en el sector financiero. En un país dependiente de la demanda interna y del crédito y, en gran medida, de la recuperación de sus socios, la evolución descendente del PIB avanza en paralelo al debilitamiento de la economía europea. Si la locomotora no tira, los vagones se paran.

La actividad arrancó 2011 con un crecimiento trimestral del 0,4% entre enero y marzo (el doble que al cierre de 2010), cuya aceleración se daba por supuesta según avanzara el ejercicio. Pero en el segundo trimestre se redujo al 0,2%, para luego perder más fuelle a medida que la crisis del euro se agudizaba.

"Pequeños avances"

En cuanto a las causas del declive, el organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez aprecia que la demanda interna sufrió un nuevo retroceso en el tercer trimestre, con una pérdida de peso en el PIB equivalente a 0,8 puntos porcentual".

La nota positiva es que el regulador observa "pequeños avances" en el consumo de los hogares y en la inversión empresarial. La evolución de esos componentes, señala, habría sido aún mejor si el endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito no hubiera operado como un factor disuasorio para las familias y empresas. En medio de esa anemia, la demanda exterior -uno de los pocos elementos dinamizadores en esta crisis- se mantuvo un trimestre más como el principal soporte de la economía.

Entre julio y septiembre amplió su contribución al crecimiento del PIB hasta 0,8 puntos porcentuales debido al vigor de las exportaciones de bienes y al turismo.

El déficit público

En su análisis, el Banco de España también expresa su preocupación por la evolución del déficit de las administraciones públicas. Los efectos de las medidas extraordinarias de consolidación presupuestaria adoptadas en agosto -destinadas a incrementar los ingresos por el impuesto de Sociedades y la subasta del espacio radioeléctrico, además de reducir el gasto sanitario- aún no se han reflejado en los balances.

El regulador apunta a la debilidad de la recaudación impositiva (los ingresos del Estado sólo han aumentado un 0,8% hasta septiembre, según los últimos datos de ejecución presupuestaria del Ministerio de Economía). A esa debilidad de los ingresos, el Banco de España añade "la inercia del gasto, principalmente en las comunidades autónomas".

Europa se frena, según la OCDE

La ralentización económica global va a traducirse el año próximo sobre todo en un estancamiento de la zona euro, según la OCDE, a la que urge a aplicar sin dilación los acuerdos de la semana pasada porque no excluye una recesión en caso de un nuevo deterioro de las condiciones financieras. A tres días de la cumbre del G20, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentó ayer el panorama para los países que acudirán a esa cita, y en especial el de un "crecimiento mediocre" en la zona euro y Estados Unidos, en palabras de su secretario general, Ángel Gurría. El PIB de la zona euro aumentará un 1,7 % este año, pero sólo un 0,3 % en 2012, muy por debajo del ritmo del 2% que la organización calculaba para esos dos ejercicios en mayo. En 2013, con un 1,5% no se llegaría siquiera al nivel de 2011. Aunque la OCDE reconoció que es posible una caída del PIB en algunos estados miembros del euro, Gurría no quiso dar cifras desglosadas por países. Sobre España, dijo que "está haciendo lo que hace falta, pero es deudora del contexto general". EFE




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra