Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

La UE no consigue reaccionar

  • El enésimo desplome bursátil ha pillado a los líderes europeos con el pie cambiado, enfrascados en las reformas que no terminan de aplicarse. Está por ver si Merkel o Sarkozy lanzan un golpe de efecto

0
Actualizada 07/09/2011 a las 01:03
  • IÑAKI CASTRO . COLPISA. BRUSELAS

LA Eurozona no consigue reaccionar pese a los continuos sopapos de los mercados. Los 17 socios de la moneda única acumulan cada día más frentes que alimentan la inestabilidad. El último tropezón arrojó ayer nuevas dudas sobre uno de los pocos aspectos en los que Europa respiraba con cierta holgura. Eurostat confirmó que en el segundo trimestre del año el crecimiento del PIB se desplomó hasta el 0,2% por el parón de Alemania y Francia. Las dos grandes economías del bloque se estancaron.

Alemania, propulsada por su potencia exportadora, ha tirado de la zona euro casi desde que estalló la crisis. Apoyada por Francia, la economía germana se expandía con una fuerza envidiada por todo Occidente. En el segundo trimestre del año, sin embargo, su crecimiento se desinfló hasta el 0,1% y el de su vecino francés se estancó completamente. España igualó la media comunitaria del 0,2%.

Los datos de Eurostat desvelaron que la caída del consumo frenó a la Eurozona. Por primera vez desde finales de 2009, el gasto de los hogares sufrió un retroceso nada alentador. Pese al bajón en el crecimiento del PIB, Alemania mantiene su optimismo. El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, aseguró durante la presentación del borrador de presupuestos para 2012 que cerrarán este año con una expansión del 3%. El responsable germano puso sobre la mesa unas cuentas muy austeras en las que la previsión de emisión de deuda se reduce un 44%.

Dificultades para Merkel

La confianza de Alemania en su poderío económico contrasta con sus dificultades para manejar la crisis en la Eurozona. La CDU, el partido de Angela Merkel, está inmersa en una batalla interna por los rescates de países ahogados por la deuda. Los mercados no quitan ojo de las negociaciones que se llevan a cabo con vistas a una decisiva votación en el Parlamento germano a finales de este mes. Entonces, los diputados deben decidir si respaldan el nuevo fondo de rescate europeo que, entre otras cosas, podrá ofrecer líneas de crédito preventivas a los socios más apurados.

La canciller, que el domingo sufrió una nueva derrota en unas elecciones regionales, está más concentrada en una cuestión inminente. El Tribunal Constitucional germano dictamina hoy si el Gobierno ha vulnerado la Carta Magna al participar en el rescate de Grecia. Según los analistas, los magistrados avalarán la actuación del Ejecutivo, pero podría otorgar un mayor poder de decisión al Parlamento, lo que añadiría otra dosis de incertidumbre.

Alemania no es el único país con un fuerte debate interno por los salvavidas en la zona euro. Incluso ha hecho de mediador para intentar disipar las reticencias de Finlandia y Holanda. El ministro de Finanzas germano se reunió el martes con sus dos homólogos para alcanzar un acuerdo sobre el segundo rescate heleno.

Pese a que todos los miembros de la moneda única apoyaron las nuevas ayudas a finales de julio, varios países exigen a Atenas garantías adicionales de que devolverá los préstamos. Eslovaquia, el segundo país más pobre del bloque, se ha unido al club de los críticos y amenaza con retrasar la entrega de los nuevos fondos.

El riesgo de las disputas internas

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, dijo ayer que la actual crisis no forzará a la Unión Europea a caer en un "interminable ciclo de introspección" marcado por las disputas internas. "El futuro de Europa radica en ajustar sus compromisos y rol en los asuntos mundiales, no en las disputas internas", dijo Barroso en un discurso en la Universidad Nacional de Australia, en Camberra. Barroso apuntó que en el seno de la UE se trabaja para adoptar un enfoque convincente a medio y largo plazo para resolver los problemas derivados de los presupuestos de sus Estados miembros y la gobernanza en la eurozona. "El impacto completo de este progreso se notará en los próximos tres años", apuntó. Barroso añadió que la básica legitimidad de la UE que proviene de los Estados miembros, plantea "restricciones políticas y obvias complicaciones para coordinar a 27 naciones". "No somos un super-estado y nunca lo seremos. Pero al mismo tiempo somos mucho más que un foro intergubernamental", apuntó.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual