Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

La Bolsa de Madrid deja atrás otro año para olvidar después de perder un 13,1%

  • La crisis de la deuda y el temor al contagio de los países rescatados minó la confianza de los inversores

0
Actualizada 31/12/2011 a las 01:02
  • MARÍA JOSÉ ALEGRE . COLPISA. MADRID

Las principales bolsas europeas dejaron atrás ayer otro año para olvidar. La crisis de la deuda soberana de los países más vulnerables de la zona euro pasó factura a todas ellas, y fue Milán, con un retroceso del 25,20%, la más perjudicada.

Entre los grandes selectivos nacionales, el Ibex 35 del parqué de Madrid hizo un papel relativamente airoso. Su desplome del 13,11% fue menor que el de otras plazas, y sólo Londres, al margen de la crisis del euro, acabó con unos números rojos menos abultados, del 5,5%. El Dax alemán registró una caída del 14,69%, mientras que el CAC-40 de la Bolsa de París cedió un 16,95%.

Pese a que la última sesión del año se tiñó de verde, el Ibex 35 -que logró repuntar en la jornada de ayer un 0,92%- cerró en 8.566,30 puntos.

Se encuentra en un nivel de capitalización similar al que registró en 2008, el peor ejercicio de la crisis, y desde 2007 perdió más del 40% de su valor.

La caída del Ibex 35 es la quinta mayor anual que sufre este indicador desde el año 2000 -el año del pinchazo de la burbuja de las tecnológicas- y profundiza las pérdidas de los inversores, puesto que sucede al retroceso del 17% que experimentó en 2010.

Aún fueron peores las pérdidas del ejercicio de 2008, cuando la quiebra de Lehman Brothers llevó al principal índice de la bolsa española a dejarse un 39%, y también las de 2002, cuando la crisis lationoamericana repercutió en las empresas españolas y provocó un desplome del 28% en el indicador.

Presión sobre la deuda

A lo largo del ejercicio que termina, la presión sobre la deuda minó la moral de los inversores, que no se vieron incentivados ni por los numerosos acuerdos políticos de los dirigentes de la zona euro ni por las actuaciones que el Banco Central Europeo (BCE) puso en marcha en los meses finales del año, como la rebaja de los tipos de interés o las inyecciones de liquidez a la banca.

El temor al contagio de los países rescatados disparó la prima de riesgo española. El diferencial de las obligaciones españolas a diez años con el bono alemán del mismo plazo, que arrancó el año en el nivel de los 250 puntos básicos -en situación de normalidad, no debería pasar de los 100 puntos, según los expertos- acabó en torno a las 325 unidades.

El nivel sigue siendo insostenible a largo plazo, pero supone un alivio cuando se compara con los 500 puntos que se llegaron a rozar a finales de noviembre.

El año 2011 que termina hoy estuvo marcado también por una extraordinaria volatilidad en los mercados.

Los inversores se las prometían muy felices en el arranque del ejercicio, hasta el punto de que el Ibex 35 marcó un máximo anual de 11.113 puntos el pasado 17 de febrero.

Pero el agravamiento de los problemas de Grecia para pagar sus débitos, junto al anuncio de una eventual quiebra y de su impacto sobre los bancos acreedores, sembraron la desconfianza, acrecentada por las dificultades de Portugal, que necesitó auxilio para poder financiarse en los mercados internacionales.

Castigo al sector bancario

Estos episodios negativos acabaron por contagiar a Italia y a España. El 12 de septiembre, el Ibex 35 marcó un mínimo de 7.640 puntos.

El sector bancario fue uno de los más castigados del año, con Bankinter como la única excepción que cerró este ejercicio con ganancias, y Sabadell a punto de quedar en tablas.

Las mayores pérdidas las sufrieron los grandes: Santander cedió un 25,96%; BBVA, un 11,64%; y Popular, un 8,33%.

Los inversores los pusieron en el foco de sus recelos por la desconfianza sembrada en Europa con las pruebas de solvencia y los requerimientos de capitalización. Tampoco ayudó el proceso de reestructuración emprendido en España, pese a estar centrado en el segmento de las cajas de ahorros.

Cuatro acontecimientos

Según un informe de IG Markets, el año estuvo marcado internacionalmente por cuatro acontecimientos que influyeron en los mercados, cada uno a su manera.

En primer lugar, los conflictos en la zona de Oriente Medio, que provocaron la subida del precio del petróleo y de otras materias primas. El segundo, el terremoto de Japón, que dejó fuera de juego a una de las más importantes economías mundiales y reabrió el debate sobre la energía nuclear.

A ello se unió la bajada del rating de EE UU por primera vez en la historia, que provocó una crisis de confianza muy fuerte. Y en último lugar, la crisis de deuda europea, que afectó a grandes economías, como la italiana y la francesa, y que provocó aumentos notables en las primas de riesgo de algunos países.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra