Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CRISIS FINANCIERA

Grecia espera conseguir 2.000 millones gravando las propiedades inmobiliarias

  • El Gobierno heleno lucha por combatir el déficit y conseguir que se mantenga el flujo de ayuda internacional

0
Actualizada 12/09/2011 a las 01:05
  • EFE. ATENAS

El ministro de Finanzas de Grecia, Evangelos Venizelos, anunció ayer un nuevo impuesto para todos los dueños de cualquier tipo de propiedad inmobiliaria, con el objetivo de recaudar unos 2.000 millones de euros de aquí a finales de año.

El consejo de ministros extraordinario de ayer, que se prolongó durante cuatro horas, "decidió hacer frente a una situación especialmente crucial en Europa y en el mercado mundial, y hay que hacer un esfuerzo nacional", dijo Venizelos ante la prensa en Salónica (norte de Grecia).

"La única medida que se puede implementar de inmediato es un impuesto adicional extraordinario sobre la propiedad inmobiliaria por dos años", informó.

De media, se cobrará unos cuatro euros por metro cuadrado; como mínimo, 50 céntimos en las zonas más pobres; y como máximo, diez euros en las áreas más adineradas del país.

Además, los políticos y altos funcionarios renunciarán a una paga mensual de sus salarios.

Venizelos reconoció que la recesión que sufre Grecia es superior a la prevista, con una contracción del 5% del Producto Interior Bruto (PIB), frente a las previsiones que hablaban del 3,8%. Si Grecia quiere sacar la cabeza del agua, agregó, debe asumir "decisiones inmediatas" para cumplir las metas de déficit para los años 2011 y 2012.

El primer ministro griego, el socialista Yorgos Papandréu, ya manifestó el sábado que Atenas cumplirá al pie de la letra las reformas estructurales y un programa de privatizaciones para recaudar unos 78.000 millones de euros hasta 2015.

A cambio, los socios europeos acordaron el pasado 21 de julio otorgar a Grecia un segundo rescate de 160.000 millones de euros, junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), de los cuales 49.000 millones provendrán de los bancos acreedores.

La prensa dominical griega informó ayer de grandes presiones por parte de los acreedores extranjeros para que Grecia cubra el agujero presupuestario de 1.700 millones del año en curso, después de que se constatara que la contracción económica en el segundo trimestre de 2010 es, con un 7,3%, mayor de lo inicialmente estimado.

Más ayudas

El periódico digital euro2day incluso hizo referencia a la posibilidad de que se entregue sólo en parte el sexto tramo de 8.000 millones de euros que corresponden al primer paquete de ayuda, a la espera de que Grecia cumpla específicamente con todos los recortes en los gastos estatales y privatizaciones anunciados.

En su discurso clave sobre la economía, Papandréu aseguró el sábado que su gobierno "hará lo que sea necesario y tomará las decisiones que sean necesarias para mantener al país de pie y evitar al bancarrota".

"Grecia cumplirá con sus objetivos fiscales aun si la recesión es significativamente más profunda que lo pronosticado", afirmó el jefe del Ejecutivo heleno en un discurso emitido a todo el país por la televisión desde Salónica.

"Teniendo en cuenta el punto que la eurozona alcanzó ahora, cualquier demora, cualquier ambigüedad, cualquier opción diferente a honrar nuestros compromisos, es peligroso para nuestro país y sus ciudadanos", sentenció Papandréu.

Alemania toma en cuenta la posible quiebra griega

El ministro alemán de Economía, Philipp Rösler, se sumó al creciente coro de autoridades germanas que piden analizar la opción de una quiebra de Grecia para salvar el euro. "No puede haber ideas prohibidas para estabilizar el euro. Entre ellas está, necesariamente, la de una insolvencia ordenada de Grecia", señaló.

Al igual que otros miembros del Gobierno de Angela Merkel, Rösler, jefe del Partido Liberal, consideró insuficientes los esfuerzos emprendidos por Atenas y pidió también un sistema de sanciones automáticas: "En caso de incumplimientos sostenidos, la retirada temporal del derecho de voto en el Consejo de Ministros de la UE no puede seguir siendo un tabú".

Según la revista Der Spiegel, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quiere estar preparado para una posible quiebra griega, y ordenó a su equipo estudiar los escenarios en que podría darse, así como las herramientas necesarias para limitar sus efectos.

El ministerio considera que, tras una insolvencia (se mantenga o no Grecia dentro del euro), harían falta líneas de crédito para países como España o Italia, a los que los inversores podrían dejar de prestarles fondos, así como ayuda para los bancos europeos que tengan que amortizar de sus reservas los bonos griegos.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual