Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

El BCE baja los tipos de interés al 1% pero rechaza aumentar la compra de bonos

  • Los expertos consideran que sólo una rebaja más profunda de los tipos conseguirá reactivar la economía europea

Imagen de la noticia

El presidente del BCE, Mario Draghi, en la rueda de prensa. EFE

0
Actualizada 09/12/2011 a las 01:02
  • ENRIQUE MÜLLER . COLPISA. BERLÍN

El Banco Central Europeo (BCE) hundió ayer los mercados al hacer añicos las expectativas sobre una compra masiva de bonos de los países con problemas una vez se llegue a un acuerdo fiscal. De nada sirvió que el instituto presidido por Mario Draghi anunciara medidas contundentes contra el creciente riesgo de recesión como una nueva rebaja de tipos y la ampliación de la barra libre para los bancos con préstamos a tres años.

Eso no compensó la decepción de escuchar al dirigente italiano del BCE decir que se le había "malinterpretado" la semana pasada cuando dio a entender, o al menos esa lectura se hizo, que se implicaría más para proteger a los socios del euro acosados por los especuladores si había pacto en la cumbre que arrancó este jueves.

Rebaja de previsiones

"Me sorprendió el significado que se le dieron a mis comentarios", afirmó Draghi en referencia a los titulares que anticipaban una gran acción del BCE después de que él mismo señalara ante el Parlamento Europeo que si había un sólido pacto fiscal de los líderes europeos se abriría la puerta a "otros elementos". Nada más pronunciar estas palabras, las primas de riesgo de los países más vulnerables se dispararon y las bolsas se hundieron. El diferencial del bono español a diez años escaló 47 puntos de una tacada, hasta situarse en los 380 puntos. El italiano trepó hasta los 445.

Para evitar nuevas confusiones, Draghi fue categórico esta vez. El programa de compra de bonos en el mercado secundario no puede ser eterno ni infinito, avisó. "El Tratado dice no a la financiación monetaria de los gobiernos. Su espíritu está siempre en nuestras mentes", subrayó.

También bloqueó otra de las vías con las que se ha especulado: que el BCE preste dinero al FMI para que este organismo intervenga a favor de los países acosados. "Si el FMI desea utilizar exclusivamente el dinero para comprar bonos de la zona euro, creemos que eso no sería compatible con el Tratado", insistió el banquero.

Tras este jarro de agua fría se prestó poca atención a las otras medidas anunciadas. La decisión de bajar los tipos de interés por segundo mes consecutivo hasta un mínimo histórico del 1% era esperada por los mercados. Tan sólo deparó el morbo de saber que se había adoptado por mayoría y no por unanimidad. Más sorprendente fue el paso de dar barra libre a la banca a tres años vista.

Draghi anunció que el BCE hará dos subastas extraordinarias de liquidez a 36 meses sin límites en cuanto al dinero que se va a facilitar con un tipo de interés que será la media de los tipos de interés oficiales vigentes durante la existencia de los prestamos. Además, relajará los requisitos para acceder a esa barra libre al aceptar activos como garantía con calificación A y no AAA, como venía haciendo hasta la fecha.

El Consejo de Gobierno también aprobó que el BCE pueda actuar como agente del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) en sus operaciones en el mercado secundario de deuda. Los preparativos técnicos de la medida, según Draghi, deberán quedar completados dentro de un par de semanas y el balance de la institución no se verá afectado.

El presidente del organismo regulador comunitario justificó este plan de choque por las negras perspectivas económicas de la zona euro. Aunque Draghi aseguró que el BCE todavía confiaba en que la actividad económica de la zona euro podría recuperarse, ofreció un panorama sombrío para 2012. Así, rebajó las previsiones hasta una horquilla de entre un -0,4% (recesión) y un 1%. Para 2013 las sitúa entre el 0,3% y el 2,3%.

¿Las razones? "Las revisiones a la baja reflejan principalmente el impacto en la demanda interna debido a la pérdida de confianza y el empeoramiento de las condiciones de financiación derivado de la incertidumbre relacionada con la crisis de la deuda soberana, así como una revisión a la baja de la demanda externa", explicó.

Un alivio para los hipotecados, pero no para las empresas y su financiación

La rebaja de los tipos de interés hasta el mínimo histórico del 1% supondrá a medio y largo plazo un alivio para los miles de hipotecados, que a lo largo de los últimos meses han sufrido revisiones al alza de las cuotas que pagan todos los meses.

Sin embargo, las alegrías serán limitadas para aquellas empresas y familias que quiere un crédito pero el banco o caja no les ofrece o les pide intereses elevados. Los expertos no esperan que las medidas "extraordinarias" aprobadas ayer por el BCE para la banca consigan restablecer las vías de financiación para la economía real.

Hasta la llegada de la crisis, el Euríbor que sirve de referencia hipotecaria reaccionaba de forma casi milimétrica a las subidas y bajadas de los tipos de interés. Pero ya no es así. La desconfianza de los bancos a prestarse dinero entre ellos ha distorsionado el mercado interbancario, donde se fija el Euríbor.

Mario Draghi se estrenó en el cargo de presidente del Banco Central Europeo en noviembre con una sorpresiva rebaja de 25 puntos básicos en los tipos de interés. El nuevo recorte aprobado ayer, previsto por los analistas, deja la principal tasa del banco en el mínimo histórico que había tocado en mayo de 2009 tras la crisis financiera desatada por la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers.

Como la Reserva Federal

En teoría, tipos más bajos facilitan el crédito, lo que mejora el nivel de inversión y estimula la coyuntura. Sin embargo, la rebaja del precio del dinero de noviembre apenas se ha notado en el Euríbor, que cerró noviembre en el 2,044% frente al 2,11% de octubre. El índice se resiste a bajar de la cota del 2%.

El presidente de la Asociación de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), Manuel Pardos, sostuvo ayer que si de verdad se quiere reactivar la economía, el BCE debe acometer una rebaja más profunda, como ocurre en EE UU, donde la Reserva Federal mantiene los tipos de interés en el 0-0,25%.

"Se está dando una contradicción y una brecha importante entre los tipos de interés y el Euríbor, que tiene que resolver el BCE con la gran banca europea", añadió Pardos, tras afirmar que hay "que meterle mano al Euríbor" si no refleja la realidad de los tipos de interés. De hecho, cada vez son más las voces en favor de que las hipotecas se referencien con otro índice más estable.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra