Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
AUTÓNOMOS

Más facilidades, se supone

La Ley de Emprendedores incluye mejoras teóricas en los procesos de constitución de empresas, aunque en la práctica pueden añadir más trabas

0
Actualizada 21/09/2014 a las 22:00
  • JORGE MURCIA|MADRID

«Al emprendedor, alfombra roja», es el eslogan que a modo de mantra repiten los políticos para resaltar su apuesta por el emprendimiento en estos tiempos de escasez y precarización del trabajo asalariado. Por eso, el Gobierno ha incluido en la recién creada Ley de Emprendedores una serie de medidas que permiten no sólo fomentar las actividades emprendedoras, sino también agilizar los trámites de constitución. Según la clasificación del último estudio ‘Doing Business’ que cada año elabora el Banco Mundial, España desciende hasta el lugar 142 como país con más facilidades para empezar un negocio, frente al 136 del ejercicio pasado. En España se siguen teniendo que hacer 10 trámites para iniciar una actividad empresarial, el doble que la media de los países desarrollados de la OCDE y se requieren 23 días, frente a la media de 11 de esa misma organización, según el informe.

A juicio de Sebastián Reyna, secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de España (Upta), una de las medidas de mayor calado de la Ley de Emprendedores para facilitar la actividad emprendedora es la extensión de la ‘tarifa plana’ para los nuevos autónomos de cualquier edad. Es decir, que los nuevos emprendedores que se den de alta como autónomos pagarán a la Seguridad Social una cuota mensual de 50 euros durante los seis primeros meses de actividad, y que se irá incrementando en posteriores periodos. «Pero hay condiciones: que no haya estado dado de alta en el régimen de autónomos en los cinco años anteriores, que no sea administrador de sociedad, y que no tenga trabajadores a su cargo», aclara Reyna. En su opinión, otro aspecto destacable de la nueva legislación en materia de emprendimiento es la creación de la figura del autónomo de responsabilidad limitada, con la que se quiere evitar –en caso de quiebra del negocio– el embargo de la vivienda habitual siempre que ésta no supere los 300.000 euros. «Sin embargo, no sirve de nada si la vivienda está usada como garantía, en el caso de deudas con contraídas con administraciones públicas… Por tanto, afecta sólo a la embargabilidad por parte de acreedores comerciales. Son muchos los condicionantes», matiza.

La Ley de Emprendedores trata de poner el acento en la posibilidad de crear empresas de forma telemática de una manera más ágil y menos costosa para el emprendedor. Para lograrlo, pretende potenciar los Puntos de Atención Empresariales (PAE), que nacieron con un doble objetivo: prestar servicios de información y asesoramiento a los emprendedores en la definición de sus iniciativas empresariales y durante los primeros años de actividad, e iniciar el trámite administrativo de constitución de la empresa a través del Documento Único Electrónico (DUE).

A su vez, los puntos de atención empresariales se apoyan en el Centro de Información y Red de Creación de Empresas (CIRCE), un sistema de información que permite realizar de forma telemática los trámites de constitución y puesta en marcha de determinadas sociedades mercantiles. En el caso de los empresarios individuales (autónomos), el procedimiento para crear una empresa de manera telemática consta de tres pasos obligatorios: cumplimentación del DUE, trámites en la Seguridad Social, y comunicación del inicio de actividad a la Agencia Tributaria. Un proceso que puede tardar, a lo sumo, poco más de un día, aunque luego es preciso dar otra serie de pasos complementarios (como, por ejemplo, la solicitud de licencias en el ayuntamiento correspondiente) que requieren más tiempo.

Necesidad de asesoramiento

«El problema que le vemos a la potenciación de los trámites informáticos es que muchos autónomos no tienen esa formación tecnológica necesaria, y para según que cosas aún es muy tradicional», reflexiona Celia Ferrero, vicepresidenta de la federación ATA. «Por ejemplo, para darse de alta como autónomo sólo hace falta ir a Hacienda y a la Seguridad Social. Pero luego resulta que hay mucha gente que no sabe cuál es la actividad económica en la que tiene que inscribirse, y otra serie de información sobre la que necesita asesorarse», añade. Ferrero admite que la Ley de Emprendedores incluye pasos «en la buena dirección», pero que en algunos casos –como los requisitos para acogerse a la figura de empresario de responsabilidad limitada¬–, «se exigen unos trámites complementarios que van en contra del espíritu de la norma. Es decir, que para disminuir el riesgo, se ponen más trámites».




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual