Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
POLÍTICA

Elena Salgado, último ejemplo de puertas giratorias

  • La exministra de Economía socialista ficha por Nueva Pescanova y sigue los pasos de otros altos cargos de los gobiernos de Zapatero

Actualizada 10/02/2016 a las 08:59
  • COLPISA. Madrid
Las puertas giratorias, pese a las críticas recibidas durante la última campaña electoral, se mantienen activas. El último ejemplo, difundido este martes, es el de la exministra de Economía y exvicepresidenta del Gobierno socialista, Elena Salgado, que formará parte del consejo de administración de Nueva Pescanova, controlada por los bancos acreedores de la pesquera. De hecho, su incorporación viene avalada directamente por las entidades bancarias, que ya han llevado a cabo varios cambios en la cúpula directiva de la compañía.

En cualquier caso, el verdadero salto de la exministra Salgado al mundo empresarial desde el Ejecutivo se produjo en 2012, a los pocos meses de dejar el Gobierno y fichar por Chilectra, la filial chilena de Endesa. Aunque la ley prohíbe a un alto cargo del gabinete trabajar en una empresa privada durante dos años, Salgado pudo sortearlo al tratarse de una filial no radicada en suelo español.

El caso de Salgado se produce justo un día después de que el actual secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tuviera que salir al paso de las críticas recibidas por el más que probable fichaje de la exministra de Sanidad y de Exteriores, Trinidad Jiménez, por Telefónica. Una incorporación retrasada hasta que se resuelva la actual incertidumbre política. Sea como fuere, la marcha como consultores o asesores a grandes empresas fue la opción elegida por más altos cargos de la etapa Zapatero. Aunque otros apostaron por seguir en política, dar el salto a la ONU o volver a la universidad y sus antiguos trabajos.

Entre quienes optaron por integrarse en la empresa privada como asesores está el exministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, que en 2009 -apenas dos meses después de cumplir con el periodo de incompatibilidades- fichó por la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) para asesoramiento en Administraciones Públicas. Sevilla dejó ese puesto el año pasado cuando fue requerido por Pedro Sánchez para elaborar el programa económico del PSOE de cara a las elecciones generales.

Otro de los pesos pesados de la primera legislatura de Zapatero y comienzo de la segunda, el exvicepresidente y ex ministro de Economía, Pedro Solbes, también eligió incorporarse a una gran empresa. En concreto, fue nombrado consejero de Barclays en 2011 al cumplirse los dos años de incompatibilidades que marca la ley. También en ese año Solbes entró en el consejo de administración de Enel como vocal independiente, donde permaneció tres años. Precisamente la eléctrica italiana logró hacerse con el control de Endesa durante la etapa de Solbes en el Ministerio.

Por su parte, el que fuera secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, recaló en el Banco Santander en 2014 como director de Relaciones con Inversores y Analistas. También el exministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, es asesor de varias empresas comerciales aprovechando su buena relación con los países de Oriente Medio y de América Latina, especialmente en Cuba. La alternativa de la ONU Otros miembros de esos gabinetes vieron una oportunidad laboral en la ONU. Así, la controvertida exministra de Igualdad, Bibiana Aído, tras abandonar el Ejecutivo fue nombrada asesora especial de la Agencia de Naciones Unidas para la Mujer. Este organismo internacional también fue el destino de Leire Pajín. La exministra de Sanidad ocupó un cargo en la Organización Panamericana de Salud (OPS), dependiente de la ONU, y posteriormente en el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), puesto que abandonó en 2014. El exministro de Industria, Joan Clos, recaló como director de ONU Habitat, la organización que promueve el desarrollo de asentamientos humanos sostenibles.

La opción de situarse en un organismo internacional también fue la elegida por Magdalena Alvarez. Al dejar el Ministerio de Fomento y tras un efímero paso por el Parlamento Europeo fue elegida vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI). Un cargo del que dimitió al ser imputada en el 'caso de los ERE' de Andalucía. Sin embargo, en contraposición a todo lo anterior, también hay altos cargos de los gobiernos de Zapatero que optaron por recuperar sus empleos anteriores. Así, la exministra de Ciencia, Cristina Garmendia, regresó a las empresas de biotecnología o la extitular de Vivienda, Beatriz Corredor, a las actividades de registradora de la propiedad. El que fuera vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, que regresó como profesor del departamento de Química Orgánica de la Universidad Complutense. Centro en el que también imparte clases el exministro de Industria, Miguel Sebastián.

Por supuesto, las puertas giratorias no son exclusivas del PSOE. De hecho, el PP tiene alguno de los casos más sonados, como el de Rodrigo Rato, consejero asesor en Santander, la inmobiliaria Servihabitat (con participación de CaixaBank) y Telefónica. Precisamente, la exdiputada Andrea Fabra regresará a esta compañía, donde tenía una excedencia.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual