Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ECONOMÍA

Las rentas bajas y medias soportan el 70% de la carga impositiva en el IRPF

  • El aumento de los tributos en la crisis recayó con más fuerza en contribuyentes con ingresos hasta 36.000 euros​

0
Actualizada 08/11/2015 a las 09:21
  • COLPISA. MADRID
¿Quiénes pagan impuestos en España? ¿Quiénes cargan con el peso de estos tributos? Según la última encuesta del CIS un 86% de los españoles creen que el sistema fiscal es injusto y que los ricos no son los que más pagan. Según la memoria de la Administración Tributaria de 2013 -con datos referidos a 2012- los contribuyentes con ingresos de hasta 30.000 euros suponen el 82,8% de las declaraciones presentadas en el IRPF (16 millones de un total de 19,3 millones), además las rentas bajas y medias (hasta 60.000 euros) aportan más del 80% del importe total declarado en el IRPF y los tramos entre 18.000 y 36.000 euros son los que más notaron la subida del IRPF llevada a cabo por el Gobierno nada más comenzar la legislatura.

En el caso del IRPF la mayor parte de las declaraciones presentadas en 2012 corresponden a contribuyentes con bajos ingresos. De hecho, las personas con rendimientos de hasta 36.000 euros suponen el 89,2% del total (17,1 millones de contribuyentes) y si se eleva a 60.000 euros la cifra crece hasta el 96,8% de las declaraciones presentadas en ese ejercicio. Es decir, sólo un 3,2% de los contribuyentes ganaron más de esa cantidad.

Además, las rentas de hasta 60.000 euros representan el 82% del importe declarado. En principio, esto es algo lógico porque si los contribuyentes hasta este tramo representan la mayoría de declaraciones lo normal es que también sean los que en su conjunto más dinero aporten. En este aspecto destacan los 56.004 millones declarados en el tramo de 18.000 a 24.000 euros o los 47.675 millones del escalón inmediatamente superior -entre 24.000 y 30.000 euros-. Entre ambos suman 103.679 millones, frente a los 66.078 millones que declararon todos los contribuyentes con más de 60.000 euros. Es decir, el grueso de las rentas gravadas en el IRPF pertenecen los tramos medios y bajos.

Evidentemente, los tipos a los que tributan las rentas superiores son más elevados que los aplicados en tramos inferiores. Sin embargo, hay que recordar que las bases imponibles no tienen en cuenta las distintas deducciones de las que se puede beneficiar un contribuyente (reducción por tributación conjunta, por planes de pensiones...). Algo que sí ocurre con la base liquidable. Tras esta operación los cambios no son muy significativos en cuanto a la distribución del peso del impuesto por niveles de renta.

De hecho, según la propia memoria de la Administración Tributaria la variable que se considera "más adecuada para medir la carga impositiva final por el IRPF" es la cuota de la autoliquidación (CRA). Y con este índice las rentas de hasta 42.000 euros soportan la mitad de la carga impositiva y hasta 60.000 euros el 67%. Es más, los tramos entre 18.000 y 36.000 euros son los que sostienen el mayor peso del impuesto al sumar más de un tercio de la carga (35,5%), según los datos de la propia administración.

Por contra, las rentas entre 90.000 y 120.000 euros sólo cargan con un 5,5% del impuesto y aquellas que superan los 600.000 euros un 3,8%. "Son los trabajadores de hasta 36.000 euros los que soportan el peso del IRPF. Esto es una constante", asegura el secretario general del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo.

Los datos de la memoria también muestran que la subida del IRPF que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy a finales de 2011 afectó más a las rentas medias y bajas. De hecho, la carga impositiva para las rentas de 18.000 a 24.000 euros se incrementó en cinco décimas al pasar del 11% en 2011 al 11,5% en 2012. También aumentó tres décimas para el tramo siguiente -entre 24.000 y 30.000 euros- al pasar del 11,9% al 12,2%. Sin embargo, las rentas más altas vieron reducida su carga impositiva. Por ejemplo, el tramo entre 60.000 y 72.000 euros redujo su carga una décima hasta el 6,4% y el de 72.000 a 90.000 descendió del 6,5% en 2011 al 6,2% en 2012. Esto no significa que no les subieran los impuestos, sino que su repercusión fue menor.

RENTAS DEL TRABAJO

En cualquier caso, desde Gestha consideran que la subida del IRPF "mantuvo cierta progresividad". Sin embargo, Mollinedo se muestra mucho más crítico con la reciente rebaja fiscal, al considerar que beneficia sobre todo a las rentas más altas. En su opinión, la reducción de siete a cinco tramos en el IRPF sólo ha beneficiado a las rentas de más de 60.000 euros.

Además, el informe también permite saber de dónde provienen los ingresos de los contribuyentes. Y en esta radiografía también se dividen en dos grupos. Las rentas medias y bajas obtienen sus ingresos mayoritariamente de los rendimientos del trabajo, es decir, mediante un sueldo. Por contra, conforme se incrementan las bases imponibles también ganan más peso los rendimientos del ahorro, es decir, acciones, depósitos, dividendos... En concreto, hasta los 60.000 euros más de un 83% de los importes declarados por los españoles proceden de rendimientos del trabajo mientras que derivados del capital mobiliario la horquilla oscila entre un 3-6% según el tramo. Por contra, entre la rentas de 240.000 a 600.000 euros los rendimientos del trabajo sólo suponen un 53,3% del total y el capital mobiliario asciende hasta un 17,7%.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual