Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ECONOMÍA

Bankia quiere unirse a la Fiscalía y Hacienda en la causa personal de Rato

  • Pide al juez personarse como perjudicado por los amaños de contratos de publicidad que el expolítico pudo realizar cuando presidió el banco​

Rodrigo Rato

Rodrigo Rato

Rodrigo Rato

ARCHIVO
0
20/10/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
El 'mero' problema de "interpretación técnica" al que Rodrigo Rato quiso reducir la causa penal abierta para investigar si ha ocultado parte de su patrimonio real a Hacienda, cuantificado por el propio fisco en un "mínimo" de 26,6 millones de euros, lleva camino de convertirse en su principal quebradero de cabeza. La última mala noticia para el que fuera exvicepresidente económico del Gobierno ha sido la decisión de Bankia de pedir su personación en calidad de perjudicada.

La solicitud fue presentada el viernes ante el Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, cuyo titular se encuentra de vacaciones hasta mediados de noviembre, de modo que probablemente sea el juez sustituto quien tenga que resolverla. De hecho, también tiene sobre su mesa dos peticiones similares del partido UPyD y de la Asociación de Abogados Demócratas de Europa (ADADE), aunque ambos pretenden ejercer la acción particular.

ADADE, no obstante, ya cuenta con el visto bueno de la Audiencia Provincial de Madrid y solo está a la espera de que se le fije una fianza para personarse. UPyD, por su parte, busca financiación popular (vía 'crowdfunding') para lo mismo.

De esta forma, el número de partes acusadoras contra Rato podría elevarse hasta cinco, contando con la citada Bankia -como acusación particular-, la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado, que actúa aquí en nombre de la Agencia Tributaria. La causa se ha dividido fundamentalmente en dos partes. La inicial fue abierta a raíz de una denuncia de la Oficina Nacional de Investigación contra el Fraude (ONIF), al descubrir indicios de que expolítico metido a financiero (llegó a dirigir el FMI, luego Caja Madrid y finalmente Bankia) ha ocultado buena parte de sus bienes e ingresos a través de un complejo entramado de más una veintena de sociedades con ramificaciones en distintos paraísos fiscales, por lo que además de un presunto fraude fiscal de 3,7 millones entre 2011 y 2013 le acusa de blanqueo de capitales.

Pago de comisiones En la segunda parte, cuyas diligencias permanecerán secretas al menos un mes más, se investiga el presunto amaño por parte del exministro de distintos contratos de las áreas de Publicidad y Marketing de Bankia durante su presidencia. El juzgado ya dispone de "indicios sólidos" de que al menos en dos de las campañas concedidas al grupo Publicis podría haber existido trato de favor. De hecho, tiene probado que pagaron una comisión de dos millones de euros (el 30% del beneficio obtenido por esos acuerdos) al empresario mexicano Alberto Portuondo -el único de los 11 imputados en el caso que está en prisión, ante el riesgo de fuga y ocultación de pruebas-, que luego derivó 835.000 euros a la cuenta de una de las sociedades controladas por Rato.

En su declaración ante el juez, el expolítico alegó que el pago respondía a asesoramientos por escrito realizados desde dicha empresa, pero Portuondo había dicho semanas antes que fue el propio Rato quien los hizo y de forma verbal. El citado empresario actuaba, en realidad, como un "asesor externo presidencial", según varios exempleados de Bankia, e intervenía en las adjudicaciones junto a la propia secretaria de Rato.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual